El fin del pa­raí­so fis­cal lu­so de ju­bi­la­dos

El Par­la­men­to por­tu­gués ha apro­ba­do es­ta se­ma­na co­brar un 10% a los pen­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y eli­mi­na­do así la con­tro­ver­ti­da exen­ción to­tal

La Vanguardia - Dinero - - DINERO 3 EN PORTADA EL MODELO PORTUGUÉS - An­xo Lugilde

San­tia­go de Com­pos­te­la

El Al­gar­ve tie­ne un en­can­to es­pe­cial en in­vierno. Sin la ma­si­fi­ca­ción de los me­ses de ca­lor, pe­ro con un cli­ma siem­pre be­nigno, se pue­de dis­fru­tar de atrac­ti­vos que han so­bre­vi­vi­do a dé­ca­das de es­tro­pi­cios ur­ba­nís­ti­cos co­mo los fas­ci­nan­tes vien­tos del ca­bo de San Vicente en la es­qui­na su­doc­ci­den­tal de la Pe­nín­su­la, los be­llos rin­co­nes de los cas­cos an­ti­guos de La­gos y de Fa­ro, acan­ti­la­dos ca­pri­cho­sos co­mo los de Praia da Ro­cha de Por­ti­mão, el pa­seo ma­rí­ti­mo de Ol­hão o la se­ño­rial vi­lla de Ta­vi­ra. En es­ta épo­ca de ba­ja afluen­cia a la re­gión tu­rís­ti­ca lu­sa por an­to­no­ma­sia re­sul­ta más vi­si­ble la le­gión de ju­bi­la­dos pro­ce­den­tes del nor­te de Eu­ro­pa que go­zan del sol y de cos­tum­bres tan por­tu­gue­sas co­mo la de to­mar un ex­ce­len­te ca­fé en una pla­za por me­nos de un eu­ro. En­tre ellos es­tán los ins­cri­tos co­mo re­si­den­tes no ha­bi­tua­les, quie­nes lle­ga­ron en el úl­ti­mo de­ce­nio atraí­dos por el lla­ma­do El­do­ra­do por­tu­gués, un pa­raí­so fis­cal que per­mi­tía te­ner du­ran­te diez años una exen­ción to­tal de la ju­bi­la­ción co­bra­da en otro país.

Es­te con­tro­ver­ti­do ré­gi­men, ob­je­to de las iras ex­ter­nas de al­gu­nos de los es­ta­dos de pro­ce­den­cia, y tam­bién de crí­ti­cas in­ter­nas por su ca­rác­ter dis­cri­mi­na­to­rio pa­ra los pen­sio­nis­tas au­tóc­to­nos, fue mo­di­fi­ca­do es­ta se­ma­na por el Par­la­men­to lu­so, en el mar­co de la apro­ba­ción del pre­su­pues­to del Es­ta­do pa­ra es­te año. Sin que pier­dan sus de­re­chos quie­nes ya es­tán in­clui­dos en el ré­gi­men de re­si­den­tes no ha­bi­tua­les, los que se ins­cri­ban a par­tir del 31 de mar­zo pa­ga­rán un 10% en el IRS, el im­pues­to so­bre la ren­ta. Si bien el ti­po re­sul­ta inferior al nor­mal, su­po­ne el fin de la fa­se de im­pues­tos ce­ro.

“Pa­ra no­so­tros es oro so­bre azul”, de­cla­ró a la RTP en el 2017 Pas­cal, un en­ton­ces re­cién ad­he­ri­do al sis­te­ma del pa­raí­so fis­cal pa­ra los ju­bi­la­dos. Pas­cal era un pen­sio­nis­ta fran­cés que aca­ba­ba de asen­tar­se con su mu­jer, tam­bién re­ti­ra­da, en un apar­ta­men­to re­cién com­pra­do en Fa­ro. Pa­ra ex­pli­car la de­ci­sión de ins­ta­lar­se en el sur de Por­tu­gal in­vo­ca­ba ra­zo­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, las de “un cli­ma na­da agre­si­vo, que nos per­mi­te sa­lir de ca­sa cuan­do que­ra­mos, de día o de no­che”. Tam­bién des­ta­ca­ba la se­gu­ri­dad de un país cu­yas au­to­ri­da­des acos­tum­bran a pre­su­mir de una de las ta­sas de cri­mi­na­li­dad más ba­jas de Eu­ro­pa. “No te­ne­mos que es­tar pen­dien­tes de vi­gi­lar el bol­so de mi mu­jer o de si lle­va­mos una ma­le­ta”, aña­día Pas­cal. Afir­ma­ba que si bien la exen­ción to­tal de im­pues­tos no ha­bía si­do la úni­ca ra­zón de ha­ber­se mu­da­do al Al­gar­ve, sí que cons­ti­tuía una mo­ti­va­ción de pe­so, ese fac­tor do­ra­do so­bre el cie­lo azul que sue­le lu­cir so­bre el mar en Fa­ro.

Los fran­ce­ses cons­ti­tu­yen pre­ci­sa­men­te el pri­mer gru­po de be­ne­fi­cia­rios de es­te pa­raí­so fis­cal por­tu­gués pa­ra pen­sio­nis­tas,

Los im­pues­tos ce­ro se unían a los atrac­ti­vos del cli­ma be­nigno, la es­ca­sa cri­mi­na­li­dad y el ba­jo cos­te de la vi­da

LUI­SA MA­RIA CRUZ / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.