La Vanguardia - Dinero

La IA co­mo cla­ve de la re­cu­pe­ra­ción

- Sam­p­sa Sa­mi­la / Iña­ki Per­tu­sa Pro­fe­sor del Iese Bu­si­ness School / So­cio di­rec­tor de De­ci­da­ta

A me­di­da que re­abri­mos nues­tros ne­go­cios se plan­tea la ne­ce­si­dad de pen­sar en el fu­tu­ro. Nos en­fren­ta­mos a una cri­sis económica que nos obli­ga a re­du­cir cos­tes y a ad­mi­nis­trar la li­qui­dez. La su­per­vi­ven­cia de la em­pre­sa de­pen­de de ello. Pe­ro no se de­be per­der de vis­ta la mi­sión y la es­tra­te­gia de la com­pa­ñía. Exis­te la ten­ta­ción de realizar re­cor­tes ge­ne­ra­li­za­dos, mi­ni­mi­zan­do las in­ver­sio­nes, y así li­mi­tar las pér­di­das. Pe­ro las con­se­cuen­cias po­drían ser desas­tro­sas. Es im­por­tan­te equi­li­brar el ries­go de in­ver­tir con el ries­go es­tra­té­gi­co de no in­ver­tir. El di­le­ma re­si­de en que, si bien el ries­go fi­nan­cie­ro es fá­cil de cuan­ti­fi­car, el ries­go es­tra­té­gi­co es más di­fí­cil de me­dir. No in­ver­tir aho­ra con­du­ci­rá, sin duda, a una pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va de com­pe­ti­ti­vi­dad.

En la cri­sis ac­tual la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) es una de las po­cas áreas don­de no se es­tá re­cor­tan­do el presupuest­o. Primero, por­que la IA per­mi­te el uso efi­cien­te de los re­cur­sos a tra­vés de la me­jo­ra de los pro­ce­sos. Op­ti­mi­zar las ope­ra­cio­nes y la ca­de­na de su­mi­nis­tro, eli­mi­nan­do las re­dun­dan­cias, es cla­ve pa­ra re­du­cir los cos­tes de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca. Ade­más, la IA fa­ci­li­ta to­mar de­ci­sio­nes más rá­pi­das. An­te la in­cer­ti­dum­bre, res­pon­der de ma­ne­ra ágil y pre­ci­sa se vuel­ve fun­da­men­tal. En el sec­tor fi­nan­cie­ro, los hed­ge funds que usan IA en su ope­ra­ti­va han si­do ca­pa­ces de adap­tar­se me­jor. La IA apor­ta también un ma­yor co­no­ci­mien­to de los clien­tes, y su re­ten­ción se per­fi­la co­mo una de las áreas cla­ve en la ges­tión de la cri­sis. Aque­llas em­pre­sas que se­pan com­pren­der a sus clien­tes, an­ti­ci­par­se a sus ne­ce­si­da­des y adap­tar su propuesta po­drán ser­vir­les me­jor y man­te­ner­los fi­de­li­za­dos. Por otra par­te, la IA pue­de ge­ne­rar una ba­rre­ra de lar­go pla­zo fren­te a los com­pe­ti­do­res. Si ayu­da a aten­der me­jor a los clien­tes, es­tos clien­tes vol­ve­rán, ge­ne­ran­do en ca­da in­ter­ac­ción más da­tos. Da­tos que los al­go­rit­mos de IA pue­den uti­li­zar pa­ra se­guir me­jo­ran­do el ser­vi­cio y diseñar me­jo­res pro­duc­tos, lo que atrae­rá a nue­vos clien­tes que ge­ne­ran nue­vos da­tos. Un ci­clo vir­tuo­so que per­mi­te cons­truir una ba­rre­ra fren­te a otras em­pre­sas. No realizar es­ta la­bor aho­ra ge­ne­ra­rá una bre­cha di­fí­cil de ce­rrar más ade­lan­te.

Por arries­ga­do que pa­rez­ca, es el mo­men­to de in­ver­tir. In­ver­tir en he­rra­mien­tas y tec­no­lo­gías que pro­mue­van la efi­cien­cia, la adap­ta­bi­li­dad y la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Sin em­bar­go, aún más im­por­tan­te, es el mo­men­to de in­ver­tir en las per­so­nas. Es ne­ce­sa­rio ayu­dar­les a desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des que se­rán esen­cia­les en el nue­vo mun­do.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por el Iese, exis­te una es­ca­sez ma­ni­fies­ta de di­rec­ti­vos ca­pa­ces de crear y cap­tu­rar va­lor con IA. Es cru­cial desa­rro­llar una com­pren­sión de la IA des­de el pun­to de vis­ta de ne­go­cio. La apli­ca­ción de la IA en la em­pre­sa ha de­ja­do de ser un re­to tec­no­ló­gi­co pa­ra con­ver­tir­se en un desafío de ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain