FOR­MA­TO PO­LI­VA­LEN­TE DE LU­JO

Mes­ti­za­je so­bre rue­das que adop­ta ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de los mo­no­vo­lú­me­nes y del uni­ver­so de los to­do­ca­mi­nos, la Cla­se R des­ta­ca por su lu­jo­sa na­tu­ra­le­za

La Vanguardia - Motor - - OCASIÓN - Pe­re Pra

Desa­rro­lla­do con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de triun­far en Es­ta­dos Uni­dos, un en­torno pro­pi­cio pa­ra los mo­de­los de ta­lla gi­gan­te, el Mer­ce­des Cla­se R es un au­to­mó­vil su­ma­men­te sin­gu­lar. De­bi­do a su es­pe­cial con­fi­gu­ra­ción, que com­bi­na as­pec­tos tan pro­pios del sec­tor de los mo­no­vo­lú­me­nes co­mo del seg­men­to de los to­do­ca­mi­nos, es­te vehícu­lo no pue­de com­pa­rar­se a nin­gún otro in­te­gran­te del mer­ca­do. Y co­mo digno re­pre­sen­tan­te de los va­lo­res tra­di­cio­na­les de­fen­di­dos por la mar­ca de la es­tre­lla a tra­vés de la his­to­ria, se di­ri­ge a un per­fil de clien­te que sa­be apre­ciar el va­lor de los ob­je­tos de lu­jo.

Pre­ci­sa­men­te por tra­tar­se de un au­to­mó­vil que no se creó pa­ra cap­tar ci­fras ma­si­vas de ma­tri­cu­la­ción, sor­pren­de que los res­pon­sa­bles de la mar­ca ale­ma­na apos­ta­ran en su mo­men­to por desa­rro­llar una ga­ma tan ge­ne­ro­sa de ver­sio­nes. Con la fi­na­li­dad de adap­tar­se a las exi­gen­tes in­quie­tu­des de sus pro­pie­ta­rios, la Cla­se R es­tá dis­po­ni­ble en dos lon­gi­tu­des dis­tin­tas de ca­rro­ce­ría, que se di­fe­ren­cian bá­si­ca­men­te por su ca­pa­ci­dad de trans­por­te.

Aun­que sus me­jo­res vir­tu­des sa­len a re­lu­cir cuan­do se afron­tan via­jes de lar­go re­co­rri­do por au­to­pis­ta, es­te vehícu­lo sin igual per­mi­te pro­ta­go­ni­zar múl­ti­ples aven­tu­ras. Al con­tar con una al­tu­ra li­bre de la ca­rro­ce­ría res­pec­to al sue­lo sen­si­ble­men­te su­pe­rior que la de un tu­ris­mo con­ven­cio-

El pro­pie­ta­rio de un Mer­ce­des Cla­se R pue­de ele­gir en­tre dos lon­gi­tu­des de ca­rro­ce­ría y cua­tro con­fi­gu­ra­cio­nes

nal, es ca­paz de cir­cu­lar por pis­tas mon­ta­ñe­ras sin te­mor a gol­pear los ba­jos. Ade­más, los aman­tes de los deportes de in­vierno y de las ru­tas sin as­fal­tar dis­po­nen de la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir ver­sio­nes equi­pa­das con trac­ción in­te­gral per­ma­nen­te, la me­jor so­lu­ción pa­ra de­fen­der­se cuan­do se cir­cu­la so­bre fir­mes con ba­jo ni­vel de ad­he­ren­cia.

Uno de los as­pec­tos más sor­pren­den­tes de la Cla­se R es la va­rie­dad de con­fi­gu­ra­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra adap­tar su es­pa­cio in­te­rior a los ca­pri­chos de sus teó­ri­cos pro­pie­ta­rios. En to­tal, el clien­te pue­de ele­gir en­tre cua­tro dis­po­si­cio­nes de asien­tos dis­tin­tas pa­ra ga­ran­ti­zar el má­xi­mo gra­do de sa­tis­fac­ción. La ga­ma con­tem­pla sen­dos aca­ba­dos com­pues­tos por cua­tro y seis sun­tuo­sas bu­ta­cas in­di­vi­dua­les, ade­más de op­cio­nes más co­rrien­tes de cin­co y sie­te pla­zas.

Con un di­se­ño un tan­to con­tro­ver­ti­do y de­ter­mi­na­do fun­da­men­tal­men­te por las pro­por­cio­nes de la ca­rro­ce­ría de­ri­va­das de su ge­ne­ro­so es­pa­cio in­te­rior, es­te au­to­mó­vil per­ma­ne­ce un tan­to ajeno a las mo­das dic­ta­das por cri­te­rios es­té­ti­cos. De pre­cio eli­tis­ta co­mo co­che nue­vo, al­gu­nas de las ver­sio­nes se pue­den ad­qui­rir por ta­ri­fas bas­tan­te in­tere­san­tes si se tie­ne el tiem­po y la pa­cien­cia pa­ra exa­mi­nar ade­cua­da­men­te las ofer­tas del mer­ca­do de oca­sión.

El Mer­ce­des Cla­se R es un au­to­mó­vil des­ti­na­do a con­duc­to­res en­ten­di­dos que sa­ben muy bien lo que es­tán bus­can­do

MER­CE­DES CLA­SE R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.