El rey de los Hot Rod

EL CO­CHE DE ___ DA­VE KINDIG

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Mo­reno TRA­BA­JAR PA­RA CE­LE­BRI­TIES

De­trás de una lar­ga pe­ri­lla y un pelo de pun­ta en­go­mi­na­do se es­con­de el pro­di­gio­so Da­ve Kindig, el rey de los Hot Rods, que aca­ba de es­tre­nar pro­gra­ma te­le­vi­si­vo en nues­tro país ( Cha­pa y pin­tu­ra, en Discovery Max). To­do un re­fe­ren­te en los Es­ta­dos Uni­dos, es­te ex­per­to en res­tau­ra­ción y per­so­na­li­za­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca ha con­se­gui­do le­van­tar des­de la na­da su pro­pio im­pe­rio, el Kindig De­sign-it Ga­ra­ge, un ta­ller don­de los sue­ños, por im­po­si­bles que pa­rez­can, se ha­cen reali­dad.

“Abrí mi em­pre­sa ha­ce 16 años con un ca­pi­tal de ape­nas 4.800 dó­la­res -4.500 eu­ros, apro­xi­ma­da­men­te- y aho­ra ten­go 27 em­plea­dos tra­ba­jan­do en unas ins­ta­la­cio­nes pro­pias de unos 2.500 me­tros cua­dra­dos”, ex­pli­ca or­gu­llo­so es­te apa­sio­na­do de los co­ches, cu­ya po­pu­la­ri­dad ha cre­ci­do so­bre­ma­ne­ra des­de que apa­re­ce en la pe­que­ña pan­ta­lla: “An­tes re­ci­bía­mos una quin­ce­na de lla­ma­das a la se­ma­na de per­so­nas in­tere­sa­das en nues­tro tra­ba­jo. Aho­ra te­ne­mos más de cua­tro­cien­tas, lo que nos obli­ga a ser se­lec­ti­vos y a ge­ne­rar una lar­ga lis­ta de es­pe­ra”.

¿Y por qué gus­tan tan­to los co­ches de Kindig? Por­que son au­tén­ti­cas obras de ar­te, cui­da­das has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle. To­tal­men­te au­to­di­dac­ta en la pro­fe­sión y con un ta­len­to in­na- to, Da­ve rea­li­za los di­se­ños de to­dos los pro­yec­tos, mien­tras que su equi­po se en­car­ga de con­ver­tir­los en ver­da­de­ras jo­yas so­bre rue­das. “In­ten­to que los vehícu­los ten­gan un ca­rác­ter y un es­ti­lo aje­nos a cual­quier moda, de tal ma­ne­ra que pue­dan man­te­ner su atrac­ti­vo in­clu­so pa­sa­dos 20 años”.

Un ejem­plo de ello es el Buick In­vic­ta de 1959 que ha per­so­na- li­za­do y del que se sien­te muy or­gu­llo­so. “El pro­pie­ta­rio me pi­dió que me ins­pi­ra­ra en la can­ción de El­vis Pres­ley Blue Sue­de

Shoes –za­pa­tos de an­te azul- y con es­ta pre­mi­sa con­se­guí crear un vehícu­lo ele­gan­te con un sin­fín de pe­que­ños de­ta­lles que lo ha­cen muy es­pe­cial, co­mo los cor­do­nes que se trenzan en la ta­pi­ce­ría de los asien­tos, la nue­va ca­lan­dra o la gran ca­li­dad de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos”.

Des­de que trans­for­ma­ra su pri­mer au­to­mó­vil, un Volks­wa­gen Beetle de 1960 –Da­ve se de­cla­ra fa­ná­ti­co de es­ta mar­ca–, Kindig ha rea­li­za­do tra­ba­jos pa­ra va­rios per­so­na­jes fa­mo­sos, cu­yo nom­bre no pue­de des­ve­lar. Por el con­tra­rio, no du­da ni un se­gun­do en nom­brar a la per­so­na que más le ha ayu­da­do tan­to a ni­vel per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal: Cha­rity, su in­con­di­cio­nal es­po­sa, que le ha acom­pa­ña­do en la tra­yec­to­ria vi­tal de su úl­ti­mo cuar­to de si­glo de vi­da y con la que tie­ne dos hi­jos, Bay­lee y Drew.

Por las ins­ta­la­cio­nes de Kindig De­sign-it Ga­ra­ge han pa­sa­do una enor­me can­ti­dad de vehícu­los (lo ha­bi­tual es que tra­ba­jen con una vein­te­na de pro­yec­tos a la vez), pe­ro Da­ve es­pe­ra que muy pron­to re­ca­len dos mo­de­los que le ha­ce mu­cha ilu­sión per­so­na­li­zar: “Me en­can­ta­ría di­se­ñar un Che­vro­let Che­ve­lle Malibu de 1967 pa­ra mi mu­jer y un Ford Roads­ter de 1932 pa­ra mí”. Aho­ra só­la­men­te le fal­ta en­con­trar el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var a ca­bo es­tos tra­ba­jos tan es­pe­cia­les.

AR­CHI­VO

Da­ve Kindig po­sa con su mu­jer, Cha­rity, y el res­to del equi­po jun­to al Buick In­vic­ta de 1959 que ha per­so­na­li­za­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.