Una via­je­ra in­com­bus­ti­ble

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Mo­reno

In­quie­ta, cu­rio­sa, in­sa­cia­ble, com­pro­me­ti­da, aven­tu­re­ra… A sus 70 años, la me­mo­ra­ble co­rres­pon­sal de RTVE Ro­sa Ma­ria Ca­laf ti­ra más que un mo­tor dié­sel. Su ju­bi­la­ción del en­te pú­bli­co le abrió las puer­tas pa­ra ex­plo­rar nue­vas sen­das que has­ta la fe­cha le re­sul­ta­ban im­po­si­bles de abor­dar por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les (pa­só 39 años de su vi­da en TVEy25 fue­ra de Es­pa­ña, ocu­pan­do más de me­dia do­ce­na de corres­po­nsa­lías). En la ac­tua­li­dad, ade­más de dar con­fe­ren­cias, im­par­tir cur­sos y rea­li­zar co­la­bo­ra­cio­nes en dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la ga­lar­do­na­da pe­rio­dis­ta em­plea su tiem­po en co­no­cer el po­co mun­do que le que­da por des­cu­brir. “Es­pe­ro po­der vi­si­tar los 14 paí­ses que ten­go pen­dien­tes”, afir­ma Ca­laf, tal co­mo la co­no­cen sus co­le­gas. “Ca­si na­die me lla­ma por mi nom­bre: en ca­sa era ‘la ne­na’ y mis so­bri­nos me lla­man ‘Pi­na’ por­que de pe­que­ños no sa­bían de­cir pa­dri­na”.

Los via­jes que lle­va a ca­bo son au­tén­ti­cas ex­pe­di­cio­nes de largo re­co­rri­do y ex­ten­sa du­ra­ción. Na­da de vue­los en bu­si­ness ni co­ne­xio­nes fe­rro­via­rias en va­go­nes de pri­me­ra cla­se. No. Rea­li­za to­do el iti­ne­ra­rio, de mi­les de ki­ló­me­tros, a bor­do del to­do­te­rreno su­per­pre­pa­ra­do de su pa­re­ja, José An­to­nio, que es quien con­du­ce la ma­yor par­te del tra­yec­to. “Se lo com­pró pa­ra dar la vuel­ta al mun­do y yo me he ido in­cor­po­ran­do en al­gu­nas eta­pas”, ex­pli­ca Ca­laf, li­cen­cia­da en De­re­cho (ini­cial­men­te que­ría ser di­plo­má­ti­ca). En­tre otros mu­chos lu­ga­res, han abor­da­do por ca­rre­te­ra Aus­tra­lia, Tas­ma­nia, Su­da­mé­ri­ca, la Cos­ta del Pa­cí­fi­co y, más re­cien­te­men­te, rea­li­za­ron un pe­ri­plo de Barcelona a Mon­go­lia. En to­tal, es­te 4x4 ha re­co­rri­do más de 300.000 km. Una cifra muy le­ja­na a los mil y pi­co que re­gis­tra el cuen­ta­ki­ló­me­tros del Nis­san Qash­qai que po­see ac­tual­men­te.

Lo ad­qui­rió ha­ce un año por­que su pa­re­ja le obli­gó a cam­biar­se el vehícu­lo: “Te­nía un Opel Ca­li­bra de 18 años de an­ti­güe­dad y con­si- de­ra­ba que ya no era se­gu­ro”. Si la par­te emo­cio­nal hu­bie­ra pre­va­le­ci­do a la ra­cio­nal en la de­ci­sión de com­pra, la Ca­laf hu­bie­ra ele­gi­do un de­por­ti­vo, pe­ro la ló­gi­ca se im­pu­so y op­tó por un au­to­mó­vil ver­sá­til, de fá­cil ac­ce­so, con­for­ta­ble y efi­cien­te. Los co­ches y los de­por­tes de mo­tor siem­pre la han atraí­do. Tan­to es así que en el pri­mer año de fa­cul­tad se fue con su ami­go, el abo­ga­do Juan María Xiol, a se­guir los GP de fór­mu­la 1 y a ver las 24 Ho­ras de Le Mans.

Na­da más cum­plir los 18 años, se sa­có el car­né de con­du­cir y su familia la ayu­dó a com­prar­se su pri­mer co­che: un 600 ca­brio. “Lo ele­gí des­ca­po­ta­ble por­que es­ta ver­sión te­nía unos pla­zos de en­tre­ga in­fe­rio­res”. Sin du­da, te­nía pri­sa por dis­fru­tar de la au­to­no­mía y la li­ber­tad que le ofre­cía el au­to­mó­vil.

“Los co­ches siem­pre me han gus­ta­do. Mi tío Ma­riano co­rría en mo­to en los años cua­ren­ta. Mi pa­dre du­ran­te la Gue­rra Ci­vil lle­va­ba una am­bu­lan­cia en sa­ni­dad. No sa­be­mos qué pa­so, pe­ro nun­ca más co­gió un co­che. Lo ha­cía mi ma­dre en un Mi­ni, que to­da­vía con­ser­va mi her­mano en Bru­se­las”, ase­gu­ra Ca­laf

Es­ta gran pe­rio­dis­ta ca­ta­la­na siem­pre ha si­do muy in­de­pen­dien­te y atre­vi­da. Y a ello ha con­tri­bui­do la edu­ca­ción que le die­ron sus pa­dres. Siem­pre la apo­ya­ron en sus de­ci­sio­nes, in­clu­so cuan­do sien­do muy jo­ven­ci­ta se fue a Sue­cia ha­cien­do au­tos­top. Sin em­bar­go, con es­te mé­to­do de trans­por­te no po­dría lle­gar al lu­gar de sus sue­ños: “Me en­can­ta­ría po­der ir al es­pa­cio”. Se­gu­ro que si hu­bie­ra una corres­po­nsa­lía allí, ella la ocu­pa­ría.

JOR­DI ROVIRALTA

NIS­SAN QASH­QAI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.