La nos­tal­gia del con­duc­tor

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

De­bi­do al si­gi­lo que ha pre­si­di­do has­ta aho­ra el pro­ce­so de de­sa­rro­llo de la tec­no­lo­gía des­ti­na­da a con­se­guir que los au­to­mó­vi­les sean ca­pa­ces de cir­cu­lar sin que sea ne­ce­sa­rio lle­var a nin­gu­na per­so­na al vo­lan­te, ca­si sin dar­nos cuen­ta he­mos lle­ga­do a las puer­tas de un mun­do ca­rac­te­ri­za­do por la con­duc­ción au­tó­no­ma. El pro­ce­so ha­cia los co­ches sin con­duc­tor es­tá tan ma­du­ro que la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co ha con­ce­di­do re­cien­te­men­te el per­mi­so per­ti­nen­te a aque­llas em­pre­sas que quie­ran em­pe­zar a pro­bar sus pro­to­ti­pos en la red de ca­rre­te­ras es­pa­ño­las.

El pri­mer vehícu­lo que ha osa­do lan­zar­se al as­fal­to sin con­duc­tor ha si­do un Ci­troën C4 Pi­cas­so, y lo me­jor del ca­so es que op­tó por ha­cer las co­sas más que bien, pues­to que com­ple­tó un re­to de largo re­co­rri­do. Pa­ra de­mos­trar la efec­ti­vi­dad al­can­za­da por su in­no­va­dor com­pen­dio tec­no­ló­gi­co, los res­pon­sa­bles del Gru­po PSA, que en­glo­ba a Peu­geot y Ci­troën, de­ci­die­ron cu­brir la dis­tan­cia que se­pa­ra a sus dos fac­to­rías es­pa­ño­las. Por lo tan­to, su fu­tu­ris­ta co­che au­tó­no­mo tu­vo que via­jar des­de Vi­go has­ta Ma­drid sin con­tar con asis­ten­cia hu­ma­na al vo­lan­te.

La se­gu­ri­dad ejer­ce co­mo la prin­ci­pal alia­da de los in­ge­nios tec­no­ló­gi­cos des­ti­na­dos a con­se­guir que los co­ches sean ca­pa­ces de cir­cu­lar sin con­duc­tor. No hay que ser nin­gún ex­per­to en la ma­te­ria pa­ra dar­se cuen­ta de que el fac­tor hu­mano es pre­ci­sa­men­te el que apor­ta ma­yor ín­di­ce de ries­go en la ca­rre­te­ra. Y es que las es­ta­dís­ti­cas anua­les de ac­ci­den­tes son ro­tun­das so­bre el te­ma, pues­to que ca­da año se re­pi­te la mis­ma his­to­ria en el ran­king de cau­sas de si­nies­tra­li­dad, que cuen­tan con el li­de­ra­to in­dis­cu­ti­ble de las dis­trac­cio­nes del con­duc­tor. Sin sa­ber a cien­cia cier­ta la re­duc­ción de mor­ta­li­dad que pue­de de­ve­nir en un fu­tu­ro do­mi­na­do por la con­duc­ción au­tó­no­ma, los in­ge­nie­ros que tra­ba­jan en es­te cam­po ase­gu­ran que sus co­ches van a ser par­te im­por­tan­te de un pa­no­ra­ma de mo­vi­li­dad mu­cho más segura.

Aun­que to­da­vía es pron­to pa­ra rea­li­zar un va­ti­ci­nio ri­gu­ro­so so­bre los pla­zos que de­ter­mi­na­rán el triun­fo de la con­duc­ción au­tó­no­ma, lo que em­pie­za a pa­re­cer in­dis­cu­ti­ble es que di­cha tec­no­lo­gía se im­ple­men­ta­rá de mo­do ma­yo­ri­ta­rio en el fu­tu­ro. Por lo tan­to, aque­llas per­so­nas que dis­fru­ten con­du­cien­do y que sien­ten de­vo­ción por la ca­rre­te­ra, es me­jor que se em­pa­pen de las agra­da­bles sen­sa­cio­nes al vo­lan­te que trans­mi­ten la ma­yo­ría de co­ches que se ven­den ac­tual­men­te en el mer­ca­do europeo y que se­rán cau­sa de nos­tal­gia en el por­ve­nir. De­sa­for­tu­na­da­men­te, pa­re­ce que con­du­cir es un pla­cer en pro­ce­so de ex­tin­ción por mo­ti­vos de efi­cien­cia y tam­bién de se­gu­ri­dad.

La se­gu­ri­dad em­pu­ja al co­che au­tó­no­mo, pues­to que las dis­trac­cio­nes del con­duc­tor son la pri­me­ra cau­sa de ac­ci­den­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.