Los lí­mi­tes de la fí­si­ca

La Vanguardia - Motor - - RELATOS -

Mu­chos de los me­teó­ri­cos avan­ces ex­pe­ri­men­ta­dos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad au­to­mo­vi­lís­ti­ca du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos tie­nen su ori­gen en la im­pa­ra­ble pro­gre­sión pro­ta­go­ni­za­da por la electrónica, una com­pa­ñe­ra de via­je que ha in­va­di­do por com­ple­to la ma­yo­ría de ám­bi­tos de la so­cie­dad mo­der­na. Los co­ches que se ven­den en la ac­tua­li­dad sue­len equi­par un com­ple­to com­pen­dio de me­ca­nis­mos go­ber­na­dos por sen­das cen­tra­li­tas elec­tró­ni­cas que se en­car­gan de asis­tir al con­duc­tor en busca de tras­la­dos sin pe­li­gro. Pe­ro sin la ne­ce­si­dad de ser alar­mis­tas, se­ría desea­ble que nin­gu­na per­so­na se pu­sie­ra al vo­lan­te pen­san­do que es in­mor­tal, una sen­sa­ción que pue­de in­va­dir a cual­quier usua­rio acos­tum­bra­do a de­vo­rar ki­ló­me­tros sin que le ha­ya asal­ta­do ja­más ni un atis­bo de sen­sa­ción re­la­cio­na­da con un pe­li­gro in­mi­nen­te.

Re­sul­ta in­dis­cu­ti­ble la uti­li­dad de ele­men­tos tan im­pres­cin­di­bles co­mo el ABS, un in­ge­nio que se en­car­ga de evi­tar el blo­queo de los neu­má­ti­cos en las fre­na­das, o el con­trol de es­ta­bi­li­dad, otro me­ca­nis­mo ges­tio­na­do elec­tró­ni­ca­men­te que evi­ta la ten­den­cia na­tu­ral de los co­ches a de­rra­par en las cur­vas me­dian­te su­ti­les de­ce­le­ra­cio­nes ma­gis­tra­les so­bre las rue­das que co­rres­pon­dan a ca­da si­tua­ción con­cre­ta. Pe­ro sin ser per­ver­sa prác­ti­ca­men­te ja­más, tan­ta ayu­da electrónica es­tá ge­ne­ran­do una ge­ne­ra­ción de con­duc­to­res que no desa­rro­llan ade- cua­da­men­te un as­pec­to tan im­por­tan­te co­mo la sen­si­bi­li­dad al vo­lan­te, un fac­tor que po­dría per­mi­tir­les sa­lir ai­ro­sos de cier­tas si­tua­cio­nes de pe­li­gro que sin du­da van a pre­sen­tar­se a tra­vés de sus tra­yec­to­rias en la ca­rre­te­ra.

Uno de los prin­ci­pa­les in­con­ve­nien­tes sus­ci­ta­dos por las ayu­das au­to­má­ti­cas de con­duc­ción es que pro­por­cio­nan al con­duc­tor la fal­sa sen­sa­ción de que es po­si­ble bur­lar las le­yes de la fí­si­ca. Pe­ro ni el co­che más car­ga­do de asis­ten­tes elec­tró­ni­cos se­rá ca­paz de su­pe­rar el lí­mi­te de ad­he­ren­cia que tie­ne un fir­me res­ba­la­di­zo pa­ra con­se­guir una fre­na­da de emer­gen­cia mi­la­gro­sa, ni tam­po­co per­mi­ti­rá ne­go­ciar una cur­va a una velocidad su­pe­rior a la per­mi­ti­da por la re­la­ción en­tre su ra­dio y las pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas del mo­de­lo en cues­tión y del fir­me por el que dis­cu­rre.

Que los au­to­mó­vi­les son ca­da día más se­gu­ros es una reali­dad ve­raz, tan cier­ta co­mo que las per­so­nas que cir­cu­lan por la red via­ria del mun­do sa­ben con­du­cir ca­da vez un po­qui­to me­nos. Tras pa­sar por la au­toes­cue­la y apro­bar el exa­men ne­ce­sa­rio pa­ra la ob­ten­ción de la li­cen­cia co­rres­pon­dien­te, re­sul­ta muy acon­se­ja­ble asis­tir a un cur­so avan­za­do de con­duc­ción pa­ra apren­der a iden­ti­fi­car el um­bral del pe­li­gro en la ca­rre­te­ra, y cir­cu­lar si se quie­re a igual velocidad, pe­ro con ma­yor mar­gen de se­gu­ri­dad.

Los cur­sos avan­za­dos de con­duc­ción per­mi­ten iden­ti­fi­car el pe­li­gro y cir­cu­lar con ma­yor mar­gen de se­gu­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.