Semáforo ro­jo al pun­to ne­gro

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat

Cuan­do los ín­di­ces de ac­ci­den­ta­li­dad con im­pli­ca­ción de vehícu­los van a la ba­ja, sue­le pro­du­cir­se un fe­nó­meno de lo más cu­rio­so. Co­mo por ar­te de ma­gia, sa­len a la pa­les­tra in­con­ta­bles res­pon­sa­bles de las dis­tin­tas ca­pas que com­po­nen la com­ple­ja ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, per­so­na­jes que ar­ti­cu­lan dis­cur­sos ma­gis­tra­les so­bre la efec­ti­vi­dad de cier­tas me­di­das en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te, en 2015 se ha ro­to en Es­pa­ña la ten­den­cia po­si­ti­va que ha­bía ca­rac­te­ri­za­do los úl­ti­mos años, mar­ca­dos por un des­cen­so gra­dual del nú­me­ro de muer­tos de­bi­dos a ac­ci­den­tes de cir­cu­la­ción. Y aho­ra, que se­ría el mo­men­to de aten­der a las ex­pli­ca­cio­nes de los po­lí­ti­cos so­bre las me­di­das desea­bles que to­mar, la so­cie­dad asis­te ató­ni­ta a un va­cío de soluciones.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, des­de que em­pe­zó a tor­cer­se la ten­den­cia de muer­tes en la ca­rre­te­ra, se ha re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad el men­sa­je de que la prin­ci­pal cau­sa de los ac­ci­den­tes en nues­tro país son las dis­trac­cio­nes de los con­duc­to­res, cau­sa­das prio­ri­ta­ria­men­te por el uso abu­si­vo de los te­lé­fo­nos mó­vi­les mien­tras se de­be­ría es­tar aten­to a lo que su­ce­de al vo­lan­te. Si es­te es el ca­so, aun­que pue­dan exis­tir du­das ra­zo­na­bles so­bre su pre­pon­de­ran­cia, las soluciones de­be­rían con­tem­plar tan­to la vía edu­ca­ti­va, lan­zan­do men­sa­jes ma­si­vos de ad­ver­ten­cia a la po­bla­ción, co­mo la pu­ni­ti­va, im­pul­san­do una cam­pa­ña de mul­tas que afec­ten más a los pun­tos de la li­cen­cia que al bol­si­llo del usua­rio.

Pe­ro se­ría mu­cho más desea­ble to­da­vía que los car­gos pú­bli­cos con po­der so­bre te­mas de trá­fi­co se pu­sie­ran ma­nos a la obra de una vez por to­das pa­ra mi­rar de fren­te a los pro­ble­mas reales que pue­den so­lu­cio­nar des­de sus des­pa­chos. Da­da la abun­dan­cia de pun­tos ne­gros que exis­ten en la red na­cio­nal de ca­rre­te­ras, esos lu­ga­res mal­di­tos que su­man ac­ci­den­tes sin ce­sar por dis­tin­tas cau­sas, es­ta­ría bien adop­tar me­di­das pa­ra me­jo­rar su per­ver­sa na­tu­ra­le­za.

Mien­tras se de­ba­ten las mo­di­fi­ca­cio­nes y se busca el di­ne­ro pa­ra cu­brir las obras ne­ce­sa­rias, se po­dría adop­tar una me­di­da pro­vi­sio­nal que se pos­tu­la tan sim­ple co­mo efec­ti­va. Se tra­ta­ría de des­pla­zar los ra­da­res, des­de su ubi­ca­ción re­cau­da­to­ria ac­tual, pa­ra si­tuar­los en lu­ga­res don­de se ne­ce­si­ta real­men­te re­duc­ción de velocidad, fac­tor cla­ve pa­ra re­ba­jar la cifra de si­nies­tros. Re­sul­ta muy sos­pe­cho­so y po­co ho­nes­to que cuan­do las co­sas van bien sea gra­cias a la su­pues­tas ini­cia­ti­vas de la Ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro al tor­cer­se la ten­den­cia cam­bia y las cul­pas re­caen so­bre los con­duc­to­res. Pon­ga­mos, si es ne­ce­sa­rio, se­má­fo­ros en ro­jo al in­mo­vi­lis­mo de la Ad­mi­nis­tra­ción an­te el pe­li­gro de los pun­tos ne­gros.

Des­pla­zar los ra­da­res des­de su ubi­ca­ción ac­tual has­ta pun­tos ne­gros ser­vi­ría pa­ra re­ba­jar la velocidad y el pe­li­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.