Fa­bri­can­tes de mo­vi­li­dad

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Al­gu­nos rin­co­nes del mundo como el nues­tro, don­de el sen­ti­mien­to de la pro­pie­dad per­so­nal cuen­ta con un in­que­bran­ta­ble arrai­go en la so­cie­dad, se­rán tal vez los úl­ti­mos que su­cum­bi­rán an­te la im­pa­ra­ble ma­rea del cam­bio que se vis­lum­bra en el te­rri­to­rio de la au­to­mo­ción. Pe­ro si las ten­den­cias ac­tua­les del sec­tor no eje­cu­tan un gi­ro ra­di­cal, no hay du­da de que el pa­pel de los fa­bri­can­tes de co­ches va a am­pliar su ra­dio de ac­ción de mo­do con­si­de­ra­ble du­ran­te los pró­xi­mos tiem­pos, a la par que cam­bia­rán sus pos­tu­la­dos fun­da­men­ta­les de fun­cio­na­mien­to.

Aunque por el mo­men­to que­da cla­ro que la irrup­ción de los mo­de­los eléc­tri­cos se es­tá rea­li­zan­do a un rit­mo me­nor del que va­ti­ci­na­ban sus de­fen­so­res, no es me­nos cier­to que su go­teo de ven­tas es­té sig­ni­fi­can­do un im­por­tan­te cam­bio de men­ta­li­dad en ca­si todos sus apa­sio­na­dos com­pra­do­res. Y es que pa­ra con­se­guir que es­tos co­ches dis­pon­gan de una ta­ri­fa de venta ra­zo­na­ble, se han te­ni­do que bus­car fór­mu­las ima­gi­na­ti­vas de fi­nan­cia­ción de las ba­te­rías, que en mu­chos ca­sos se dis­fru­tan como un bien so­me­ti­do a ré­gi­men de al­qui­ler.

Po­co im­plan­ta­do to­da­vía en los paí­ses ba­ña­dos por el mar Me­di­te­rrá­neo, el sis­te­ma de ren­ting de au­to­mó­vi­les se pos­tu­la como una so­lu­ción eco­nó­mi­ca su­ma­men­te ra­zo­na­ble pa­ra cual­quie­ra. Im­po­nien­do su ló­gi­ca fi­nan­cie­ra ca­da vez en más em­pre­sas, es­te me­ca­nis­mo per­mi­te dis­fru­tar de los co­ches sin te­ner que rea­li­zar gran­des des­em­bol­sos y sin ser su ver­da­de­ro pro­pie­ta­rio. Por una cuo­ta pre­de­ter­mi­na­da, el clien­te dis­pon­drá del vehícu­lo ele­gi­do, y no ten­drá que preo­cu­par­se por nin­gún ser­vi­cio aso­cia­do a su uso, pues­to que el con­tra­to in­clu­ye tan­to el pa­go del se­gu­ro co­rres­pon­dien­te como el cos­te de las re­vi­sio­nes y el cam­bio de las pie­zas so­me­ti­das a des­gas­te.

Di­ri­gien­do la mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro, es ló­gi­co sos­pe­char que las mar­cas de au­to­mó­vi­les asu­mi­rán un pa­pel ca­da vez más im­por­tan­te como pro­vee­do­res de ser­vi­cios aso­cia­dos a los pro­pios pro­duc­tos que ela­bo­ran. A pe­sar de que en la ac­tua­li­dad ya es­tán en con­di­cio­nes de pro­por­cio­nar la ma­yo­ría de pres­ta­cio­nes ima­gi­na­bles, su mo­de­lo de ne­go­cio prin­ci­pal si­gue sien­do la fa­bri­ca­ción y venta de co­ches.

En el por­ve­nir, se­gu­ra­men­te, lo que la so­cie­dad les va a so­li­ci­tar se­rá que pon­gan la mo­vi­li­dad in­di­vi­dual a sus pies, con ser­vi­cios tan ape­te­ci­bles como cam­biar de co­che por unos días pa­ra dis­fru­tar de un mo­no­vo­lu­men, un vehícu­lo idó­neo pa­ra va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, o tal vez un des­ca­po­ta­ble, ideal pa­ra una es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca de fin de semana.

El mo­de­lo de ne­go­cio de las mar­cas de au­to­mó­vi­les se di­ri­ge ha­cia un pa­no­ra­ma en el que ga­nan im­por­tan­cia los ser­vi­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.