Es­ca­pa­das con un ex­clu­si­vo to­que bri­tá­ni­co

EL CO­CHE DE ___ FER­NAN­DO VERDASCO

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Mo­reno

Ig­no­ro cuán­to pue­de lle­gar a abo­rre­cer y de­ses­pe­rar al cir­cu­lar du­ran­te mu­cho tiem­po a una ve­lo­ci­dad me­dia de ape­nas 2,3 km/h, pe­ro al te­nis­ta Fer­nan­do Verdasco se­gu­ro que se le hi­zo eterno: “Tar­dé tres ho­ras y me­dia en re­co­rrer ocho ki­ló­me­tros de­bi­do a la llu­via y al trá­fi­co”. Es­ta si­tua­ción la su­frió en sus pro­pias car­nes el pa­sa­do no­viem­bre en la In­dia, don­de se en­con­tra­ba por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les. Aunque en teo­ría es­te mes es­tá fue­ra de la épo­ca crí­ti­ca de los mon­zo­nes, el país tu­vo que aguan­tar los azotes de in­ten­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes que de­ja­ron gran­des inun­da­cio­nes en va­rias re­gio­nes, amén de nu­me­ro­sas víc­ti­mas mor­ta­les.

El cli­ma de Es­pa­ña es mu­chí­si­mo más be­né­vo­lo en cuan­to a las es­ta­cio­nes llu­vio­sas, pe­ro hay ve­ces en las que el trá­fi­co, sin lle­gar ob­via­men­te al men­cio­na­do ex­tre­mo, es tam­bién ho­rri­ble, so­bre to­do en ho­ras pun­ta en­las gran­des ciu­da­des. Y el de­por­tis­ta re­si­de en una de ellas: Ma­drid. De he­cho, ha­ce po­co se ha tras­la­da­do a vi­vir con su ac­tual pa­re­ja, Ana Bo­yer, a un áti­co del cen­tro ur­bano.

Pa­ra sus des­pla­za­mien­tos uti­li­za un Ja­guar XE, aunque por su ga­ra­je tam­bién han pa­sa­do al­gún que otro Au­di, Mer­ce­des-Benz o Lam­bor- ghi­ni. “Me en­can­ta es­te co­che por­que es có­mo­do y a la vez su con­duc­ción es de­por­ti­va y di­ver­ti­da”, ex­pli­ca el te­nis­ta, que hoy en­día ocu­pa la po­si­ción 49 en el ran­king de la ATP(el 20 de abril de 2009 lo­gró su me­jor cla­si­fi­ca­ción al con­ver­tir­se en el sép­ti­mo me­jor ju­ga­dor del mundo). A bor­do de es­te vehícu­lo bri­tá­ni­co pue­de dis­fru­tar de su mú­si­ca fa­vo­ri­ta, cu­yo re­per­to­rio cuen­ta con ar­tis­tas como En­ri­que Igle­sias, U2, Jua­nes, Gwen Ste­fa­ni o Da­vid Bis­bal, en­tre otros mu­chos in­tér­pre­tes.

Su ca­len­da­rio de­por­ti­vo le obli­ga a via­jar mu­cho, por lo que cuan­do es­tá en ca­sa aprovecha pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de los su­yos y “tam­bién in­ten­to ha­cer al­gu­na es­ca­pa­da con mi Ja­guar”. Es po­si­ble que, en al­gu­na oca­sión, al­gu­na de sus mas­co­tas le acom­pa­ñe a bor­do. Sin du­da, a Fer­nan­do Verdasco le gus­tan los ani­ma­les. Yde ello dan fe las pu­bli­ca­cio­nes que rea­li­za en las re­des so­cia­les, don­de mues­tra re­pe­ti­da­men­te imá­ge­nes de sus pe­rros. De he­cho, el pa­sa­do 26 de ju­lio, jus­to an­tes de co­men­zar el Tor­neo de Ham­bur­go, es­cri­bió un tuit en el que de­cía: “Te echo mu­cho de me­nos co­le­ga”, re­fi­rién­do­se a su pro­pio mas­tín.

A quien tam­bién echa de me­nos cuan­do es­tá en com­pe­ti­ción es a su fa­mi­lia, que ha si­do siem­pre un pun­tal tan­to a ni­vel per­so­nal como en­su­ca­rre­ra de­por­ti­va. Co­na­pe­nas cua­tro años, Verdasco ya ju­ga­ba al te­nis con su pa­dre, Jo­sé, en las dos pis­tas de asfalto que te­nían en el pa­tio tra­se­ro de su do­mi­ci­lio .“Cuan­do mi­ra­ba a mi­gra­ní­do­lo, An­dréA­gas­si, pen­sa­ba que yo tam­bién que­ría con­ver­tir­me en un gran te­nis­ta”, ad­mi­te es­te de­por­tis­ta de éli­te, que a ba­se de mu­cho es­fuer­zo ha con­se­gui­do co­lar­se en al­gu­na oca­sión en­tre los diez me­jo­res del pa­no­ra­ma mun­dial. Se­gu­ra­men­te, nun­ca ima­gi­nó que él mis­mo se­ría quien da­ría el pun­to de­ci­si­vo pa­ra que Es­pa­ña con­quis­ta­se la Co­pa Da­vis en 2008 (Al año si­guien­te tam­bién vol­vió a ga­nar la pres­ti­gio­sa en­sa­la­de­ra): “Ese triun­fo me­dio mu­cha con­fian­za y me re for­zó men­tal­men­te pa­ra es­tos gran­des tor­neos”.

AR­CHI­VO

JA­GUAR XE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.