La in­men­sa for­tu­na so­bre cua­tro rue­das

EL CO­CHE DE FLOYD MAY­WEAT­HER

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Mo­reno

El mul­ti­mi­llo­na­rio ex­bo­xea­dor es­ta­dou­ni­den­se Floyd May­weat­her pue­de alar­dear –y de he­cho lo ha­ce sin com­ple­jos en las re­des so­cia­les siem­pre que pue­de– de te­ner una de las ma­yo­res flo­tas pri­va­das del mundo de vehícu­los de su­per­lu­jo. Ha­bla­mos de mo­de­los per­te­ne­cien­tes a fir­mas tan ex­clu­si­vas como Koe­nig­segg, Bu­gat­ti, Bentley o Fe­rra­ri. En to­tal, po­see más de me­dio cen­te­nar de uni­da­des y to­das pa­ga­das en efec­ti­vo. Tie­ne tan­tos vehícu­los que no pue­de re­fe­rir­se a ellos en ge­ne­ral: “Ten­go que ha­blar de mi co­lec­ción de co­ches de Las Ve­gas, la de Los Án­ge­les, la de ver­sio­nes HE­MI, la de Rolls Roy­ce…”, sos­tie­ne el de­por­tis­ta me­jor pa­ga­do del 2015, que se ha man­te­ni­do in­vic­to en el ring du­ran­te to­da su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

“Des­de el pri­mer día, cuan­do tra­ba­ja­ba con Bob Arum –pro­mo­tor de bo­xeo–, le di­je que que­ría con­ver­tir­me en el pri­mer pú­gil de la his­to­ria en ga­nar un che­que de nue­ve ci­fras en una so­la no­che”, afir­mó May­weat­her jus­to an­tes de im­po­ner­se en el con­si­de­ra­do Com­ba­te del Si­glo fren­te a Manny Pac­quiao, el pa­sa­do 2 de ma­yo. Con es­ta vic­to­ria se em­bol­só cien mi­llo­nes de dó­la­res, sin con­tar las ga­nan­cias que le co­rres­pon­dían por el pay per view de esa pe­lea.

Su ri­que­za es in­gen­te, al igual que su opu­len­cia en jo­yas, re­lo­jes, jets pri­va­dos, fies­tas y, so­bre to­do, co­ches. Mr. Mo­ney, apo­do con el que se le co­no­ce, no tie­ne re­pa­ros en gas­tar­se gran­des fa­jos de di­ne­ro en un au­to­mó­vil y des­pués en­se­ñar­lo a sus se­gui­do­res en Ins­ta­gram. Así lo hi­zo ha­ce unos me­ses con una de sus úl­ti­mas ad­qui­si­cio­nes: “Mi nue­vo Bu­gat­ti Vey­ron Grand Sport Vi­tes­se. 3.498.000 $”. No es el úni­co mo­de­lo que po­see de esa fir­ma. En su ga­ra­je, ya tie­ne al me­nos otros tres.

En los úl­ti­mos años, ha com­pra­do sus vehícu­los a Obi Oke­ke, pro­pie­ta­rio de Fu­sion Lu­xury Mo­tors. Ser el ven­de­dor de ca­be­ce­ra de un ex­cén­tri­co mul­ti­mi­llo­na­rio como May­weat­her im­pli­ca es­tar de ser­vi­cio las 24 ho­ras del día. “Una no­che me lla­mó a las tres de la ma­dru­ga­da por­que que­ría te­ner un Bu­gat­ti Vey­ron en su mansión de Las Ve­gas en ape­nas 12 ho­ras pa­ra po­der lle­var­lo al gim­na­sio”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio, quien obró el mi­la­gro tras ha­cer unas lla­ma­das, co­ger un avión y con­du­cir el vehícu­lo de vuel­ta has­ta la ca­sa de la es­tre­lla norteamericana.

Otra per­so­na cla­ve en la vi­da del de­por­tis­ta es su chó­fer Bru­ce Mi­ller, que se en­car­ga del man­te­ni­mien­to de su am­plí­si­ma co­lec­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca. “Todos los co­ches tie­nen que es­tar siem­pre im­pe­ca­bles por­que nun­ca sé cuál va a que­rer con­du­cir en ca­da mo­men­to; es im­pre­vi­si­ble”, ad­mi­te el hom­bre de con­fian­za del po­pu­lar bo­xea­dor, cu­ya flo­ta su­frió una mer­ma in­vo­lun­ta­ria de va­rias uni­da­des el pa­sa­do oc­tu­bre des­pués de que dos Rolls Roy­ce y un Bentley que­da­ran cal­ci­na­dos cuan­do el trái­ler que los trans­por­ta­ba de Las Ve­gas a Mia­mi su­frió un ac­ci­den­te.

A es­tas pér­di­das tam­bién hay que su­mar la re­cien­te venta del im­pe­ca­ble Fe­rra­ri En­zo del 2003 que May­weat­her ha­bía ad­qui­ri­do a prin­ci­pios del 2015. Subas­ta­do ha­ce unas se­ma­nas en Sot­heby’s de Nue­va York, es­te ex­clu­si­vo su­per­de­por­ti­vo al­can­zó los 3,3 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 3 mi­llo­nes de eu­ros), un mon­tan­te que se­gu­ra­men­te el ex­pú­gil, de 38 años, ya se ha­brá gas­ta­do en otro au­to­mó­vil o cual­quie­ra de sus cos­to­sos ca­pri­chos.

AR­CHI­VO

BU­GAT­TI VEY­RON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.