30 años de M3

Si hay un mo­de­lo de­por­ti­vo em­ble­má­ti­co en la ga­ma de BMW es, sin du­da, el M3. Trein­ta años cum­pli­dos y cin­co ge­ne­ra­cio­nes cer­ti­fi­can su con­di­ción de mi­to

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Fran­cesc Pla

Tras múl­ti­ples prue­bas en cir­cui­tos de me­dio mundo, BMW pre­sen­ta­ba en sep­tiem­bre de 1985 en el Sa­lón de Frank­furt un de­por­ti­vo que, con el pa­so del tiem­po, se ha con­ver­ti­do en una leyenda. Más de tres dé­ca­das des­pués, el mo­de­lo M3, a pe­sar del re­cien­te cam­bio de no­men­cla­tu­ra por par­te de BMW, si­gue sien­do un mi­to, un icono, un co­che em­ble­má­ti­co. Fue un en­car­go es­pe­cial al en­ton­ces de­par­ta­men­to Mo­tors­port Gm­bH de la mar­ca de Mu­nich con in­di­ca­cio­nes cla­ras: crear el tu­ris­mo más rá­pi­do y efi­caz po­si­ble del mo­men­to de su ca­te­go­ría. Du­ran­te las prue­bas de desa­rro­llo del mo­de­lo ori­gi­nal, va­rios pi­lo­tos de BMW se tur­na­ron al vo­lan­te pa­ra re­co­rrer inin­te­rrum­pi­da­men­te –en el cir­cui­to ita­liano de Nar­do– una dis­tan­cia de 50.000 km. Des­de en­ton­ces, cin­co ge­ne­ra­cio­nes de M3 han apor­ta­do nu­me­ro­sas so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y, so­bre to­do, ele­va­das pres­ta­cio­nes que han se­du­ci­do a exi­gen­tes con­duc­to­res de los cin­co con­ti­nen­tes.

Pe­ro el pri­mer M3 tam­bién de­bía ser­vir como ba­se pa­ra un co­che de com­pe­ti­ción ex­cep­cio­nal. Pa­ra ello, la mar­ca bá­va­ra tu­vo que fa­bri­car y co­mer­cia­li­zar 5.000 uni­da­des tal como exi­gía la nor­ma­ti­va de la épo­ca. Pe­ro aquel M3, cu­yo có­di­go era E30, su­pe­ró to­das las ex­pec­ta­ti­vas con unas ven­tas de 17.970 uni­da­des en su pri­me­ra ge­ne­ra­ción. Sen­ta­ba así las ba­ses pa­ra con­ver­tir­se en un au­to­mó­vil de cul­to en­tre los afi­cio­na­dos y en una re­fe­ren­cia en los cir­cui­tos.

Muy sen­ci­llo de con­cep­ción, con un in­te­rior tan bá­si­co que hoy re­sul­ta­ría in­con­ce­bi­ble, te­nía un motor de dos li­tros de ci­lin­dra­da, cua­tro ci­lin­dros y 200 CV con el que al­can­za­ba los 230 km/h de ve­lo­ci­dad pun­ta y ace­le­ra­ba de 0 a 100 km/h en 6,7 se­gun­dos. Un au­tén­ti­co ra­yo con pro­pul­sión (trac­ción tra­se­ra) que re­que­ría ha­bi­li­dad y tac­to al vo­lan­te da­do que no con­ta­ba con las ha­bi­tua­les ayu­das elec­tró­ni­cas ac­tua­les. En 1992 lle­gó la se­gun­da ge­ne­ra­ción, que BMW de­no­mi­nó en có­di­go in­terno E36. Ini­cial­men­te, a ojos de los en­tu­sias­tas, no pa­re­ció tan es­pe­cial como el pri­me­ro da­da su si­mi­li­tud con un Se­rie 3 nor­mal. BMWop­tó por un cu­pé ele­gan­te, sin es­tri­den­cias. Pe­ro era sin du­da un gran au­to­mó­vil con una no­ta­ble no­ve­dad de­ba­jo del ca­pó: un motor de seis ci­lin­dros en lí­nea y 286 CV de po­ten­cia, que en la úl­ti­ma evo­lu­ción de es­ta ge­ne­ra­ción lle­ga­ron a ser 321 CV.

Ocho años más tar­de, ya en el 2000, na­cía la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción (E46) del M3. La fa­ma le pre­ce­día y se con­vir­tió en un éxi­to con sus 85.000 uni­da­des ven­di­das. BMW man­tu­vo el motor de seis ci­lin­dros en lí­nea como se­ña de iden­ti­dad, pe­ro la po­ten­cia subió has­ta los 343 CV. De es­ta épo­ca los bue­nos afi­cio­na­dos re­cor­da­rán el es­pec­ta­cu­lar CSL (Coupé, Sport y Li­ge­ro), de cor­ta se­rie, muy li­ge­ro y rá­pi­do gra­cias al em­pleo de ma­te­ria­les como el car­bono. El motor se po­ten­ció has­ta los 360 CV. Ban­co de prue­bas de enor­me va- lor, el M3 CSL es­tre­nó el sis­te­ma M Track Mo­de, que per­mi­tía el des­li­za­mien­to de la za­ga de for­ma con­tro­la­da.

EN 2007 LLE­GA EL V8

La cuarta ge­ne­ra­ción (20072013) lle­gó con una sor­pre­sa ma­yús­cu­la, un motor V8 en lu­gar del seis ci­lin­dros que ha­bían mon­ta- do sus an­te­ce­so­res. Con una ci­lin­dra­da de 4.0 li­tros, en­tre­ga­ba 420 CV y po­día ace­le­rar de 0 a 100 km/h en 4,8 se­gun­dos. La ve­lo­ci­dad má­xi­ma se­guía li­mi­ta­da elec­tró­ni­ca­men­te a 250 km/h. El E90, có­di­go de es­ta cuarta ge­ne­ra­ción, es­tre­na­ba la avan­za­da ca­ja de cam­bios de do­ble em­bra­gue DKG de sie­te ve­lo­ci­da­des. Es otro sal­to tec­no­ló­gi­co digno de men­ción. Es­té­ti­ca­men­te, el M3 Coupé com­par­tía muy po­cos ele­men­tos de su ca­rro­ce­ría con el Se­rie 3 Coupé nor­mal de la épo­ca.

El E90 des­ta­ca­ba por un pa­ra­gol­pes de­lan­te­ro con en­tra­das de ai­re tan gran­des que im­pe­dían la co­lo­ca­ción de fa­ros an­ti­nie­bla. En el vo­lan­te, la te­cla M Drive per­mi­tía me­mo­ri­zar los ajus­tes de com­por­ta­mien­to a gus­to del con­duc­tor. Es­ta ge­ne­ra­ción tam­bién tu­vo una ver­sión de cua­tro puer­tas y tam­bién un M3 Ca­brio. La quin­ta ge­ne­ra­ción, los M3 y M4 ac­tua­les, lle­gó en di­ciem­bre de 2013. Se pre­sen­tan por pri­me­ra vez si­mul­tá­nea­men­te las dos ca­rro­ce­rías (cu­pé y ber­li­na) con un ca­pri­cho­so cam­bio de de­no­mi­na­ción de los que cues­ta asi­mi­lar, so­bre to­do por par­te de los se­gui­do­res his­tó­ri­cos de la es­tir­pe M3. De es­te mo­do, el M3 es la ber­li­na y el M4 el cu­pé.

El nue­vo F80 (su có­di­go), tan­to M3 como M4, vuel­ve al motor

El BMW M3 se pre­sen­tó en sep­tiem­bre de 1985 en Frank­furt: era el na­ci­mien­to de una leyenda

de seis ci­lin­dros en lí­nea bus­can­do el me­nor pe­so y la re­duc­ción de con­su­mo y emi­sio­nes. Es la inevi­ta­ble ten­den­cia lla­ma­da down­si­zing ya em­plea­da por todos los fa­bri­can­tes. Un nue­vo motor con la tec­no­lo­gía Twi­nPo­wer Tur­bo (do­ble tur­bo) ca­paz de ge­ne­rar 431 CV a 7.300 rpm. Equi­pa­do con el so­fis­ti­ca­do cam­bio M DKG es ca­paz de ace­le­rar de 0 a 100 km/h en so­lo 4,1 se­gun­dos. En es­ta quin­ta ge­ne­ra­ción BMW in­tro­du­ce asi­mis­mo la sus­pen­sión adap­ta­ti­va M que, al igual que la di­rec­ción, per­mi­te ele­gir en­tre tres ajus­tes: Com­fort, Sport y Sport+. Tam­bién en di­men­sio­nes el M3 ha ido evo­lu­cio­nan­do con el pa­so de las ge­ne­ra­cio­nes. De los 4,34 me­tros ini­cia­les del E30 de 1985 se ha lle­ga­do a los 4,67 de lon­gi­tud del mo­de­lo ac­tual. Igual­men­te, se ha pa­sa­do de los 1,68 me­tros de an­cho en 1985 a los 1,87 del M3/ M4 de quin­ta ge­ne­ra­ción. Y que si­ga por mu­chos años.

Tres dé­ca­das de evo­lu­ción lo han con­ver­ti­do en un co­che de cul­to, con sus ver­sio­nes cu­pé, ber­li­na o ca­brio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.