EL CO­CHE DE ___ AL­BER­TO CONTADOR

La Vanguardia - Motor - - PRUE­BA - So­nia Mo­reno

Al­ber­to Contador es uno de los ma­yo­res ex­po­nen­tes de la his­to­ria del ci­clis­mo. De he­cho, es el pri­mer y úni­co co­rre­dor español que ha ga­na­do las tres gran­des com­pe­ti­cio­nes de la dis­ci­pli­na: el Tour de Fran­cia, el Gi­ro de Ita­lia y la Vuel­ta a Es­pa­ña (y to­das ellas en más de una oca­sión).

Ac­tual­men­te, co­rre con el equi­po Tin­koff-Sa­xo y, ya con 33 años, es­ta po­dría ser su úl­ti­ma tem­po­ra­da. De to­dos mo­dos, el lau­rea­do de­por­tis­ta español, to­tal­men­te cen­tra­do en las prue­bas de 2016 y en los pró­xi­mos Jue­gos Olím­pi­cos de Río, ni lo con­fir­ma ni lo des­mien­te.

Lo que tie­ne cla­ro es que cuan­do se re­ti­re “de­di­ca­ré gran par­te de mi ener­gía y mi tiem­po a la fun­da­ción que lle­va mi nom­bre, en es­pe­cial a la lu­cha con­tra el ictus, la en­fer­me­dad que cam­bió mi vi­sión de la vi­da”. Y es que, en 2004, tu­vo que re­ti­rar­se tem­po­ral­men­te de la com­pe­ti­ción tras ser ope­ra­do de un ca­ver­no­ma ce­re­bral.

Pe­se a las re­co­men­da­cio­nes de que col­ga­ra la bi­ci­cle­ta, al año si­guien­te re­gre­só a la éli­te del de­por­te lo­gran­do una vic­to­ria de eta­pa en el Tour Down de Aus­tra­lia. “Ese fue el mo­men­to más dulce de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal”, ad­mi­te el ci­clis­ta, que pos­te­rior­men­te ha lo­gra­do tí­tu­los de má­xi­mo pres­ti­gio.

Gran es­ca­la­dor y ex­ce­len­te con­tra­rre­lo­jis­ta, sus vir­tu­des so­bre dos rue­das son irre­fu­ta­bles. Y cuan­do se po­ne al vo­lan­te de un vehícu­lo tam­bién lo ha­ce bien. A Al­ber­to Contador le en­can­ta con­du­cir: “En ca­rre­te­ra, cum­plo las nor­mas; en cir­cui­to, ya va­le to­do…”. Mien­tras que en bi­ci­cle­ta ha te­ni­do in­nu­me­ra­bles caí­das, en co­che nun­ca ha su­fri­do nin­gún ac­ci­den­te de trá­fi­co.

En cuan­to al ca­pí­tu­lo de mul­tas no pue­de ser más sin­ce­ro: “Al­gu­na ha caí­do… una fue por ha­blar por te­lé­fono en bi­ci”, ad­mi­te el de­por­tis­ta.

No le han pues­to nin­gu­na san­ción a bor­do del Ci­troën C5 Tou­rer que uti­li­za pro­fe­sio­nal­men­te, tan­to a ni­vel de equi­po co­mo pa­ra su Fun­da­ción. Una gran ha­bi­ta­bi­li­dad y bue­na ca­pa­ci­dad de car­ga son las ba­zas de es­te fa­mi­liar, con el que re­co­rre mu­chí­si­mos ki­ló­me­tros, ya que tie­ne nu­me­ro­sas con­cen­tra­cio­nes fue­ra de ca­sa en las que de­be trans­por­tar abun­dan­te ma­te­rial, bi­ci­cle­tas y ma­le­tas.

Ade­más de es­te co­che, el re­co­no­ci­do ci­clis­ta ma­dri­le­ño, que re­si­de bue­na par­te del año en Sui­za, ha te­ni­do otros vehícu­los y no sue­ña con nin­guno por­que “por suer­te, los que me han ape­te­ci­do los he po­di­do te­ner”. Pe­se a ha­ber lle­va­do de­por­ti­vos, los co­ches por los que con­ser­va un ma­yor ca­ri­ño son el Re­nault 5 que se com­pró na­da más sa­car­se el car­net y que to­da­vía con­ser­va y el Ci­troën C15 con el que de pe­que­ño via­ja­ba en fa­mi­lia a Bar­ca­rro­ta, el pue­blo ex­tre­me­ño de don­de eran oriun­dos sus pa­dres. “Allí me pa­sa­ba to­do el día en el cam­po o, co­mo yo to­da­vía no te­nía bi­ci­cle­ta, co­gía una a mis tíos o pri­mos y me iba a pe­da­lear”.

A bor­do de un au­to­mó­vil, ob­via­men­te, Contador no ha co­gi­do nin­gu­na pá­ja­ra, pe­ro no pue­de de­cir lo mis­mo a ni­vel de­por­ti­vo. La más épi­ca que re­cuer­da fue en el Ga­li­bier del Tour de Fran­cia de 2011, don­de “me da­ba la sen­sa­ción de que la me­ta no iba a lle­gar nun­ca”. Al fi­nal, al­can­zó la me­ta, pe­ro per­dió to­da op­ción de ga­nar la com­pe­ti­ción.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.