El ar­queó­lo­go que so­ña­ba con Ale­jan­dro Magno

La Vanguardia - - TENDENCIAS - RO­SA M. BOSCH

Eu­ro­pa lle­ga has­ta el Pa­mir y el nor­te de Áfri­ca. Uz­be­kis­tán y Ca­ta­lun­ya tie­nen mu­chos pun­tos en co­mún. La Bar­ce­lo­na de hoy, el Ra­val, se an­to­ja un via­je a la mul­ti­cul­tu­ral Ter­mez, la ciu­dad uz­be­ka en­cla­va­da en el co­ra­zón de la Ru­ta de la Se­da. Las dis­tan­cias en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te son só­lo geo­grá­fi­cas. Sebastian Stri­de, ar­queó­lo­go ga­lés que cre­ció en Francia, in­ves­ti­ga en Uz­be­kis­tán y vi­ve en Ca­ta­lun­ya, de­fien­de una vi­sión de Eu­ro­pa sin las fron­te­ras mar­ca­das en el si­glo XX. “La his­to­ria de Asia Cen­tral es pa­ra­le­la a la nues­tra, no pue­des en­ten­der nin­gún mo­men­to his­tó­ri­co de Ca­ta­lun­ya, por ejem­plo, si no lo en­gar­zas en un mar­co geo­grá­fi­co más am­plio; la vi­sión de Eu­ro­pa que hoy in­ten­ta­mos cons­truir es una fan­ta­sía”, afir­ma en una te­rra­za del Ra­val.

Stri­de na­ció en la im­pro­nun­cia­ble Aberystwyth, po­bla­ción uni­ver­si­ta­ria si­tua­da en la bahía de Car­di­gan, en Ga­les, pe­ro pa­só su in­fan­cia en Francia. “A los ocho o nue­ve años ya te­nía cla­ro que que­ría ser ar­queó­lo­go, me mon­ta­ba mis his­to- ron to­das las ano­ma­lías to­po­grá­fi­cas, que son los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos. Pe­ro con los ma­pas de Sta­lin te­ne­mos re­gis­tra­da to­da esa to­po­gra­fía, esos mon­tícu­los don­de se ocul­tan frag­men­tos de ce­rá­mi­ca. A par­tir de esos ma­pas po­de­mos re­cons­truir el pai­sa­je de ha­ce 3.000 años”.

Stri­de só­lo en­cuen­tra in­gre­dien­tes que ali­men­tan la teo­ría de esa pri­me­ra glo­ba­li­za­ción. Ter­mez, gran cen­tro bu­dis­ta has­ta el si­glo V, lue­go feu­do is­lá­mi­co en el VII y des­trui­da por la in­va­sión mon­gol del Gen­gis Khan en el XIII, alum­bró al prin­ci­pal pen­sa­dor su­fí, Ha­kim Ter­mi­di. Stri­de y el equi­po de la UB con­si­de­ran que el li­bro del ma­llor­quín Ra­mon Llull Els cent noms de Déu, del si­glo XIII, pu­do ha­ber­se ins­pi­ra­do en la obra de Ter­mi­di, que ha­bía vi­vi­do 400 años an­tes en Ter­mez. Así, el pen­sa­mien­to de Ter­mi­di ha­bría lle­ga­do al Me­di­te­rrá­neo evi­den­cian­do las co­ne­xio­nes en­tre en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te.

Aho­ra só­lo que­dan los res­tos ar­queo­ló­gi­cos de la po­ten­te Ter­mez; la nue­va ciu­dad se al­za a unos diez ki­ló­me­tros al no­roes­te de la ori­gi­nal. “Ter­mez lle­gó a ocu­par 500 hec­tá­reas, fue uno de los pun­tos cla­ve de la Ru­ta de la Se­da, pe­ro no tie­ne un cre­ci­mien­to li­neal; en­tre los si­glos X y XIII fue uno de los gran­des cen­tros del mun­do pe­ro hay mo­men­tos rias, mi mun­do, y ya sa­bía que iría a bus­car a las fi­gu­ras mí­ti­cas, a Ale­jan­dro Magno”. Per­se­guir el sue­ño de la Per­sé­po­lis, Si­ria, Egip­to o Me­so­po­ta­mia del le­gen­da­rio lí­der mi­li­tar.

Tras es­tu­diar Ar­queo­lo­gía en el Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres y doc­to­rar­se en la Sor­bo­na de Pa­rís, a los 22 años se en­ro­ló en una ex­pe­di­ción fran­co-uz­be­ca pa­ra ex­ca­var en Ter­mez. “Yo creía –na­rra– que re­vo­lu­cio­na­ría el mun­do del co­no­ci­mien­to, que ha­ría gran­des des­cu­bri­mien­tos si­guien­do los pa­sos de Ale­jan­dro Magno en Asia Cen­tral y de­ci­dí que­dar­me en Uz­be­kis­tán. Vi­ví cua­tro años en­tre Tash­kent y Sa­mar­can­da”. Po­co a po­co, “mis pers­pec­ti­vas cam­bia­ron, vi que los so­vié­ti­cos ha­bían tra­ba­ja­do mu­cho pe­ro los oc­ci­den­ta­les, que pen­sá­ba­mos que sa­bía­mos mu­cho, no sa­bía­mos na­da”. Fue en­ton­ces, al tiem­po que Uz­be­kis­tán em­pe­za­ba a en­fi­lar su fu­tu­ro tras la caí­da de la URSS, cuan­do Stri­de em­pe­zó a es­bo­zar sus teo­rías so­bre los pa­ra­le­lis­mos en­tre Asia y Eu­ro­pa.

“Los pro­ce­sos his­tó­ri­cos son los mis­mos en Ter­mez, en Bar­ce­lo­na o en Flo­ren­cia. Y es­to es lo que que­re­mos de­mos­trar cien­tí­fi­ca­men­te con nues­tras ex­ca­va­cio­nes”, cuen­ta Stri­de, ac­tual­men­te pro­fe­sor de His­to­ria An­ti­gua y Ar­queo­lo­gía de Asia Cen­tral en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB). Cul­tu­ral­men­te, Ter­mez y Bar­ce­lo­na tie­nen mu­cho en co­mún: “Du­ran­te la co­lo­ni­za- ción he­le­nís­ti­ca, Ter­mez era uno de los pun­tos más orien­ta­les y Bar­ce­lo­na, ca­si en el otro ex­tre­mo, de los más oc­ci­den­ta­les; la ex­pan­sión is­lá­mi­ca lle­ga a Bar­ce­lo­na a prin­ci­pios del si­glo VIII, igual que en Ter­mez”. Pe­ro mien­tras los tex­tos an­ti­guos so­bre Bar­ce­lo­na “es­tán es­cri­tos só­lo en la­tín o en len­guas de­ri­va­das; en Ter­mez apa­re­cen to­das las len­guas del con­ti­nen­te eu­ro­asiá­ti­co: grie­go, la­tín, per­sa, sáns­cri­to, chino, tur­co, ti­be­tano, mon­gol, ára­be, ar­me­nio...”.

La ce­rá­mi­ca de di­fe­ren­tes épo­cas his­tó­ri­cas que un equi­po de la UB, en el que se en­cuen­tra Stri­de, ha ha­lla­do en Ter­mez, coin­ci­de en for­mas y co­lo­res con la de la Pe­nín­su­la. Pa­re­ce que las mo­das de un ex­tre­mo y otro son las mis- mas, lo que evi­den­cia ese ne­xo cul­tu­ral.

“El mun­do es­tá glo­ba­li­za­do ya des­de mu­cho an­tes del si­glo V; hay per­so­nas en Asia Cen­tral que sa­ben lo que pa­sa en Chi­na y en Eu­ro­pa, en esa épo­ca ya ha­bía glo­ba­li­za­ción aun­que no se era cons­cien­te, pe­ro a par­tir del si­glo V ya hay un co­no­ci­mien­to prác­ti­co, ya hay de­ce­nas de mi­les de ex­tran­je­ros que vi­ven en Chi­na y que tie­nen fa­mi­lia en Sa­mar­can­da o en Cons­tan­ti­no­pla”.

Pa­ra es­te ar­queó­lo­go ex­ca­var en Uz­be­kis­tán, a don­de re­gre­sa dos ve­ces al año, res­pon­de a la “ne­ce­si­dad im­pe­ra­ti­va de en­se­ñar aquí, en Bar­ce­lo­na, que el mun­do es muy di­ver­so”. Stri­de re­la­ta que ha si­do de mu­cha ayu­da pa­ra su tra­ba­jo ha­ber te­ni­do ac­ce­so a los ma­pas mi­li­ta­res so­vié­ti­cos en­car­ga­dos por Sta­lin en la dé­ca­da de los 40 del pa­sa­do si­glo. “En los años 50 y 60 em­pe­zó a cam­biar el pai­sa­je de Uz­be­kis­tán con la agri­cul­tu­ra, los cam­pos de al­go­dón des­tru­ye- en que que­da aban­do­na­da”. El re­to de Stri­de es, a par­tir de la ce­rá­mi­ca y de la in­for­ma­ción de los ma­pas de la épo­ca so­vié­ti­ca, “en­ten­der la re­la­ción del hom­bre con el me­dio am­bien­te, có­mo in­ter­ac­cio­na con el pai­sa­je y la evo­lu­ción de la es­truc­tu­ra ur­ba­na de Ter­mez des­de el si­glo III a.C.”. Pe­ro el fin úl­ti­mo es ob­te­ner más da­tos que con­fir­men que el desa­rro­llo de Ter­mez a par­tir del si­glo V es si­mi­lar al de aquí.

Mien­tras apu­ra el ca­fé, el ar­queó­lo­go pro­cla­ma con pa­sión y en un per­fec­to ca­ta­lán el cos­mo­po­li­tis­mo de los uz­be­kos. “En Uz­be­kis­tán siem­pre ha ha­bi­do una gran mez­cla de cul­tu­ras, co­mo aho­ra en el Ra­val. Du­ran­te el pe­rio­do so­vié­ti­co con­vi­vían en Sa­mar­can­da 25 na­cio­na­li­da­des”. Él, en Sa­mar­can­da, ex­ca­va con un equi­po in­te­gra­do por ca­ta­la­nes, fran­ce­ses, uz­be­kos, ru­sos, ja­po­ne­ses e ita­lia­nos, y se ru­bo­ri­za cuan­do re­co­no­ce ha­blar sie­te idio­mas.

LAURA GUE­RRE­RO

En­tre el Ra­val y Uz­be­kis­tán. Sebastian Stri­de da cla­ses en la fa­cul­tad de Geo­gra­fía e His­to­ria de la UB, en el co­ra­zón de Bar­ce­lo­na –en la fo­to­gra­fía–, y ex­ca­va en las mí­ti­cas ciu­da­des de Sa­mar­can­da y Ter­mez, en Uz­be­kis­tán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.