“De día cap­tu­ro rep­ti­les y de no­che, an­fi­bios”

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

David ha em­pren­di­do una ca­rre­ra con­tra re­loj en bus­ca de nue­vos ejem­pla­res de an­fi­bios, rep­ti­les y mi­cro­ma­mí­fe­ros en Ma­da­gas­car. Hay que en­con­trar­los an­tes de que des­apa­rez­can pa­ra siem­pre a cau­sa de la im­pa­ra­ble des­truc­ción de la sel­va. Ha­ce unas se­ma­nas re­gre­só de su úl­ti­ma ex­pe­di­ción a es­ta is­la afri­ca­na con 80 es­pe­cies ba­jo el bra­zo. Al­gu­nas ya eran co­no­ci­das, otras to­da­vía no se han des­cri­to, co­mo “una es­pec­ta­cu­lar ser­pien­te, qui­zás la más bo­ni­ta de Ma­da­gas­car, no hay na­da pa­re­ci­do”.

David R. Viei­tes, bió­lo­go evo­lu­ti­vo es­pe­cia­li­za­do en la con­ser­va­ción de es­pa­cios na­tu­ra­les, lle­va diez años in­ves­ti­gan­do en Ma­da­gas­car y cal­cu­la que su tra­ba­jo en es­te rin­cón del Ín­di­co se pro­lon­ga­rá otros quin­ce. “Los bos­ques que no es­tán pro­te­gi­dos des­apa­re­ce­rán en la pró­xi­ma dé­ca­da, ur­ge des­cu­brir a to­dos los ani­ma­les, do­cu­men­tar­los y te­ner­los en un mu­seo an­tes de que se ha­yan ex­tin­gui­do”, co­men­ta mien­tras pa­sea en­tre los fla­men­cos, tu­ca­nes y pin­güi­nos di­se­ca­dos que se ex­hi­ben en el Mu­seo de

Viei­tes ha ha­lla­do en su úl­ti­mo via­je a Ma­da­gas­car 80 es­pe­cies de rep­ti­les y an­fi­bios

Cien­cias Na­tu­ra­les de Ma­drid.

Viei­tes re­mar­ca que más del 80% de la su­per­fi­cie de há­bi­tats na­tu­ra­les de Ma­da­gas­car ha des­apa­re­ci­do en el úl­ti­mo si­glo y ha­ce hin­ca­pié en que la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos me­ses ha per­mi­ti­do la ta­la de zo­nas de bos­que den­tro de es­pa­cios pro­te­gi­dos.

David es qui­zás uno de los per­so­na­jes re­tra­ta­dos en es­ta se­rie que más se ase­me­jan a la fi­gu­ra del ex­plo­ra­dor que se em­bar­ca en du­ras ex­pe­di­cio­nes a lu­ga­res re­mo­tos. Tras sie­te me­ses re­ca­ban­do per­mi­sos, es­te ve­rano se ha aden­tra­do en la sel­va vir­gen de Ma­ki­ra, en el nor­des­te de Ma­da­gas­car, con un equi­po de 40 per­so­nas, en­tre por­tea­do­res, guías, co­ci­ne­ro y cien­tí­fi­cos. La ex­pe­rien­cia es un gra­do y sin ape­nas per­can­ces han lo­ca­li­za­do el ám­bi­to geo­grá­fi­co de 80 es­pe­cies de an­fi­bios y rep­ti­les, de las cua­les tres o cua­tro son nue­vas. Una plácida ex­plo­ra­ción com­pa­ra­da con otras in­cur­sio­nes de Viei­tes en la jun­gla. “Son ex­pe­di­cio­nes un po­co ka­mi­ka­zes, vas a si­tios a los que no ha via­ja­do na­die, tie­nes que ir abrien­do camino y mon­tan­do cam­pa­men­tos. El año pa­sa­do to­pa­mos con un ci­clón que se pro­lon­gó du­ran­te quin­ce días. Nos ma­cha­có, nos que­da­mos a mi­tad de la ru­ta, pe­ro ha­lla­mos mu­chos ani­ma­les, en­tre ellos un la­gar­to sin pa­tas”. Por eso es­te año han de­ci­di­do es­qui­var los me­ses de llu­vias, “aun­que es la épo­ca de más es- plen­dor de an­fi­bios, es cuan­do se re­pro­du­cen”. Mien­tras si­gue des­gra­nan­do anéc­do­tas mues­tra fo­tos que de­mues­tran lo pe­no­so que pue­de lle­gar a ser vi­vir una tem­po­ra­da en la sel­va. “Aquí, en Mo­nom­bo, en el sur de Ma­da­gas­car, llo­vió tan­to que ya no nos que­da­ba ni una pie­za de ro­pa se­ca; al fi­nal es­tás tan lleno de mier­da que ya tan­to te da y te me­tes en ba­ña­dor en un río fan­go­so, pla­ga­do de bi­lar­cio­sis [pa­rá­si­to que pe­ne­tra en la piel]”. David pi­lló de to­do, por su­pues­to bi­lar­cio­sis, ade­más de den­gue, ma­la­ria y un ro­sa­rio de fie­bres, pa­rá­si­tos y ame­bas.

Es­te jo­ven bió­lo­go pre­fie­re re­mar­car lo po­si­ti­vo, “nun­ca se nos ha muer­to na­die”, y se en­fras­ca en re­la­tar con en­tu- sias­mo có­mo es el día a día de un ex­plo­ra­dor en bus­ca de ani­ma­les. Una vez en el co­ra­zón de la sel­va, lo pri­me­ro es bus­car un lu­gar pa­ra mon­tar el cam­pa­men­to. “Va­mos po­nien­do tram­pas pa­ra atra­par ani­ma­les; en los ria­chue­los co­lo­ca­mos re­des pa­ra cap­tu­rar pe­ce­ci­tos y re­na­cua­jos y a las ra­nas las ca­za­mos vivas, las anes­te­sia­mos y las pre­pa­ra­mos pa­ra las co­lec­cio­nes de los mu­seos”.

Aun­que su pa­sión son los an­fi­bios, tam­bién si­gue el ras­tro de rep­ti­les, de ser­pien­tes, ca­ma­leo­nes, la­gar­tos y gec­kos; y de mi­cro­ma­mí­fe­ros, en con­cre­to los ten­rec, en­dé­mi­cos de Ma­da­gas­car, “muy di­mi­nu­tos pe­ro em­pa­ren­ta­dos con el ele­fan­te”. “Du­ran­te el día bus­ca­mos rep­ti­les y por la no­che, an­fi­bios, ape­nas dor­mi­mos unas tres ho­ras”. El can­to de las ra­nas al ama­ne­cer y al ano­che­cer le po­ne en aler­ta, aun­que a ve­ces re­sul­ta muy di­fí­cil atra­par­las. “Las hay muy mi­nús­cu­las, del ta­ma­ño de un de- dian­tes de Bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de An­ta­na­ri­vo en un in­ten­to de co­la­bo­rar al má­xi­mo con las ins­ti­tu­cio­nes de Ma­da­gas­car. Una par­te de los ani­ma­les que se en­cuen­tran se que­dan en la co­lec­ción de de­par­ta­men­to de Bio­lo­gía Ani­mal de di­cha uni­ver­si­dad y el res­to via­ja al Mu­seo de Mu­nich y al de Cien­cias Na­tu­ra­les de Ma­drid.

Aho­ra, en Ma­drid, es­tu­dia­rá la mor­fo­lo­gía de los an­fi­bios y rep­ti­les que se ha traí­do es­te ve­rano y se en­fras­ca­rá en la pre­pa­ra­ción de nue­vos via­jes, a Co­rea del Sur y a la cum­bre más al­ta de Ma­da­gas­car, Tsa­ra­ta­na­na, en el 2010. Es­tá ob­se­sio­na­do en ha­llar más es­pe­cí­me­nes en uno de los pa­ra­jes con más bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta an­tes de que des­apa­rez­can. Cuen­ta que el año pa­sa­do via­jó al río Alao­tra, don­de to­pó con una ra­na “ma­ra­vi­llo­sa” ame­na­za­da por la de­fo­res­ta­ción de su há­bi­tat. “Qui­zás aho­ra no ha­ya ni bos­que ni ra­na”.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

En­tre Ma­drid y Ma­da­gas­car. Da­vid R. Viei­tes, fo­to­gra­fia­do en el Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de Ma­drid es­te ve­rano, tras re­gre­sar de su úl­ti­ma ex­pe­di­ción a Ma­da­gas­car, uno de los en­cla­ves con más bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.