El hom­bre que sue­ña con ser rey

Ha­mid Kar­zai, ac­tual pre­si­den­te

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - PGP

Es ele­gan­te, sua­ve, tie­ne 51 años y na­ve­ga­rá por los ma­res que ha­ga fal­ta con tal de pa­sar a la his­to­ria. Su pa­dre era el je­fe de una tri­bu pas­tún em­pa­ren­ta­da con los re­yes de Af­ga­nis­tán, y la cul­tu­ra tri­bal de­pen­de más de la leal­tad a los in­di­vi­duos que de la leal­tad a las ins­ti­tu­cio­nes. Co­mo di­jo un ami­go su­yo, “en sus sue­ños Ha­mid es un rey”. En 1996, cuan­do los ta­li­ba­nes aca­ba­ron con las fac­cio­nes mu­yahi­dí­nes y to­ma­ron Kabul, Kar­zai lle­gó a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en em­ba­ja­dor de los ta­li­ba­nes. Al fin y al ca­bo, los ta­li­ba­nes eran –son– ma­yo­ri­ta­ria­men­te pas­tu­nes de Kan­dahar. Co­mo él. Y co­no­cía a mu­chos des­de que en 1983 se unió a una pe­que­ña fac­ción pro­mo­nár­qui­ca de las gue­rri­llas mu­yahi­dí­nes que lu­cha­ban con­tra la in­va­sión so­vié­ti­ca. Kar­zai des­car­tó fi­nal­men­te la idea de ser­vir a los ta­li­ba­nes y has­ta la gue­rra del 2001 se unió a una am­plia coa­li­ción de ami­gos y enemi­gos pa­ra lle­var la paz a Af­ga­nis­tán. Dos se­ma­nas des­pués del 11-S, con EE.UU. exi­gien­do ya a los ta­li­ba­nes que en­tre­ga­ran a Bin La­den, Kar­zai se fue en la mo­to de un ami­go de Pa­kis­tán has­ta las mon­ta­ñas af­ga­nas pa­ra per­sua­dir a las tri­bus que se le­van­ta­ran con­tra los ta­li­ba­nes. No lle­va­ba nin­gún ar­ma: só­lo un te­lé­fono que le ha­bía pro­por­cio­na­do la CIA. Los ta­li­ba­nes lo pi- lla­ron, pe­ro lo­gró es­ca­par; los nor­te­ame­ri­ca­nos lo sa­ca­ron de esas mon­ta­ñas y lo lle­va­ron a Pa­kis­tán. No lo veían un per­so­na­je del to­do cla­ro. Las ga­nas de en­trar en la his­to­ria le su­pe­raron: des­de esa ba­se ha­bló en di­rec­to pa­ra la BBC ase­gu­ran­do que aún es­ta­ba en Af­ga­nis­tán. Hoy di­ce que las alian­zas que ha he­cho con los vie­jos se­ño­res de la gue­rra son por el bien de Af­ga­nis­tán. Con una cier­ta pa­ra­noia, di­ce que los equi­li­brios que tie­ne que ha­cer le des­gas­tan, que vi­vi-ría me­jor de­jan­do el po­der. Pe­ro de­jar el po­der se­ría de­jar la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.