Un geó­lo­go a la ca­za de cas­ca­das sub­ma­ri­nas

La Vanguardia - - TENDENCIAS -

La luz se va apa­gan­do a me­di­da que vas ca­yen­do y al fi­nal te que­das en la más ab­so­lu­ta os­cu­ri­dad. Vas ba­jan­do, ba­jan­do, y te des­pi­des de to­do el mun­do. ¿Y si no re­gre­so? Tar­das una ho­ra y vein­te mi­nu­tos en al­can­zar los 1.800 me­tros de pro­fun­di­dad. Cuan­do ya es­tás cer­ca del fon­do, es­ta­bi­li­zas el su­mer­gi­ble, abres los fo­cos y ¿qué ves? Ba­rro, mu­cho ba­rro, gam­bas, pe­ces, mo­lus­cos, al­gu­na es­pe­cie de ti­bu­rón..., pe­ro tam­bién res­tos ar­queo­ló­gi­cos y plás­ti­co, bo­te­llas, ne­ve­ras....”. Mi­quel Ca­nals re­la­ta así una de sus in­cur­sio­nes en las en­tra­ñas del Me­di­te­rrá­neo a bor­do de un su­mer­gi­ble pa­ra es­tu­diar los ca­ño­nes sub­ma­ri­nos que hay en el gol­fo de León. El des­cen­so a las pro­fun­di­da­des es una in­yec­ción de adre­na­li­na pa­ra es­te geó­lo­go ma­rino que con­tem­pla aco­mo­da­do en pri­me­ra fi­la el dis­cu­rrir de la vi­da ma­ri­na, el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co y, tam­bién, el in­ci­vis­mo.

Des­de ha­ce más de vein­te años, Mi­quel Ca­nals ex­plo­ra las de­no­mi­na­das cas­ca­das sub­ma­ri­nas, en el Me­di­te­rrá­neo,

“La fuer­te co­rrien­te des­pla­za a la gam­ba de Pa­la­mós ha­cia pro­fun­di­da­des de más de mil me­tros”

da de ha­ce 21.000 años, he­mos po­di­do di­bu­jar ma­pas muy de­ta­lla­dos. En 21.000 años se ha per­di­do más del 90% de la re­gión del nor­te de la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca; des­de en­ton­ces, el ni­vel del mar ha subido 120 me­tros en to­do el mun­do. Es­to ayu­da a en­ten­der con qué ra­pi­dez res­pon­de la An­tár­ti­da al ca­len­ta­mien­to”.

En su pri­mer via­je a la An­tár­ti­da, en 1992, que­dó im­pre­sio­na­do por la ma­jes­tuo­sa, ili­mi­ta­da, ex­ten­sión de hie­lo; lue­go, ana­li­zan­do sus ma­pas, lle­gó a la con­clu­sión de que lo que que­da “son las so­bras, los res­tos” de lo que ha­bía.

¿Y có­mo se pue­de tra­zar la to­po­gra­fía de eco­sis­te­mas a mi­les de me­tros de pro­fun­di­dad? Ca­nals, en su des­pa­cho de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB), lo ex­pli­ca grá­fi­ca­men­te: “En los bu­ques ocea­no­grá­fi­cos te­ne­mos unos emi­so­res de so­ni­do que lle­gan al fon­do ma­rino y lue­go re­bo­tan a la su­per­fi­cie; en fun­ción del tiem­po que tar­da en re­gre­sar la se­ñal a la su­per­fi­cie sa­be­mos la pro­fun­di­dad del mar”. Así pu­die­ron me­dir la fo­sa Hes­pé­ri­des de la An­tár­ti­da, de 5.200 me­tros. “Las gran­des pro­fun­di­da­des son muy abu­rri­das, hay mu­cho ba­rro y cues­ta ver ani­ma­les, a ex­cep­ción de las dor­sa­les oceá­ni­cas, allí sí que hay vi­da muy in­tere­san­te”. Y tam­bién al­gún que otro elec­tro­do­més­ti­co del que se ha des- es­pe­cial­men­te en la zo­na del ca­ñón del Cap de Creus; los pri­me­ros re­sul­ta­dos se pu­bli­ca­ron en Na­tu­re. Cuen­ta que cuan­do so­pla la tra­mon­ta­na, y en años de es­ca­sas llu­vias, el mar se en­fría y se pro­du­ce un fe­nó­meno que se tra­du­ce en el fe­roz hun­di­mien­to de las aguas su­per­fi­cia­les, muy den­sas, a tra­vés de ca­ño­nes sub­ma­ri­nos, lle­gan­do a mi­les de me­tros de pro­fun­di­dad. Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas de ca­da in­vierno de­ter­mi­nan la in­ten­si­dad de es­ta suer­te de des­plo­me.

“Las cas­ca­das de­mues­tran por qué hay años que no se pes­ca gam­ba ro­ja: las fuer­tes co­rrien­tes des­pla­zan a las po­bla­cio­nes de la gam­ba de Pa­la­mós de los ca­la­de­ros ha­bi­tua­les ha­cia pro­fun­di­da­des de más de 1.000 me­tros. Pe­ro dos años des­pués de pro­du­cir­se la cas­ca­da, se no­ta el efec­to re­ge­ne­ra­dor de las aguas, que en su des­cen­so arras­tran gran­des can­ti­da­des de nu­trien­tes; en­ton­ces, los pes­ca­do­res ya de­tec­tan un au­men­to de las cap­tu­ras”, cuen­ta. Las ca­ta­ra­tas sub­ma­ri­nas ex­pli­can las des­apa­ri­cio­nes pe­rió­di­cas, ca­da sie­te u ocho años, de la pre­cia­da gam­ba, aun­que des­pués re­apa­re­ce ge­ne­ro­sa­men­te pa­ra ali­vio de pes­ca­do­res y si­ba­ri­tas.

En­tre fe­bre­ro y mar­zo del 2005, una ca­ta­ra­ta per­ma­ne­ció ac­ti­va du­ran­te 40 días im­pul­san­do las aguas cos­te­ras a más de 2.000 me­tros de pro­fun­di­dad y des­pla­zan­do por el ca­ñón del Cap de Creus un cau­dal de 750 km3. Es­ta ca­ta­ra­ta apor­tó mu­cha ma­te­ria or­gá­ni­ca ha­cia los eco­sis­te­mas pro­fun­dos. Así que au­tén­ti­cos de­sier­tos bio­ló­gi­cos se trans­for­man, tem­po­ral­men­te, en una suer­te de ver­ge­les del fon­do del mar. “Es­te ha­llaz­go pue­de ser muy útil en la ges­tión de los re­cur­sos pes­que­ros”, di­ce.

El equi­po de Ca­nals si­gue la evo­lu­ción de las cas­ca­das des­de bar­cos ocea­no­grá­fi­cos y me­dian­te ins­tru­men­tos que de­po­si­tan a 500, 1.000 y 1.500 me­tros y que ana­li­zan da­tos re­la­ti­vos a la tem­pe­ra­tu­ra, la sa­li­ni­dad, las co­rrien­tes y la caí­da de par­tí­cu­las. “Con las cas­ca­das se cap­tu­ra mu­cho CO por­que se pro­du­ce en el mo­men­to en que hay más planc­ton en la su­per­fi­cie. Es­te CO se re- ti­ra de la su­per­fi­cie, se hun­de y que­da en­te­rra­do en el fon­do o lo con­su­men otros or­ga­nis­mos”. Ca­nals re­mar­ca que el cam­bio cli­má­ti­co tam­bién afec­ta a las cas­ca­das, pues “si el agua se va ca­len­tan­do, se pro­du­ci­rán con me­nos fre­cuen­cia, con lo que se re­du­ci­rá la ca­pa­ci­dad de re­te­ner CO (prin­ci­pal gas cau­san­te del efec­to in­ver­na­de­ro) y des­apa­re­ce­rá ese ma­ná nu­tri­ti­vo”.

El equi­po de Ca­nals em­pe­za­rá a es­tu­diar las cas­ca­das sub­ma­ri­nas del Ár­ti­co el año que vie­ne. Es­te geó­lo­go ya ha na­ve­ga­do a bor­do de bu­ques ocea­no­grá­fi­cos por to­do el mun­do pa­ra es­tu­diar la to­po­gra­fía sub­ma­ri­na y los in­di­cios del ca­len­ta­mien­to en el Me­di­te­rrá­neo, el Atlán­ti­co, el Ár­ti­co o la An­tár­ti­da. “Cuan­do el hie­lo va a pa­rar al mar –apun­ta–, que­da una par­te su­mer­gi­da que de­ja unas mar­cas en el fon­do ma­rino; gra­cias a esas mar­cas he­mos po­di­do re­cons­truir la ex­ten­sión del hie­lo de la An­tár­ti- prendido en al­ta mar al­gún des­al­ma­do.

El Grup de Re­cer­ca Con­so­li­dat de Geo­cièn­cies Ma­ri­nes de la UB, que di­ri­ge Ca­nals, tam­bién ha rea­li­za­do el pri­mer ma­pa del re­lie­ve sub­ma­rino de Ca­ta­lun­ya. La Unión Eu­ro­pea es la prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción de sus pro­yec­tos, que rea­li­za en co­la­bo­ra­ción con uni­ver­si­da­des de otros paí­ses. “Aho­ra, la ma­yo­ría de las ini­cia­ti­vas in­ter­na­cio­na­les es­tá di­ri­gi­da a eva­luar el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co”. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes en mar­cha abar­can des­de la bús­que­da de más cas­ca­das sub­ma­ri­nas –pró­xi­ma­men­te, en el Ár­ti­co– has­ta la iden­ti­fi­ca­ción de los lu­ga­res del Me­di­te­rrá­neo don­de se pue­den pro­du­cir tsu­na­mis.

Cuen­ta que aun­que na­ció le­jos del Me­di­te­rrá­neo, en To­rà (Llei­da), en su pa­so por la uni­ver­si­dad se dio cuen­ta de que si que­ría de­di­car­se a la ex­plo­ra­ción lo úni­co que que­da­ba por des­cu­brir geo­grá­fi­ca­men­te eran los fon­dos abi­sa­les.

LAURA GUE­RRE­RO

Del Me­di­te­rrá­neo a la An­tár­ti­da. Mi­quel Ca­nals, fo­to­gra­fia­do en la pla­ya de la No­va Icà­ria de Bar­ce­lo­na. A bor­do de bu­ques es­ce­no­grá­fi­cos ha na­ve­ga­do por to­do el mun­do: el Me­di­te­rrá­neo, el Atlán­ti­co, la An­tár­ti­da...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.