“La bue­na cri­sis nos con­du­ce a un mun­do pos­ma­te­ria­lis­ta”

La Vanguardia - - POLÍTICA -

Aho­ra ya nos da­mos cuen­ta de que es­to no fun­cio­na. La re­ce­sión eco­nó­mi­ca es la pun­ta del ice­berg de una cri­sis más am­plia. No sa­be­mos cuál es nues­tro lu­gar en el mun­do. Se­gui­mos con un ac­ti­tud de­pre­da­do­ra”. Jor­di Pi­gem diag­nos­ti­ca una so­cie­dad en­fer­mi­za, de una in­so­por­ta­ble le­ve­dad es­pi­ri­tual, hi­per­con­su­mis­ta, en­fren­ta­da al me­dio am­bien­te. Pe­ro, ac­to se­gui­do, lan­za un men­sa­je de op­ti­mis­mo al en­ten­der que la cri­sis, “es­ta bue­na cri­sis, nos brin­da una opor­tu­ni­dad de cu­ra­ción”. Jor­di Pi­gem es un fi­ló­so­fo atí­pi­co; reivin­di­ca el de­cre­ci­mien­to, la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, el mo­vi­mien­to slow y un ma­yor res­pe­to y co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za; re­fle­xio­na so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, el im­pac­to de los trans­gé­ni­cos, la bio­eco­no­mía o el peak oil y ha­ce su­ya la má­xi­ma “de na­da de­ma­sia­do”. Me­nos es más. De la Sim­pli­ci­dad ra­di­cal de Jim Mer­kel a la fru­ga­li­dad de Henry David Tho­reau en Wal­den.

Jor­di Pi­gem que­ría ser fí­si­co has­ta que a los 16 años, “en se­gun­do de BUP, vi que la fi­lo­so-

Fi­ló­so­fo atí­pi­co, ha­bla de cam­bio cli­má­ti­co, ‘peak oil’, de­cre­ci­mien­to y bio­eco­no­mía

fía tra­ta­ba pro­ble­mas de fon­do que yo me plan­tea­ba con fre­cuen­cia; ¿cuál es el sen­ti­do de la vi­da?”. Es­tu­dió Fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB) y tran­si­tó por dis­tin­tos ve­ri­cue­tos: “Bus­ca­ba una vi­sión cohe­ren­te del mun­do, que la fi­lo­so­fía tra­di­cio­nal no me da­ba”. Su pe­ri­plo in­te­lec­tual lo lle­vó has­ta el Schu­ma­cher Co­lle­ge de Darlington (Gran Bre­ta­ña); allí se apun­tó a un cur­so so­bre bio­lo­gía ho­lís­ti­ca en el que des­cu­brió co­mo pro­fe­so­ra a la pen­sa­do­ra in­dia Van­da­na Shi­va. En 1998 re­gre­só a es­te cen­tro pa­ra dar cla­ses, du­ran­te cin­co años, de fi­lo­so­fía de la cien­cia en el más­ter de Cien­cias Ho­lís­ti­cas. En Van­da­na Shi­va, con la que tra­bó cier­ta com­pli­ci­dad, y en Rai­mon Pa­nik­kar, so­bre quien es­cri­bió su te­sis doc­to­ral, in­tu­yó res­pues­tas.

Bue­na cri­sis es el tí­tu­lo de su pró­xi­mo li­bro, en el que des­gra­na las re­ce­tas pa­ra que el mun­do sal­ga de la UVI con re­no­va­das fuer­zas y áni­mos. “Mien­tras la eco­no­mía fun­cio­na, el con­su­mo es el camino ha­cia la fe­li­ci­dad, pe­ro cuan­do fa­lla te­ne­mos pro­ble­mas de va­lo­res, de­pre­sio­nes, adic­cio­nes...”. Pa­ra Pi­gem aho­ra es el mo­men­to de em­pren­der un cam­bio pro­fun­do y por eso ha­bla de bue­na cri­sis, la opor­tu­ni­dad pa­ra cu­rar­se y na­ve­gar ha­cia una so­cie­dad “más jus­ta y sos­te­ni­ble”. “No bas­ta con pe­que­ñas re­for­mas, hay que trans­for­mar nues­tros va­lo­res y re­con­si­de­rar cuál es nues­tra re­la­ción con la na­tu­ra­le­za; la bue­na cri- sis nos con­du­ce a un mun­do pos­ma­te­ria­lis­ta, al de­cli­ve del afán con­su­mis­ta y al cre­ci­mien­to in­te­rior.”

Dos mil años des­pués de la má­xi­ma de Del­fos “co­nó­ce­te a ti mis­mo”, Pi­gem con­clu­ye que “el te­rri­to­rio que nos que­da por des­cu­brir es el te­rri­to­rio hu­mano”. “No ten­dre­mos una so­cie­dad jus­ta has­ta que no nos co­noz­ca­mos a no­so­tros mis­mos. ¿Por qué lle­ga­mos a la bar­ba­rie? He­mos in­ven­ta­do más de 100.000 sus­tan­cias tó­xi­cas y te­ne­mos enor­mes pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción”. La gran re­vo­lu­ción es la de la cons­cien­cia y el re­to de Pi­gem es con­tri­buir a una “trans­for­ma­ción de la cons­cien­cia pa­ra cam­biar el mun­do, pa­ra ac­tuar de ma­ne­ra so­li­da­ria y eco­ló­gi­ca”. El dis­cur- so de es­te fi­ló­so­fo coin­ci­de en lo esen­cial con el que pue­de de­fen­der un ac­ti­vis­ta de un ONG eco­lo­gis­ta o el de una or­ga­ni­za­ción pro de­re­chos hu­ma­nos. Qui­zás en un con­tex­to de cam­bio cli­má­ti­co, de pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y de san­gran­tes ham­bru­nas las in­quie­tu­des de la fi­lo­so­fía só­lo pue­den ir en esa di­rec­ción.

En re­fe­ren­cia a ese em­pe­ño por ex­plo­rar la men­te, Pi­gem re­la­ta una es­ce­na que tu­vo lu­gar en un ash­ram (cen­tro de me­di­ta­ción y te­ra­pias orien­ta­les en que con­vi­ven maes­tros y alum­nos), de la In­dia. Un nor­te­ame­ri­cano le es­pe­ta al gu­rú: “Vo­so­tros sois muy es­pi­ri­tua­les pe­ro no­so­tros he­mos en­via­do al hom­bre a la Lu­na”. El gu­rú asien­te y re­pli­ca: “Sí, pe­ro no sa­béis quién es el hom­bre”.

Es­te fi­ló­so­fo bar­ce­lo­nés ama­ne­ce ca­da día de­lan­te del mar, en l'Es­ca­la, don­de se ins­ta­ló des­pués de su eta­pa en Gran Bre­ta­ña. De Darlington se tra­jo ex- ción en ca­ta­lán de su obra com­ple­ta.

El ho­lis­mo im­preg­na to­dos los ám­bi­tos de re­fle­xión de es­te ex­plo­ra­dor del pen­sa­mien­to, quien sub­ra­ya que “la reali­dad no es eso que se pue­de di­vi­dir en par­tes me­cá­ni­cas, sino que es al­go di­ná­mi­co y de­pen­dien­te. To­da­vía ve­mos el mun­do con pa­rá­me­tros del si­glo XIX, to­do com­par­ti­men­ta­do, pe­ro las co­sas son in­ter­de­pen­dien­tes”. Con­si­de­ra que es­ta eco­no­mía que ha en­tra­do en la UVI, la que no in­clu­ye la na­tu­ra­le­za, la que no ha vis­to que los re­cur­sos son fi­ni­tos, la de la de­be aho­ra ser más in­te­gra­do­ra. “Hay quien pien­sa que ya he­mos lle­ga­do al peak oil (techo de ex­trac­ción de pe­tró­leo) y no creo que ha­ya nin­gu­na al­ter­na­ti­va ener­gé­ti­ca que per­mi­ta man­te­ner el ac­tual ni­vel de con­su­mo; ca­da día des­apa­re­cen en­tre 50 y 200 es­pe­cies, el cam­bio cli­má­ti­co em­peo­ra...”. La cri­sis, aun­que bue­na, in­vi­ta a un cam­bio ra­di­cal.

INMA SAINZ DE BA­RAN­DA

Re­fle­xio­nes jun­to al Me­di­te­rrá­neo. Jor­di Pi­gem fo­to­gra­fia­do en el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Em­pú­ries. Es­te fi­ló­so­fo me­di­ta ca­da día con vis­tas al mar, en su ca­sa de l'Es­ca­la, don­de se ins­ta­ló tras su pa­so por Darlington

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.