Una pri­ma­tó­lo­ga pa­ra una nue­va era

Mag­da­le­na Ber­me­jo su­ma más de 25 años en Áfri­ca es­tu­dian­do el com­por­ta­mien­to de los pri­ma­tes

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - RO­SA M. BOSCH Bar­ce­lo­na

Ca­da día Mag­da­le­na Ber­me­jo ama­ne­ce en un cam­pa­men­to ins­ta­la­do en Nd­zéhi, un pe­da­zo de sel­va al nor­te de la Re­pú­bli­ca de Con­go, don­de vi­ven unos 3.000 go­ri­las. Acom­pa­ña­da de Ozo­ko Zef­he­rin, “el me­jor ras­trea­dor de Áfri­ca cen­tral”, si­gue la pis­ta de tres gru­pos de go­ri­las que ha bau­ti­za­do con los nom­bres de Mar­te. Jú­pi­ter y Mer­cu­rio. Es­ta psi­có­lo­ga bar­ce­lo­ne­sa lle­va más de 25 años en Áfri­ca es­tu­dian­do el com­por­ta­mien­to de los pri­ma­tes, y en las úl­ti­mas se­ma­nas ha es­ta­do en Es­pa­ña pa­ra re­ca­bar fon­dos que le per­mi­tan pro­se­guir con su pro­yec­to de pro­tec­ción de los go­ri­las y de me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da de la po­bla­ción con­go­le­ña.

¿Mag­da­le­na Ber­me­jo, su­pon­go?, pre­gun­ta La Van­guar­dia a la mu­jer me­nu­da que se acer­ca son­rien­do a una es­qui­na del Parallel, el ba­rrio de su in­fan­cia. Ber­me­jo no es el ex­plo­ra­dor David Li­vings­to­ne, pe­ro su vi­da en la sel­va la ha con­ver­ti­do en un per­so­na­je de re­fe­ren­cia en el mun­do de la pri­ma­to­lo­gía. Es­ta in­ves­ti­ga­do­ra dis­cre­ta y apa­ren­te­men­te frá­gil se ha ga­na­do la con­fian­za de las au­to­ri­da­des con­go­le­ñas, la com­pli­ci­dad de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les y la ad­mi­ra­ción y res­pe­to de sus co­le­gas cien­tí­fi­cos.

“Siem­pre he sen­ti­do pa­sión por Áfri­ca, de pe­que­ña veía los do­cu­men­ta­les de ani­ma­les y lue- go pre­sen­cié esa ima­gen de Ja­ne Goo­dall y los chim­pan­cés an­dan­do uno de­trás de otro, con ese rit­mo, ese or­den... Y pen­sé: ‘¿Es­to es tra­ba­jo?’ De­ci­dí de­di­car­me a los pri­ma­tes y acon­se­ja­da por Jor­di Sa­ba­ter Pi es­tu­dié Psi­co­lo­gía”, cuen­ta mien­tras sor­be un te y apu­ra sus úl­ti­mos mo­men­tos en Bar­ce­lo­na. Es­tá sa­tis­fe­cha por- que ha ce­rra­do un acuer­do con el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te que le per­mi­ti­rá se­guir con sus pro­yec­tos en Con­go.

Des­de que en 1982 via­jó a Se­ne­gal pa­ra es­tu­diar la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de los chim­pan­cés a un há­bi­tat ári­do, su vi­da ha es­ta­do vin­cu­la­da a Áfri­ca. A los chim- pan­cés le si­guie­ron, en 1988, los bo­no­bos, en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Con­go, y a prin­ci­pios de los 90 em­pren­dió su aven­tu­ra con los go­ri­las de lla­nu­ra de Los­si, en la Re­pú­bli­ca de Con­go.

Re­cha­zan­do pa­re­ci­dos con otras mu­je­res que han po­pu­la­ri­za­do la pri­ma­to­lo­gía, co­mo la Dian Fos­sey que se ais­ló del mun­do pa­ra de­fen­der y mo­rir por los go­ri­las, Ber­me­jo re­mar­ca que su prio­ri­dad son las per­so­nas. Su pro­yec­to pre­ten­de in­vo­lu­crar a la po­bla­ción en la con­ser­va­ción de los go­ri­las y en la ges­tión de los es­pa­cios pro­te­gi­dos, que los con­go­le­ños vean que les sa­le más a cuen­ta con­ser­var que ca­zar. Re­cuer­da que su ex­pe­rien­cia en Los­si fue agri­dul­ce: de un la­do, lo­gró que los ve­ci­nos de la zo­na se vol­ca­ran con en­tu­sias­mo y or­gu­llo en la de­fen­sa de los go­ri­las y en el 2000 con­si­guie­ron que Los­si fue­ra de­cla­ra­do san­tua­rio de go­ri­las. Pe­ro “en­tre el 2002 y el 2003 el ébo­la ma­tó al 93% de los go­ri­las de di­fe­ren­tes zo­nas de Los­si, 5.000 ejem­pla­res”. Ese fue un du­ro gol­pe pa­ra Ber­me­jo y pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na.

Ha­ce un año se ins­ta­ló unos 14 ki­ló­me­tros al nor­te de Los­si, en Nd­zéhi, cer­ca del par­que na­cio­nal de Od­za­la. En Nd­zéhi el re­to es el mis­mo: tra­ba­jar con el Go­bierno pa­ra crear una re­ser­va o un san­tua­rio de go­ri­las y ofre­cer a los ca­za­do­res al­ter­na­ti­vas fo­men­tan­do el eco­tu­ris­mo y crean­do el pri­mer co­lle­ge de ras­trea­do­res de Áfri­ca cen­tral. “Du­ran­te es­tos dos años se­gui­ré in­ves­ti­gan­do el com­por­ta­mien­to de los go­ri­las,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.