Manuel Gi­bert, un bar­ce­lo­nés cla­ve

La Vanguardia - - POLÍTICA -

No es exa­ge­ra­do ca­li­fi­car a Manuel Gi­bert co­mo el pri­mer bar­ce­lo­nés del Ei­xam­ple: el no­ví­si­mo ba­rrio na­ció al ser pues­ta por Isa­bel II la pri­me­ra pie­dra de su ca­sa, que es­ta­ba si­tua­da en la par­te al­ta del in­te­rior de la pla­za de Ca­ta­lun­ya. Bar­ce­lo­na, ciu­dad en la que ha­bía na­ci­do (1795) y muer­to (1873) Manuel Gi­bert i Sans, de­be mu­cho a es­te re­le­van­te ciu­da­dano, ejem­plar y pro­gre­sis­ta.

Ape­les Mes­tres, que lo te­nía por una de las fi­gu­ras más pres­ti­gio­sas, mo­de­lo de fir­me­za, co­rrec­ción y ca­ba­lle­ro­si­dad, lo des­cri­bió en es­tos tér­mi­nos: ele­va­da es­ta­tu­ra, tie­so co­mo un ocho, ros­tro arru­ga­do, ojos muy vi­va­ra­chos, pei­na­ba ca­nas, ex­pre­sión tan enér­gi­ca co­mo bon­da­do­sa.

Vi­vía en la ca­lle Cò­dols 12, es­qui­na Es­cu­de­llers, ca­sa que fue de­rri­ba­da pa­ra que el ban­que­ro Ar­nús pu­die­ra ur­ba­ni­zar lo que fue el pa­sa­je del Re­llot­ge.

Fue el se­gun­do pre­si­den­te de la com­pa­ñía del fe­rro­ca­rril Bar­ce­lo­na-Ma­ta­ró, y con­si­guió ha­cer arri­bar es­ta lí­nea has­ta el Em­pal­me.

Era co­rre­gi­dor, lue­go de­no­mi­na­do go­ber­na­dor ci­vil, du­ran­te el his­tó­ri­co de­rri­bo de las mu­ra­llas.

Pres­tó al Ayun­ta­mien­to 350.000 pe­se­tas pa­ra que se rea­li­za­ran los pla­nos del Ei­xam­ple.

Re­cha­zó el tí­tu­lo no­bi­lia­rio que le ofre­ció Isa­bel II.

Ig­no­ro si la for­tu­na la hi­zo co­mo abo­ga­do, ti­tu­la­do en la uni­ver­si­dad de Cer­ve­ra, o la te­nía por he­ren­cia, el ca­so era que se en­con­tra­ba en los pri­me­ros con­tri­bu­yen­tes de su tiem­po.

Su mi­li­tan­cia li­be­ral le lle­vó a en­ro­lar­se en la pro­gre­sis­ta Mi­li­cia Na­cio­nal, que de­fen­día la Cons­ti­tu­ción con los ar­gu­men­tos de las ar­mas si era ne­ce­sa­rio. Co­mo teniente es­ta­ba de guar­dia en 1814 en La Jon­que­ra cuan­do re­gre­só El Desea­do en tie­rra pa­tria, y la es­ce­na fue pro­pia de lo muy bru­to que era Fer­nan­do VII: en lu­gar de emo­cio­nar­se, le pe­ga­ba den­te­lla­das a un cuar­to de po­llo hor­nea­do, en­vuel­to en pa­pel de es­tra­za. En ca­li­dad de co­man­dan­te man­da­ba el ba­ta­llón n.º 8 de lí­nea, que es­ta­ba acuar­te­la­do en el con­ven­to de Mon­tsió; fue en­ton­ces cuan­do tu­vo la idea de or­ga­ni­zar un bai­le allí mis­mo con el fin de re­cau­dar fon­dos que per­mi­tie­ran uni­for­mar de­bi­da­men­te a su tro­pa. El éxi­to con­se­gui­do le in­du­jo a cons­truir lue­go un tea­tro pa­ra dar fun­cio­nes de ar­te dra­má­ti­co y lí­ri­co, aun­que al per­ca­tar­se de que fal­ta­ban ac­to­res, Gi­bert su­gi­rió crear unas cá­te­dras de de­cla­ma­ción y de mú­si­ca; és­ta fue el em­brión del Con­ser­va­to­rio Su­pe­rior de Mú­si­ca del Li­ceu.

Con­si­guió ser re­ci­bi­do por la rei­na Ma­ría Cris­ti­na pa­ra que al Li­ceo Fi­lar­mó­ni­co-Dra­má­ti­co que él pre­si­día le fue­ra con­ce­di­da ofi­cial­men­te la fin­ca de la Ram­bla que ya ocu­pa­ba y el per­mi­so pa­ra po­ner en pie un gran tea­tro que in­cor­po­ra­ra el nom­bre de Isa­bel II. Do­nó 400.000 pe­se­tas pa­ra la cons­truc­ción del Gran Tea­tre del Li­ceu, lo que le dio el tí­tu­lo de pro­pie­dad de un pal­co y 24 bu­ta­cas de pla­tea. Fue nom­bra­do pre­si­den­te ho­no­ra­rio. A raíz de la des­truc­ción oca­sio­na­da por el in­cen­dio de 1861, no apor­tó ca­pi­tal al­guno pa­ra su re­cons­truc­ción, aun­que, en su ca­li­dad de due­ño de un lo­cal de la plan­ta ba­ja, ce­dió sus de­re­chos pa­ra tal fin.

AR­CHI­VO

Gi­bert fun­dó el Li­ceo Fi­lar­mó­ni­co-Dra­má­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.