Gis­pert, el del Li­ceu y el Cer­cle del Li­ceu

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

El nom­bre de Gis­pert só­lo apa­re­ce men­cio­na­do cuan­do se cuen­ta la fun­da­ción del Li­ceu y tam­bién la del Cer­cle del Li­ceu. Apa­re­ce evo­ca­do con cua­tro da­tos y al­gún que otro ad­je­ti­vo. Era de la­men­tar que no su­pié­ra­mos na­da más de un per­so­na­je cla­ve, en un mo­men­to cru­cial.

Fuen­tes fa­mi­lia­res, fru­to de la in­ves­ti­ga­ción y de la tra­di­ción oral, me han per­mi­ti­do ac­ce­der a un buen cau­dal de in­for­ma­ción, que a ren­glón se­gui­do tra­ta­ré de hi­lar con el fin de col­mar un va­cío in­jus­to.

Joa­quim de Gis­pert i An­glí vio la luz en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da bar­ce­lo­ne­sa en 1799 y fa­lle­ció en 1889. Su pa­dre, Ma­rià, era juez y vo­cal de la Jun­ta de Co­me­rç.

Los pri­me­ros re­cuer­dos que gus­ta­ba de con­tar Joa­quim de Gis­pert eran los li­ga­dos con el si­tio que los fran­ce­ses ha­bían im­pues­to a Gi­ro­na, don­de se en­con­tra­ba su fa­mi­lia en aque­llos días; y to­da ella ayu­da­ba a pre­pa­rar las bom­bas pa­ra de­fen­der­se del ase­dio.

Era un ji­ne­te for­mi­da­ble, lo que le fa­ci­li­tó en­cua­drar­se en di­ver­sos cuer­pos ar­ma­dos, en ple­na gue­rra car­lis­ta: ca­de­te del cuer­po de Reales Guar­dias Va­lo­nes, ca­pi­tán de Mi­li­cias Pro­vin­cia­les, vo­lun­ta­rio de la Mi­li­cia Na­cio­nal, co­man­dan­te de Lan­ce­ros. Re­nun­ció a ejer­cer el man­do mi­li­tar.

Su nie­to lo des­cri­bió así: ru­bio, es­ta­tu­ra me­dia­na, del­ga­do, enér­gi­co, no­ble y em­pren­de­dor. Él mis­mo se de­fi­nía co- mo “mo­nár­qui­co li­be­ral, mi­li­tan­te del par­ti­do mo­de­ra­do”. Con oca­sión del bom­bar­deo y re­pre­sión des­en­ca­de­na­dos por Es­par­te­ro con­tra los bar­ce­lo­ne­ses, fue bus­ca­do inú­til­men­te pa­ra ser fu­si­la­do.

Ca­só con la ma­dri­le­ña Pi­lar de Yan­guas-Ve­lan­dia, per­te­ne­cien­te a la no­ble­za de Ná­je­ra y da­ma de com­pa­ñía de la rei­na, de ahí que el pa­drino fue­ra Fer­nan­do VII y la bo­da se ce­le­bra­ra en pa­la­cio. Ocho hi­jos fue­ron el fru­to de aquel ma­tri­mo­nio.

Fue ar­chi­ve­ro del Real Te­so­ro, vi­si­ta­dor de ren­tas, es­cri­bano de la Au­dien­cia y miem­bro del Con­se­jo de la Rei­na.

El ger­men de la fun­da­ción del Li­ceu se ori­gi­na en el Li­ceo Mon­te­sión, or­ga­ni­za­do por un ba­ta­llón de la Mi­li­cia Na­cio­nal. De ahí sur­gió al po­co el Li­ceo Fi­lar­mó­ni­coD­ra­má­ti­co de Do­ña Isa­bel II, obra de un gru­po de en­tu­sias­tas

Al pun­to des­co­lló en­tre aque­llos me­ló­ma­nos De Gis­pert, quien ha­cía gala de en­tu­sias­mo, ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción y es­tra­te­gia se­duc­to­ra pa­ra con­ven­cer a quien hi­cie­ra fal­ta. Con to­da na­tu­ra­li­dad los de­más aca­ba­ron por de­le­gar en él la res­pon­sa­bi l i dad de la ges­tión.

Se re­pi­te que la con­ce­sión re­gia del con­ven­to pa­ra la Ram­bla pa­ra le­van­tar el Li­ceu se ob­tu­vo gra­cias a la me­dia­ción de Josep de Gis­pert, su her­mano, quien re­si­día en la ca­pi­tal y es­ta­ba bien in­tro­du­ci­do. No es cier­to, era él mis­mo quien tra­ta­ba a gen­te muy prin­ci­pal y se mo­vía bien en las es­fe­ras del po­der.

Lo­gró po­ner en pie el tea­tro de su sue­ño, pe­ro se arrui­nó.

Au­nó vo­lun­ta­des pa­ra fun­dar el Cer­cle del Li­ceu, que pa­só a pre­si­dir en 1860.

El es­plen­dor de la bur­gue­sía que mo­der­ni­zo la Bar­ce­lo­na que hi­zo po­si­ble el Ei­xam­ple se ex­pli­ca me­dian­te per­so­na­jes de ta­lla, co­mo la de Joa­quim de Gis­pert.

AR­CHI­VO GIS­PERT

Joa­quim de Gis­pert era de un di­na­mis­mo con­ta­gio­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.