Cá­te­dra con his­to­ria

DIE­GO RI­BAS MU­JAL (1922-2011) Pro­fe­sor de his­to­lo­gía clá­si­ca

La Vanguardia - - NECROLOGICAS - JA­CINT COR­BE­LLA Pre­si­den­te de la Reial Aca­dè­mia de Me­di­ci­na de Ca­ta­lun­ya

Die­go Ri­bas ha per­te­ne­ci­do a la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. de pro­fe­so­res de la his­to­lo­gía clá­si­ca en las fa­cul­ta­des de me­di­ci­na. La his­to­lo­gía, ana­to­mía mi­cros­có­pi­ca, se ocu­pa del es­tu­dio de los te­ji­dos, mien­tras la ana­to­mía se ocu­pa­ba más de los ór­ga­nos. El in­cre­men­to en la re­so­lu­ción de la ima­gen y las nue­vas téc­ni­cas pa­sa­ron el cen­tro del es­tu­dio mor­fo­ló­gi­co a las cé­lu­las (ci­to­lo­gía), pe­ro bien pron­to se en­tre­la­zó el es­tu­dio de la for­ma y fun­ción en el con­cep­to de Bio­lo­gía Ce­lu­lar. Es­ta, a su vez, se va di­fe­ren­cian­do con ra­pi­dez en otras áreas de es­tu­dio, la más co­no­ci­da la ge­né­ti­ca, y el ca­mino si­gue.

Pe­ro hu­bo un tiem­po, no tan le­jano, en que en una mis­ma uni­dad do­cen­te se reunían los con­cep­tos de his­to­lo­gía y ana­to­mía pa­to­ló­gi­ca. Así fue­ron las cá­te­dras de nues­tras fa­cul­ta­des de me­di­ci­na des­de San­tia­go Ramón y Ca­jal, el pri­mer pro­fe­sor de es­tas ma­te­rias en Bar­ce­lo­na, has­ta Die­go Ri­bas, su cuar­to su­ce­sor. Fue pre­ci­sa­men­te Ri­bas, ya pro­fe­sor en Bar­ce­lo­na, quién des­do­bló su cá­te­dra en tres. Pri­me­ro li­be­ró la ana­to­mía pa­to­ló­gi­ca (1980) y más tar­de la bio­lo­gía ce­lu­lar, con­ser­van­do él la His­to­lo­gía.

Die­go Ri­bas na­ció en Man­re­sa el 5 de enero de 1922 y fa­lle­ció el pa­sa­do 15 de fe­bre­ro del 2011. Se li­cen­ció en me­di­ci­na en Bar­ce­lo­na, en 1947, con premio ex­traor­di­na­rio. Fue pro­fe­sor adjunto, con el doc­tor Ju­lio G. Sán­chez Lu­cas, de 1948 a 1960.

Tu­vo dos eta­pas de for­ma­ción ale­ma­na y en 1960 ga­nó la cá­te­dra de la fa­cul­tad de San­tia­go de Com­pos­te­la; en 1965 pa­só a la de Se­vi­lla, don­de fue vi- ce­de­cano, y en 1971 a la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, don­de fue vi­ce­rrec­tor, con el pro­fe­sor Arturo Ca­ba­lle­ro. Siem­pre se man­tu­vo en un lu­gar de ser­vi­cio, sin que­rer es­tar en el pri­mer plano.

Su vi­sión cla­ra de la evo­lu­ción de la cien­cia, y su ge­ne­ro­si­dad pa­ra no man­te­ner po­si­cio­nes de do­mi­nio ni pri­vi­le­gio le lle­va­ron a bus­car la pro­mo­ción de sus dis­cí­pu­los. De su es­cue­la, en las tres uni­ver­si­da­des men­cio­na­das, han sa­li­do has­ta una de­ce­na de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios al má­xi­mo ni­vel. Fue director del ser­vi­cio de ana­to­mía pa­to­ló­gi­ca del hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na, has­ta que se des­do­bló la cá­te­dra.

Su obra cien­tí­fi­ca ha si­do im­por­tan­te: la prin­ci­pal lí­nea ha si­do el es­tu­dio de la ter­mi­na­ción ner­vio­sa en la unión con el múscu­lo: la pla­ca mo­to­ra. Qui­zá fue de­ter­mi­nan­te un bro­te de tri­qui­no­sis que afec­tó a la ciu­dad de Man­re­sa ha­cia el año 1950, muy es­tu­dia­do por Ri­bas, des­de el pun­to de vis­ta diag­nós­ti­co y ex­pe­ri­men­tal. En su mo­men­to fue la pri­me­ra au­to­ri­dad del país en es­te te­ma, por lo de­más mi­no­ri­ta­rio.

Muy me­ticu­loso y exi­gen­te con su pro­pio tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, Ri­bas di­ri­gió más de vein­ti­cin­co te­sis doc­to­ra­les y de ellas sie­te con­si­guie­ron premio ex­traor­di­na­rio. Otras lí­neas de es­tu­dio que abar­có fue­ron la neu­ro­se­cre­ción hi­po­fi­sa­ria –y la ar­te­rios­cle­ro­sis de las ca­ró­ti­das– en un tiem­po en que el te­ma se es­tu­dia­ba muy po­co aquí y la pa­to­lo­gía ma­ma­ria.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.