Hay fút­bol tras Ga­da­fi

La nue­va Li­bia abre hoy el tor­neo con­tra Gui­nea Ecua­to­rial

La Vanguardia - - DEPORTES - XA­VIER MAS DE XAXÀS Bar­ce­lo­na

Li­bia es­tre­na hoy la Co­pa de Áfri­ca. Jue­ga el par­ti­do inau­gu­ral en Ba­ta, con­tra uno de los an­fi­trio­nes, Gui­nea Ecua­to­rial. Los ju­ga­do­res lu­ci­rán la nue­va ca­mi­se­ta na­cio­nal con los co­lo­res ro­jo, ne­gro y ver­de de la nue­va ban­de­ra, y su en­tre­na­dor, el bra­si­le­ño Mar­cos Pa­que­tá, ase­gu­ra que “van a ju­gar con el co­ra­zón, lo van a dar to­do por su pue­blo”.

Es­tar en­tre los die­ci­séis me­jo­res equi­pos de Áfri­ca ha si­do un mi­la­gro. La fa­se de cla­si­fi­ca­ción arran­có con Ga­da­fi en el po­der. La guerra ci­vil diez­mó al equi­po. Hu­bo ju­ga­do­res que to­ma­ron las ar­mas en el ban­do re­bel­de, pe­ro la es­tre­lla, Ta­riq al Taib, apo­yó a Ga­da­fi. Los par­ti­dos de ca­sa tu­vo que ju­gar­los en Ba­ma­ko y El Cai­ro, y a puer­ta ce­rra­da por mie­do al te­rro­ris­mo. El par­ti­do de­ci­si­vo fue en Zam­bia, el pa­sa­do 8 de oc­tu­bre. Ga­da­fi es­ta­ba aco­rra­la­do y al equi­po vol­vie­ron los ju­ga­do­res del fren­te. Ta­riq al Taib se ha­bía re­fu­gia­do en Ku­wait. El equi­po lu­ció ya los nue­vos co­lo­res. El em­pa­te a ce­ro cla­si­fi­có a las dos se­lec­cio­nes. Li­bia acu­día a la Co­pa de Áfri­ca por ter­ce­ra vez y el fút­bol, por fin, se ha­bía li­be­ra­do del es­per­pen­to ga­da­fis­ta.

Du­ran­te la dic­ta­du­ra de Ga­da­fi to­do es­ta­ba ama­ña­do pa­ra que siem­pre ga­na­ran los equi­pos de Trí­po­li. En ellos ju­gó Saa­di Ga­da­fi, hi­jo del dic­ta­dor y res­pon­sa­ble de nu­me­ro­sos crí­me­nes co­mo je­fe de las fuer­zas de éli­te du­ran­te la guerra ci­vil. Hoy es­tá re­fu­gia­do en Ní­ger, pe­ro ha­ce tres me­ses era una de las per­so­nas más te­mi­das en Li­bia. De­ci­día quién vi­vía y quién mo­ría y es­ce­ni­fi­ca­ba su po­der en el fút­bol. Sólo él po­día ser nom­bra­do. El res­to de ju­ga­do­res no te­nía más iden­ti­dad que la de su dor­sal. Los equi­pos ri­va­les es­ta­ban obli­ga­dos a ju­gar, per­der y no que­jar­se.

El so­me­ti­mien­to fue de­ma­sia­do pa­ra el Al Ahly de Ben­ga­si, el gran ri­val de los equi­pos tri­po­li­ta­nos. An­tes de un par­ti­do con­tra el Al Ahly de Trí­po­li, en el año 2000, los ju­ga­do­res pa­sea­ron a un burro ves­ti­do con la ca­mi­se­ta de Saa­di. En el des­can­so, de­ci­die­ron re­ti­rar­se en pro­tes­ta por el ar­bi­tra­je. Saa­di mo­vi­li­zó a las fuer­zas de éli­te pa­ra obli­gar­les a vol­ver. Per­die­ron por 3-0 y la avia­ción bom­bar­deó la se­de del club, que fue re­le­ga­do a Se­gun­da, don­de es­tu­vo cas­ti­ga­do siete años.

Saa­di Ga­da­fi, que pre­si­dió la Fe­de­ra­ción Li­bia de Fút­bol, sal­tó al cal­cio de la mano de Ma­ra­do­na, su con­se­je­ro, y del ve­lo­cis­ta Ben John­son, su en­tre­na­dor per­so­nal. Dio po­si­ti­vo por dro­gas tras su pri­mer par­ti­do con el Pe­ru­gia y ju­gó otro con el Udi­ne­se an­tes de re­ti­rar­se, in­ca­paz de com­pa­gi­nar la com­pe­ti­ción con una vi­da noc­tur­na desor­bi­ta­da. El 17 de fe­bre­ro del 2011 es­ta­ba en Ben­ga­si, atrin­che­ra­do en el cuar­tel que asal­ta­ron los re­bel­des en el pri­mer ac­to de la re­vo­lu­ción. Es­ca­pó por los pe­los.

El fút­bol, que ayu­da a ex­pli­car el mun­do, en­fren­ta­rá hoy a una dic­ta­du­ra apun­ta­la­da por el pe­tró­leo (Gui­nea Ecua­to­rial) con­tra una re­pú­bli­ca (Li­bia) que ha ma­ta­do al dic­ta­dor que se cre­yó, gra­cias tam­bién al pe­tró­leo, el rey de los re­yes de Áfri­ca.

KA­RIM SAHIB / AFP

El li­bio Ra­bie Al La­fi an­te Drog­ba en un amis­to­so re­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.