Una pe­que­ña me­mo­ria

La Vanguardia - - OPINIÓN - Re­mei Mar­ga­rit

Na­cí en Sit­ges du­ran­te la Re­pú­bli­ca y en el Re­gis­tro Ci­vil pu­sie­ron mi nom­bre: Re­mei. Du­ran­te el fran­quis­mo mi nom­bre pa­só a ser Re­me­dios en to­das las ins­crip­cio­nes ofi­cia­les que te­nía que ha­cer, es­cue­la, car­nets y cual­quier do­cu­men­to. Las mon­jas de mi es­cue­la te­nían la cos­tum­bre de lla­mar­nos por el ape­lli­do, era una cla­se de des­per­so­na­li­za­ción, pe­ro no tan fuer­te co­mo cam­biar el nom­bre de pi­la, to­do un de­ta­lle.

El he­cho es que el fran­quis­mo se to­mó la mo­les­tia de pa­gar a gen­te pa­ra que tra­du­je­ra los nom­bres de pi­la que cons­ta­ban en los re­gis­tros ci­vi­les. Doy fe por­que cuan­do lle­gó la de­mo­cra­cia, lo pri­me­ro que hi­ce fue ir al Re­gis­tro Ci­vil de Sit- ges a re­cu­pe­rar mi nom­bre de pi­la, Re­mei, y allí pu­de com­pro­bar que mi nom­bre en ca­ta­lán es­ta­ba ta­cha­do y al la­do fi­gu­ra­ba el nom­bre tra­du­ci­do en len­gua cas­te­lla­na.

De ma­ne­ra que no es un te­ma me­nor pa­ra los que quie­ren con­tro­lar­lo to­do: la len­gua en la cual es­tán ins­cri­tos los nom­bres pro­pios es al­go que les mo­les­ta por­que for­ma par­te de una cul­tu­ra di­fe­ren­te, y ya es evi­den­te que los ata­ques con­tra las cul­tu­ras di­fe­ren­tes for­man par­te de los sis­te­mas to­ta­li­ta­rios.

Ex­pli­co es­to por­que me pa­re­cen gra­ves los cam­bios in­tro­du­ci­dos en los to­pó­ni­mos, co­mo por ejem­plo que Maó pa­se a nom­brar­se otra vez Mahón. Es­to no es un ca­pri­cho de un so­lo di­ri­gen­te, eso for­ma par­te de un pro­gra­ma in­vo­lu­ti­vo y des­per­so­na­li­za­dor del te­rri­to­rio.

Ha­ce ya trein­ta y cin­co años que vi­vi­mos en de­mo­cra­cia y lo que he­mos con­se­gui­do en li­ber­ta­des y au­to­no­mía no nos lo po­de­mos de­jar qui­tar por­que ha­ya unos per­so­na­jes si­nies­tros que va­yan ha­cia la in­vo­lu­ción po­lí­ti­ca.

Ba­jo el le­ma de que la len­gua cas­te­lla­na es la len­gua ofi­cial del Es­ta­do se in­ten­ta cas­te­lla­ni­zar to­do otra vez co­mo trein­ta y cin­co años atrás. Es pre­ci­so ir con mu­cho cui­da­do, por­que es­tos de­ta­lles son una mues­tra de lo que se es­tá ha­cien­do al país.

Y si es­to em­pie­za a ir de es­ta ma­ne­ra, ya de­ja de ser creí­ble lo que el Go­bierno ex­pli­que de la eco­no­mía, de los re­cur­sos, de los pac­tos con la Unión Eu­ro­pea y de lo que han de ha­cer por­que se les or­de­na, o tal vez por­que quie­ren ha­cer­lo por ideo­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.