La pro­tes­ta de ETA

Las huel­gas de ham­bre de eta­rras tie­nen más de cua­ren­ta años, la de Uri­bet­xe­be­rria es, de mo­men­to, la úl­ti­ma

La Vanguardia - - LA SEGUNDA - FLO­REN­CIO DO­MÍN­GUEZ

La huel­ga de ham­bre en apo­yo al pre­so Jo­su Uri­bet­xe­be­rria es la úl­ti­ma de una prác­ti­ca que se re­mon­ta a 1966, y que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo po­lí­ti­co la mo­vi­li- za­ción del en­torno so­cial afín a la ban­da ar­ma­da, si bien no siem­pre ha con­ta­do con el apo­yo de los pro­pios pre­sos par­ti­ci­pan­tes en el ayuno.

La pri­me­ra huel­ga de ham­bre de un pre­so eta­rra arran­có el 6 de enero de 1966. Des­de en­ton­ces los re­clu­sos de ETA han uti­li­za­do ese re­cur­so de pro­tes­ta en in­fi­ni­dad oca­sio­nes, a pe­sar de crear ten­sio­nes in­ter­nas en­tre los pre­sos y no ofre­cer re­sul­ta­dos. Mo­vi­li­zar al en­torno so­cial afín a ETA sue­le ser el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­tas con­vo­ca­to­rias, co­mo se es­tá po­nien­do de ma­ni­fies­to en la pro­tes­ta or­ga­ni­za­da con la ex­cu­sa de apo­yar la ex­car­ce­la­ción de Jo­su Uri­bet­xe­be­rria Bo­li­na­ga.

El des­cu­bri­mien­to de que el cán­cer que pa­de­ce el se­cues­tra­dor de Or­te­ga La­ra se ha­bía agra­va­do pro­vo­có es­ta se­ma­na una con­vo­ca­to­ria ace­le­ra­da de ayu­nos en las cár­ce­les y mo­vi­li­za­cio­nes en el ex­te­rior con el ob­je­ti­vo in­me­dia­to de lo­grar su pues­ta en li­ber­tad. Y una vez en mar­cha la ma­qui­na­ria de las pro­tes­tas, la iz­quier­da aber­tza­le ha de­ci­di­do ex­ten­der­la pa­ra que tam­bién sean ex­car­ce­la­dos otros tre­ce re­clu­sos con en­fer­me­da­des gra­ves.

La en­fer­me­dad de Uri­bet­xe­be­rria se ha cru­za­do con la agen­da de ETA y la iz­quier­da aber­tza­le que te­nían mar­ca­da co­mo una ur­gen­cia po­lí­ti­ca la cues­tión de los pre­sos. Con­se­guir la li­ber­tad de los en­fer­mos, pri­me­ro, el tras­la­do a cár­ce­les vas­cas, des­pués, y la ex­car­ce­la­ción de­fi­ni­ti­va de to­dos los re­clu­sos son las re­cla­ma­cio­nes que es­tán plan­tea­do tras el anun­cio eta­rra de aban­dono de la vio­len­cia efec­tua­do en oc­tu­bre.

Agi­tar a la so­cie­dad vas­ca me­dian­te la te­cla de la so­li­da­ri­dad con los pre­sos es una vie­ja he­rra­mien­ta que el mun­do de ETA usa des­de ha­ce mu­chos años. Las huel­gas de ham­bre de los pre­sos son uno de los me­ca­nis­mos pa­ra des­per­tar esa so­li­da­ri­dad, pe­ro tam­bién pro­vo­can ten­sio­nes en la ban­da, tal y co­mo se re­fle­ja en una car­ta de Jo­se­ba Urru­so­lo Sis­tia­ga es­cri­ta des­de una cár­cel de Fran­cia, en la que se mos­tra­ba dis­con­for­me con la es­tra­te­gia: “No es­toy de acuer­do con plan­tea­mien­tos de ese ti­po ya que a los que se su­po­ne que va­mos a ha­cer reac­cio­nar ya es­tán en mo­vi­mien­to, es de­cir, nues­tras fa­mi­lias y ami­gos, los de siem­pre. No me pa­re­cen bien las huel­gas de ham­bre que se ha­cen a tur­nos de cua­tro días, de una se­ma­na o de un día y que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo ser un re­vul­si­vo. Ade­más, sé de so­bra que se tra­ta de man­te­ner las apa­rien­cias y no me pa­re­ce na­da se­rio”.

Una de las huel­gas de ham­bre de más im­pac­to me­diá­ti­co por la re­le­van­cia del personaje fue la de Iña­ki de Jua­na Chaos, a ca­ba­llo en­tre el 2006 y el 2007, en ple­na ne­go­cia­ción del Go­bierno con ETA. Fue una de­ci­sión in­di­vi­dual, sin con­sul­tar con na­die, que ca­breó a mu­chos de sus com­pa­ñe­ros. “Las huel­gas de ham­bre que lle­vó a ca­bo el mi­li­tan­te Iña­ki han si­do un obs­tácu­lo gran­de en el al­to el fue­go –es­cri­bió un eta­rra en el 2008–. Iña­ki es un gran mi­li­tan­te, lo sa­be­mos, pe­ro un sol- da­do, a pe­sar de ser muy bueno, no pue­de con­di­cio­nar la pla­ni­fi­ca­ción del Al­to Es­ta­do”.

A pe­sar del ma­les­tar, ETA res­pal­dó a De Jua­na y ame­na­zó al con rom­per la tregua si el eta­rra fa­lle­cía, lo que obli­gó al Go­bierno a rea­li­zar ca­brio­las en el alam­bre pa­ra ges­tio­nar la si­tua­ción.

Las de­ci­sio­nes so­bre las huel­gas de ham­bre las han to­ma­do siem­pre los res­pon­sa­bles de ETA, tal y co­mo se­ña­la­ba el juez Gar­zón en un au­to de pro­ce­sa­mien­to a los di­ri­gen­tes de las Ges­to­ras pro am­nis­tía. El juez sos­te­nía que “los res­pon­sa­bles de ETA-Ekin” eran quie­nes mar­ca­ban “las fun­cio­nes que ha de desa­rro­llar y las ini­cia­ti­vas con­cre­tas que han de po­ner en mar­cha, ta­les co­mo ‘las huel­gas de ham­bre’ en so­li­da­ri­dad con los pre­sos”.

Los je­fes eta­rras de­ci­den y, a tra­vés del apa­ra­to de ma­kos se trans­mi­ten las con­sig­nas a las cár­ce­les. La cú­pu­la de ETA de­ci­de pe­ro quie­nes de­ben eje­cu­tar son los pre­sos, lo que ha pro­vo­ca­do pro­tes­tas de los re­clu­sos de la ban­da con­tra esas con­sig­nas: “Vuestras propuestas siem­pre tie­nen ac­cio­nes de do­lor, siem­pre son ayu­nos, cha­peos, huel­gas de ham­bre... Nun­ca na­da agra­da­ble o de re­cuer­do. ¿Por­qué te­ne­mos siem­pre que ha­cer los mis­mos ti­pos de ac­cio­nes?”, es­cri­bía un pre­so en una car­ta que fue in­ter­ve­ni­da a Mi­kel An­tza. “Un día sin co­mer no su­po­ne na­da, pe­ro es­toy en con­tra de esa pos­tu­ra sis­te­má­ti­ca. Lo que su­ce­de es que a lo lar­go del año hay mu­chas ac­cio­nes y to­das en la mis­ma lí­nea, y ¿qué con­se­gui­mos? En­fa­dar­nos en­tre no­so­tros. Yo pre­fie­ro más que ha­cer un ayuno, ha­cer un al­muer­zo”.

Na­go­re Múgica, una eta­rra amo­nes­ta­da por la di­rec­ción de la ban­da por no se­cun­dar una huel­ga de ham­bre du­ran­te su en­car­ce­la­mien­to en Fran­cia, es­cri­bió una res­pues­ta in­dig­na­da: “De­cían que si no ha­go huel­ga de ham­bre que al me­nos que to­ma­ra par­te en la lu­cha de so­li­da­ri­dad. Pe­ro ese tío que lo ha es­cri­to es un ca­brón!! (...) que no ven­ga dan­do lec­cio­nes que ade­más si te des­cui­das el que lo ha es­cri­to qui­zás no ha­ya he­cho ni un ayuno o qui­zás no co­noz­ca el mako sólo de oí­das”.

Las re­ti­cen­cias de los pre­sos se ma­ni­fies­tan en las tram­pas que ha­cen mu­chos pa­ra afron­tar su huel­ga de ham­bre par­ti­cu­lar: ha­cen aco­pio de co­mi­da en la cel­da o li­mi­tar­se a ayu­nos de un día pa­ra dar apa­rien­cia de que si­guen la con­sig­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.