Be­ne­fi­cios, cos­tes y teo­ría de jue­gos

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Cla­ra Pon­sa­tí C. PON­SA­TÍ, pro­fe­so­ra de Es­tra­te­gia, Eco­no­mía y Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town en Washington DC

El debate so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya en­tre­cru­za múl­ti­ples di­men­sio­nes: des­de la de­mo­cra­cia, las le­yes y los de­re­chos de las mi­no­rías has­ta la his­to­ria de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, y des­de la jus­ti­cia y la efi­cien­cia en la dis­tri­bu­ción per­so­nal y te­rri­to­rial de la ri­que­za, pa­san­do por las trans­fe­ren­cias te­rri­to­ria­les co­mo fuen­te o freno de pros­pe­ri­dad, has­ta la mag­ni­tud del dé­fi­cit fis­cal y de otros cos­tes y be­ne­fi­cios.

En mi opinión, la po­si­ción a fa­vor o en con­tra de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya de­be so­pe­sar to­das es­tas di­men­sio­nes. No obs­tan­te, los cos­tes y be­ne­fi­cios cap­tan

El ciu­da­dano ca­ta­lán es cons­cien­te de que los cos­tes y be­ne­fi­cios de­pen­de­rán de cuál sea la es­tra­te­gia de Es­pa­ña

los fo­cos en la con­tro­ver­sia me­diá­ti­ca y el cuer­po a cuer­po de la ba­ta­lla po­lí­ti­ca. Es com­pren­si­ble. Los ciu­da­da­nos se­rán lla­ma­dos a vo­tar una y otra vez, y ca­li­brar cos­tes y be­ne­fi­cios de ca­da op­ción es pri­mor­dial pa­ra de­ci­dir su vo­to. No pa­re­ce que la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na es­té de­ma­sia­do preo­cu­pa­da por los cos­tes de man­te­ner un es­ta­do. Sí por el he­cho de que la in­de­pen­den­cia nos de­ja­ra fue­ra de la Unión Eu­ro­pea. Va­ya, que la preo­cu­pa­ción no ata­ñe a la in­de­pen­den­cia, sino a las re­pre­sa­lias que es­ta pue­da des­en­ca­de­nar.

El ciu­da­dano ca­ta­lán du­do­so de dar su vo­to a quie­nes pro­po­nen la in­de­pen­den­cia es cons­cien­te de que los cos­tes y be­ne­fi­cios de­pen­de­rán en gran me­di­da de cuál sea la es­tra­te­gia de Es­pa­ña. Y las vo­ces que lle­gan con ma­yor vo­lu­men ha­blan de ve­tar la per­ma­nen­cia de Ca­ta­lun­ya en la Unión Eu­ro­pea, pe­ro tam­bién es­tá pre­sen­te la es­tra­te­gia de acep­tar la de­ci­sión de los vo­tan­tes ca­ta­la­nes.

A gran­des ras­gos, los in­tere­ses de las par­tes son los si­guien­tes. La in­de­pen­den­cia eli­mi­na­ría el dé­fi­cit fis­cal; ello se­ría un be­ne­fi­cio pa­ra Ca­ta­lun­ya y un cos­te pa­ra Es­pa­ña. Ser ex­clui­da de la Unión Eu­ro­pea se­ría cos­to­so pa­ra Ca­ta­lun­ya pe­ro tam­bién pa­ra Es­pa­ña. Eva­luar ri­gu­ro­sa­men­te cos­tes y be­ne­fi­cios pa­ra es­ce­na­rios de los que no hay ex­pe­rien­cia pre­via es un arte en el que no me voy a aven­tu­rar. No obs­tan­te, exa­mi­nar los es­ce­na­rios ra­zo­na­bles no re­quie­re gran­des ejer­ci­cios de con­ta­bi­li­dad pros­pec­ti­va. Bas­ta con com­pa­rar gros­so mo­do las va­lo­ra­cio­nes de las dis­tin­tas si­tua­cio­nes, y ana­li­zar­las con la ló­gi­ca de las in­ter­ac­cio­nes es­tra­té­gi­cas que nos pro­por­cio­na la teo­ría de jue­gos. Per­mí­tan­me, pues, que ex­pon­ga es­te análisis a mo­do de lec­ción en dos par­tes.

Es­ta­mos an­te un jue­go de es­tra­te­gia con dos ju­ga­do­res, el vo­tan­te me­dio ca­ta­lán y el vo­tan­te me­dio es­pa­ñol, am­bos con dos es­tra­te­gias. El vo­tan­te ca­ta­lán de­be ele­gir en­tre in­de­pen­den­cia y unión, y el vo­tan­te es­pa­ñol de­be ele­gir en­tre acep­ta­ción y ve­to. Los cua­tro re­sul­ta­dos po­si­bles son, por tan­to, in­de­pen­den­cia con ve­to, in­de­pen­den­cia con acep­ta­ción, unión con ve­to, y unión con acep­ta­ción. ¿Cuál es la pre­vi­sión ra­zo­na­ble en el su­pues­to de que ca­da jugador ac­túe aten­dien­do a su in­te­rés?

En un jue­go de es­tra­te­gia, la ac­tua­ción ra­cio­nal de los ju­ga­do­res da co­mo re­sul­ta­do un equi­li­brio de Nash. Es­to es, un par de es­tra­te­gias, una pa­ra ca­da jugador, que son mu­tua­men­te me­jor res­pues­ta: cuan­do ca­da jugador eva- lúa re­tros­pec­ti­va­men­te su de­ci­sión, de­be con­fir­mar que –a la vis­ta de la de­ci­sión del opo­nen­te– ha ele­gi­do la me­jor es­tra­te­gia po­si­ble.

Acep­te­mos, pa­ra pro­ce­der con nues­tro ar­gu­men­to, que el cos­te de que­dar­se fue­ra de la Unión Eu­ro­pea sea ma­yor que los be­ne­fi­cios de la in­de­pen­den­cia. (En ca­so con­tra­rio la in­de­pen­den­cia se­ría una de­ci­sión inequí­vo­ca.) El jue­go que nos ocu­pa tie­ne dos equi­li­brios de Nash: uno es la unión con ve­to y el otro, la in­de­pen­den­cia con acep­ta­ción. ¿Por qué? Pri­me­ro, si la es­tra­te­gia ele­gi­da por Es­pa­ña fue­ra ve­to la res­pues­ta ca­ta­la­na de­be­ría ser unión pues­to que los cos­tes de la in­de­pen­den­cia se­rían ma­yo­res que sus be­ne­fi­cios. Y si el vo­tan­te me­dio ca­ta­lán vo­ta unión, en­ton­ces la es­tra­te­gia ve­to no re­sul­ta cos­to­sa –pues­to que no es ne­ce­sa­rio eje­cu­tar­la– y es por tan­to una bue­na de­ci­sión. Se­gun­do, si la es­tra­te­gia ele­gi­da por Es­pa­ña fue­ra acep­ta­ción, el vo­tan­te ca­ta­lán de­be­ría ele­gir in­de­pen­den­cia, pues ello le re­por­ta­ría la eli­mi­na­ción del dé­fi­cit fis­cal, sin in­cu­rrir en el cos­te de ex­clu­sión. An­te la in­de­pen­den­cia, la es­tra­te­gia me­nos gra­vo­sa pa­ra el in­te­rés del vo­tan­te me­dio es­pa­ñol es la acep­ta­ción.

Has­ta aquí, el análisis pro­por­cio­na cier­ta jus­ti­fi­ca­ción a la es­tra­te­gia del ve­to. Aca­so sea es­te el análisis que fun­da­men­ta la pre­sen­te po­lí­ti­ca de ame­na­zas del Go­bierno es­pa­ñol. Pe­ro el mis­mo ra­zo­na­mien­to con­fir­ma que si la es­tra­te­gia del vo­tan­te ca­ta­lán es la in­de­pen­den­cia, la ac­tua­ción ra­cio­nal al ser­vi­cio de los in­tere­ses es­pa­ño­les sólo pue­de ser la acep­ta­ción. Pe­ro la lec­ción de teo­ría de jue­gos no ter­mi­na aquí. Con­ti­nue­mos con la se­gun­da par­te de nues­tra lec­ción.

Acep­tar o ve­tar son de­ci­sio­nes cu­ya eje­cu­ción es pos­te­rior a la de­ci­sión del vo­tan­te ca­ta­lán. Cuan­do las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas son su­ce­si­vas, el análisis de­be te­ner­lo en cuen­ta. La re­ce­ta es sim­ple: el jugador que jue­ga pri­me­ro de­be pre­de­cir cuál va a ser la reac­ción del que ac­túa úl­ti­mo y ele­gir su es­tra­te­gia con­se­cuen­te­men­te. El vo­tan­te ca­ta­lán de­be, pues, pre­de­cir el com­por­ta­mien­to de Es­pa­ña co­mo reac­ción a su de­ci­sión. Pa­ra pre­de­cir­la, bas­ta con po­ner­se en su lu­gar. An­te la de­ci­sión de acep­tar o ve­tar, acep­tar es me­jor que ve­tar, pues es­to aho­rra­ría cos­tes a Es­pa­ña. An­ti­ci­pan­do la acep­ta­ción, el vo­tan­te ca­ta­lán de­be­ría op­tar por la in­de­pen­den­cia. Ame­na­zar con el ve­to no es creí­ble, es una ame­na­za va­cua, pues­to que eje­cu­tar­la per­ju­di­ca­ría el in­te­rés del ciu­da­dano es­pa­ñol.

El pro­nós­ti­co es con­tun­den­te: So­la­men­te la in­de­pen­den­cia con acep­ta­ción. El dis­cur­so que trans­mi­te el Go­bierno de Es­pa­ña ten­drá que cam­biar. Anun­ciar una es­tra­te­gia ba­sa­da en ame­na­zas mio­pes que no se po­drán eje­cu­tar es po­co in­te­li­gen­te. La lec­ción tam­bién se de­be apli­car a Ca­ta­lun­ya, pues dar cre­di­bi­li­dad a ame­na­zas va­cuas se­ría irres­pon­sa­ble.

ROSER VILALLONGA / ARCHIVO

A las ur­nas. La de­ci­sión del vo­to de­pen­de­rá de las ex­pec­ta­ti­vas an­te el pro­ce­so abier­to y la res­pues­ta que den las par­tes im­pli­ca­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.