In­fier­nos de ter­cio­pe­lo

Li­ta Ca­be­llut trae por pri­me­ra vez su obra a Es­pa­ña y mues­tra en la Fun­da­ció Vi­la Ca­sas los 33 ros­tros de su ‘Tri­lo­gía de la du­da’

La Vanguardia - - CULTURA - ANA PÉ­REZ MAR­TÍN Bar­ce­lo­na

Li­ta Ca­be­llut bus­ca el al­ma hu­ma­na y sus pin­ce­la­das la en­cuen­tran. La ar­tis­ta, gi­ta­na de ori­gen bar­ce­lo­nés y vida in­ter­na­cio­nal, trae su obra por pri­me­ra vez a Es­pa­ña des­pués de ha­ber ex­pues­to en ga­le­rías y mu­seos de to­do el mun­do. “Es­ta ex­po­si­ción es muy es­pe­cial”, cuen­ta Ca­be­llut, “es co­mo te­ner una ces­ta de man­za­nas y de­cir: mi­ra, las he re­co­gi­do por el mun­do y las re­par­to en ca­sa”. La Fun­da­ció Vi­la Ca­sas aco­ge has­ta el 21 de ju­lio La tri­lo­gía de la du­da, una co­lec­ción de 33 ros­tros que ha­blan de la dua­li­dad y la re­la­ti­vi­dad de la vida, del po­der, el mie­do, la ig­no­ran­cia y la in­jus­ti­cia, la lá­gri­ma y tam­bién la ri­sa con el mar­ca­do tras­fon­do so­cial que se pue­de es­pe­rar de una ar­tis­ta que es­tá en con­tac­to cons­tan­te con la reali­dad que la ro­dea.

“Sin du­da no te­ne­mos in­te­li­gen­cia”, di­ce Li­ta Ca­be­llut. El cues­tio­na­mien­to a lo es­ta­ble­ci­do apa­re­ce des­de el ini­cio de la mues­tra, con el tríp­ti­co de gran­des di­men­sio­nes que la inau­gu­ra: tres cua­dros re­ve­lan có­mo el po­der –eco­nó­mi­co, re­li­gio­so, po­lí­ti­co– que ame­na­za la in­di­vi­dua­li­dad y la ig­no­ran­cia, que ador­me­ce las con­cien­cias, lle­van a la in­jus­ti­cia. El tríp­ti­co re­ve­la tam­bién tres de las gran­des in­fluen­cias de la ar­tis­ta: la pri­me­ra te­la, Po­der, re­cuer­da al Inocencio X de Ve­láz­quez, Ig­no­ran­cia a los gra­ba­dos de las pin­tu­ras ne­gras de Go­ya e In­jus­ti­cia a El Bosco.

Del su­fri­mien­to cau­sa­do por los abu­sos del po­der y el so­me­ti­mien­to a la ig­no­ran­cia que se mues­tra en la pri­me­ra sala, a los pa­ya­sos, de­di­ca­dos al ofi­cio de ha­cer reír y que pa­re­cen te­ner la na­riz ro­ja de llo­rar. Las pin­tu­ras cir- cen­ses, ba­jo la de­no­mi­na­ción de Tri­lo­gía de lá­gri­mas y son­ri­sas nos re­cuer­dan tam­bién que “la vida es un gran cir­co en el que to­dos so­mos pa­ya­sos, pa­pas y acu­sa­dos”. Ca­be­llut di­ce en­se­ñar el la­do os­cu­ro en sus pin­tu­ras con la in­ten­ción de que lo­gre­mos “acep­tar que la cruel­dad es par­te de no­so­tros” y, a su vez, pa­ra li­be­rar­se del sen­ti­mien­to de jui­cio: “No so­mos Dios, no te­ne­mos po­der de juz­gar na­da, só­lo po­de­mos acep­tar”.

Na­ci­da en Bar­ce­lo­na, la ar­tis­ta de ori­gen gi­tano ha ex­pues­to en ga­le­rías y mu­seos de to­do el mun­do

El do­lor, la in­jus­ti­cia y la os­cu­ri­dad de los re­tra­tos de Ca­be­llut con­vi­ven con la be­lle­za del rea­lis­mo de los ros­tros enal­te­ci­da por la cui­da­da téc­ni­ca de la ar­tis­ta. Co­mo con­vi­ven la vida y la muer­te en la se­gun­da plan­ta de la ex­po­si- ción –si­tua­da iró­ni­ca­men­te en el só­tano–. En las pri­me­ras pin­tu­ras apa­re­ce una mu­jer que lle­va pues­to un som­bre­ro “pa­ra pro­te­ger la éti­ca”, lo úni­co con lo que na­ce­mos y que se pue­de per­ver­tir al en­trar en con­tac­to con la so­cie­dad. La muer­te es­pe­ra al otro la­do de la sala y lle­va fal­da “igual que es una mu­jer la que nos trae al mun­do, tam­bién es quien nos vie­ne a bus­car”. Al fi­nal vuel­ve a apa­re­cer el ecle­siás­ti­co pa­ra re­cor­dar la pre­sen­cia de la re­li­gión tam­bién al fi­nal de la vida, que “nos ofre­ce un mun­do des­pués de la muer­te”.

La ex­po­si­ción “al prin­ci­pio es du­ra pe­ro des­pués es dual, co­mo la vida, tie­ne ter­cio­pe­lo” re­su­me Li­ta Ca­be­llut y su afir­ma­ción pa­re­ce au­to­bio­grá­fi­ca. Ca­be­llut ha re­gre­sa­do a Bar­ce­lo­na y re­co­no­ce que le en­can­ta la ciu­dad pe­ro que en­cie­rra “unos re­cuer­dos muy cla­ros­cu­ros”. La ar­tis­ta, huér­fa­na des­de pe­que­ña, cre­ció en las ca­lles del Raval, “un am­bien­te bru­to, os­cu­ro, húmedo”, re­cuer­da. A los do­ce años fue adop­ta­da y tu­vo la opor­tu­ni­dad de ir al museo del Pra­do: “Fue pa­ra mí co­mo en­trar en un mun­do que es­ta­ba anu­la­do, ima­gí­na­te te­ner la opor­tu­ni­dad de ver be­lle­za”. An­te los cua­dros del Pra­do de­ci­dió que se­ría ar­tis­ta y a los 19 mar­chó a la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Ams­ter­dam.

En Ho­lan­da es­ta­ble­ció su re­si­den­cia, aun­que no ha pa­ra­do de via­jar, y allí pin­ta aho­ra con una per­se­ve­ran­cia que tra­ta de imi­tar al maes­tro Lu­cian Freud y una ca­pa­ci­dad pa­ra aden­trar­se en el do­lor hu­mano que to­ma de Ba­con “es él quien tie­ne las lla­ves de las cár­ce­les hu­ma­nas”. La ex­po­si­ción, des­pren­de la fres­cu­ra y la pa­sión de una gi­ta­na or­gu­llo­sa de sus raí­ces y la for­ta­le­za pa­ra ba­jar a los in­fier­nos de al­guien que los ha ex­pe­ri­men­ta­do y con­ti­núa vien­do la vida co­mo un re­ga­lo.

FUN­DA­CIÓ VI­LA CA­SAS

Po­der, que for­ma par­te de un tríp­ti­co de gran­des di­men­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.