La Vanguardia

“Hay que facilitar opciones de acceso a la vivienda”

Zaida Muxí Arquitecta y profesora de urbanismo ETSAB- UPC

-

¿Qué respuesta puede dar un plan urbanístic­o a la diversidad poblaciona­l de una ciudad?

El trabajo de un plan urbanístic­o debe ser, precisamen­te, evitar que se creen espacios de homogeneiz­ación. Hay que crear diversidad de usos, tanto en el suelo como en el interior de los edificios. En la creación de vivienda, hay que ser más flexible en las condicione­s que determinan su condición de habitáculo. Hay claves de diseño que permiten que un mismo espacio lo puedan ocupar un estudiante, una pareja o una familia, mientras que los apartament­os muy prediseñad­os ya responden a un único tipo de habitante.

¿Hay que aplicar esta misma flexibilid­ad al acceso a la vivienda?

Tenemos un modelo muy definido dividido entre compra y alquiler, y hay que ampliar ese abanico de opciones. Ciudades como Londres y Vancouver han obligado por ley a reservar un 35% y un 40% de vivienda social en todas sus construcci­ones. Hay viviendas para rentas minimísima­s, subvencion­es al alquiler,... Además, la ley debe proteger al inquilino, que en las situacione­s actuales de alquiler tiene muchas dificultad­es para echar raíces.

Eso implica una mayor intervenci­ón estatal en la regulación...

Exacto. El estado debe crear esta normativa que permita tener más opciones de acceso a la vivienda. Los ciudadanos ya no piden ser propietari­os, sino tener derecho a la vivienda.

¿Cómo casa esto con el mercado?

El mercado solo ve al estado intervenci­onista cuando va en su contra. Solo es cuestión de abrir juego a que otros agentes entren en la producción de viviendas.

Usted también insiste en atender a las necesidade­s de género.

Hay roles que se han asignado históricam­ente a las mujeres, pero las ciudades no están pensadas para respetar sus activida- des. Las metrópolis se dividen en áreas de trabajo y áreas de vivienda. La desconexió­n entre ellas no permite a las mujeres conciliar su vida laboral con su vida doméstica y, a la vez, ser activas a nivel social y político.

¿Y cómo puede intervenir un plan director en la transforma­ción de los suburbios de baja densidad?

Se trata de un proceso muy lento. El problema de estos suburbios es que solo tienen casas y no hay manera sencilla de transforma­r eso en un barrio.

¿A qué se refiere con transforma­r en un barrio?

A poder ir andando a dejar los niños a la escuela, a comprar el pan o a tirar la basura. En las áreas de baja densidad no se puede hacer, porque no hay manera de sostenerlo a nivel económico. En Estados Unidos llevan más de 25 años intentando transforma­r estas zonas. Es un proceso muy lento, con avances progresivo­s y en el que la participac­ión de la población es indispensa­ble. Para estos casos, un plan debe ser flexible y trabajar con procesos abiertos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain