Pa­pa­raz­zi de lo LE­JANO

Una fo­to de los Al­pes des­de el Ca­ni­gó, cap­ta­da por un gru­po de afi­cio­na­dos, ba­te la mar­ca de fo­to­gra­fía le­ja­na

La Vanguardia - - TENDENCIAS - BÀR­BA­RA JUL­BE Gi­ro­na

El des­per­ta­dor so­nó a las cua­tro de la ma­dru­ga­da. Era el 13 de ju­lio pa­sa­do. Un día y una ho­ra muy cal­cu­la­dos. Sin per­der tiem­po, Mark Bret, Jor­di So­lé y Juanjo Díaz de Argandoña sa­lie­ron del re­fu­gio de Cor­ta­lets, si­tua­do a los pies del Ca­ni­gó, y se en­ca­ra­ma­ron has­ta la cima. “Nos lo va­mos a per­der; rá­pi­do, rá­pi­do...”. En dos ho­ras te­nían que lle­gar a la cum­bre, jus­to an­tes de que el res­plan­dor del sol hi­cie­se su apa­ri­ción; y una a vez allí, aguar­dar y dis­pa­rar. Y así fue. Vie­ron sa­lir el as­tro a las 6h 15m 41s por de­trás de los Al­pes. La dis­tan­cia en­tre am­bas mon­ta­ñas es de 381 ki­ló­me­tros, in­sal­va­ble pa­ra la vis­ta hu­ma­na, pe­ro con un te­le­ob­je­ti­vo aco­pla­do a una cá­ma­ra lo­gra­ron cap­tar el re­lie­ve mon­ta­ño­so de la cor­di­lle­ra al­pi­na cor­tan­do la si­lue­ta del dis­co so­lar. Un con­jun­to de cir­cuns­tan­cias me­teo­ro­ló­gi­cas ex­cep­cio­na­les tie­nen que con­cu­rrir pa­ra ha­cer reali­dad un avis­ta­mien­to de es­te ti­po. De ahí su im­por­tan­cia, aun­que no es la úni­ca: la ins­tan­tá­nea, se­gún los ex­per­tos en la ma­te­ria, ha ba­ti­do el ré­cord de fo­to­gra­fía le­ja­na.

“Fue una com­bi­na­ción de pla­ni­fi­ca­ción y bue­na suer­te”, de­ta­lla Mark, de quien sur­gió la idea

DIS­TAN­CIA EN­TRE MON­TA­ÑAS Un to­tal de 381 ki­ló­me­tros se­pa­ran la cor­di­lle­ra al­pi­na y el pi­co del Ca­ni­gó

LA MAR­CA AN­TE­RIO R El ré­cord pre­vio era el McKin­ley (EE.UU.) des­de el pi­co San­ford, a 366 ki­ló­me­tros

de lle­var a ca­bo la aven­tu­ra. Na­tu­ra­lis­ta, afi­cio­na­do a la mon­ta­ña y es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de fo­to­gra­fías, ha­cía me­ses que bus­ca­ba el lu­gar exac­to pa­ra ha­cer reali­dad su sue­ño.

Cuan­do era pe­que­ño su abue­la le ex­pli­có que des­de el Tibidabo se po­día ver Ma­llor­ca. “Pen­sé que se tra­ta­ba de una le­yen­da ur­ba­na o un ru­mor”, con­fie­sa. Has­ta que un día, por ca­sua­li­dad, des­de un mi­ra­dor del Ga­rraf di­vi­só la sie­rra de Tra­mun­ta­na en la is­la ba­lear. “Me en­tu­sias­mé mu­cho y em­pe­cé a bus­car in­for­ma­ción por in­ter­net. En­tre las imá­ge­nes de ob­ser­va­cio­nes dis­tan­tes que en­con­tré, des­cu­brí la que has­ta en­ton­ces era la mar­ca más le­ja­na y me pro­pu­se su­pe­rar­la”.

Es­tu­dió va­rios pun­tos oro­grá­fi­cos y se dio cuen­ta de que unos días al año la cor­di­lle­ra de los Al­pes in­ter­cep­ta­ba el trán­si­to del sol, con lo que des­de el Ca­ni­gó, si­tua­do a 2.784 me­tros en el Pi­ri­neo orien­tal, se po­día so­bre­pa­sar el ré­cord de los 366 ki­ló­me­tros que re­tra­ta la cima del mon­te McKin­ley des­de el pi­co San­ford, en Alas­ka. Es­co­gió una de las cum­bres al­pi­nas, la Tê­te de l’Es­trop, de 2.962 me­tros y a 381 ki­ló­me­tros, eje­cu­tó más cálcu­los y en­sa­yos con si­mu­la­do­res vir­tua­les de pa­no­ra­mas y con­clu­yó que, dos me­ses des­pués, al ama­ne­cer del 13 o 14 de ju­lio, se­ría vi­si­ble des­de el pi­co pi­re­nai­co.

Pa­ra po­der cap­tu­rar la cima de

A LA BÚS QUE­DA DEL DÍA La fe­cha y la ho­ra fue­ron ve­ri­fi­ca­das con si­mu­la­do­res vir­tua­les de pa­no­ra­mas

AMI­GOS POR IN­TER­NET Los miem­bros de la ex­pe­di­ción se co­no­cie­ron a tra­vés de webs so­bre el te­ma

una mon­ta­ña des­de otra ubi­ca­da a cen­te­na­res de ki­ló­me­tros, ade­más de que no se le­van­te nin­gún man­chón de ne­bli­na, son ne­ce­sa­rios va­rios con­di­cio­nan­tes at­mos­fé­ri­cos: “Prin­ci­pal­men­te, cie­lo se­reno con muy bue­na trans­pa­ren­cia de la at­mós­fe­ra, que se da cuan­do hay ba­ja hu­me­dad y ba­ja con­cen­tra­ción de par­tí­cu­las en sus­pen­sión. En Ca­ta­lun­ya co­rres­pon­de a si­tua­cio­nes de vien­to fuer­te de po­nien­te o mis­tral, o bien vien­tos en­cal­ma­dos a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y con bue­na trans­pa­ren­cia”, de­ta­lla Je­ró­ni­mo Lorente, ca­te­drá­ti­co de Fí­si­ca de la At­mós­fe­ra del de­par­ta­men­to de As­tro­no­mía y Me­teo­ro­lo­gía de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na.

Ade­más, al con­tra­rio de lo que ocu­rre nor­mal­men­te, la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re más cer­cano al sue­lo de­be es­tar más ba­ja que la del ai- re a más al­tu­ra. “Es­te pro­ce­so se de­no­mi­na in­ver­sión tér­mi­ca y pro­vo­ca que los ra­yos de luz del sol, en lu­gar de ir en lí­nea rec­ta, se tuer­zan. Al cur­var­se pue­de ver­se lo que hay de­trás del ho­ri­zon­te. De es­ta for­ma, las imá­ge­nes se ven por en­ci­ma de don­de real­men­te es­tán; de otro mo­do que­da­rían es­con­di­das por la cur­va­tu­ra te­rres­tre. Es­te fe­nó­meno es co­no­ci­do co­mo Fa­ta Mor­ga­na”, acla­ra el pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na del gru­po de Óp­ti­ca Fran­cesc Pi.

Po­pu­lar por su ins­tan­tá­nea de los Pi­ri­neos vis­tos des­de el pi­co Pe­ña­go­lo­sa en Cas­te­llón (289 ki­ló­me­tros), el va­len­ciano Juanjo Díaz de Argandoña, ingeniero y tam­bién fo­tó­gra­fo de es­ce­nas dis­tan­tes, que ac­tual­men­te re­si­de en Ma­drid, se su­mó en se­gui­da a la ta­rea de es­cla­re­cer el mo­men­to cla­ve del even­to so­lar a par­tir de una he­rra­mien­ta grá­fi­ca-ma­te­má­ti­ca di­se­ña­da por él (un si­mu­la­dor que per­mi­te vi­sua­li­zar vir­tual­men­te el re­co­rri­do del sol de­trás de ele­men­tos del pai­sa­je). Con Mark se co­no­cie­ron a tra­vés de webs y blogs so­bre el te­ma; igual que con el an­do­rrano Jor­di So­lé, quien ade­más de al­pi­nis­ta (ha as­cen­di­do los Al­pes, los An­des o el Hi­ma­la­ya) tam­bién es un fo­tó­gra­fo ex­per­to en imá­ge­nes de mon­ta­ña. Una de sus ins­tan­tá­neas más fa­mo­sas es la del per­fil de Coll­se­ro­la des­de An­do­rra (140 ki­ló­me­tros), en la que con­si­guió cap­tu­rar unas lu­ces del Puig Ma­jor en Ma­llor­ca. A él le co­mu­ni­ca­ron el re­to en tan só­lo una se­ma­na de an­te­la­ción pe­ro se apun­tó sin pen­sár­se­lo dos ve­ces. Otro miem­bro que te­nía que acom­pa-

CON­DI­CIO­NES AT­MOS FÉ­RI­CAS Cie­lo se­reno y ba­ja hu­me­dad son al­gu­nos re­qui­si­tos pa­ra po­der ver el fe­nó­meno OTRAS CI­MAS En­tre los azi­muts fo­to­gra­fia­dos, hay la Tê­te de Cha­briè­re y Puy de la Sè­che

ñar­les era Mar­cos Mo­li­na, fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal de Ma­llor­ca y es­pe­cia­lis­ta en com­po­si­cio­nes pa­no­rá­mi­cas (en­tre ellas, Mon­tse­rrat o la sie­rra del Ca­dí des­de la sie­rra de Tra­mun­ta­na, es­ta úl­ti­ma a 290 ki­ló­me­tros), pe­ro un im­pre­vis­to le im­pi­dió acu­dir.

Ya a los pies del Ca­ni­gó, du­ran­te las com­pro­ba­cio­nes, es­ta­lló la ale­gría. Los azi­muts (pun­tos más al­tos) de la ima­gen coin­ci­dían con los de la cor­di­lle­ra al­pi­na de la Al­ta Pro­ven­za. El sol, sin em­bar­go, ha­bía sa­li­do más a la iz­quier­da, por los pi­cos ve­ci­nos de la Tê­te de Cha­briè­re (2.745 me­tros, 381 ki­ló­me­tros) y Puy de la Sè­che (2.820 me­tros, 380 ki­ló­me­tros), aun­que a la mis­ma dis­tan­cia que la Tê­te de l’Es­trop. Al día si­guien­te qui­sie­ron in­ten­tar­lo de nue­vo pa­ra lo­grar es­ta otra cima, pe­ro el mal tiem­po les obli­gó a desis­tir. “Tan­tas cum­bres al­pi­nas re­tra­ta­das en un fin de se­ma­na ha­brían si­do de­ma­sia­das”, iro­ni­za Mark, que jun­to con sus com­pa­ñe­ros ya pre­pa­ra nue­vos re­tos, en los que la pa­cien­cia, la per­ser­ve­ran­cia y la pa­sión, sin du­da, se dan la mano.

JOR­DI SO­LÉ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.