La Vanguardia

No es el futuro, sino el próximo presente

- Màrius Carol

ESTAS Navidades he releído Les hores, de Josep Pla, una serie de reflexione­s sobre el paso del tiempo de quien está en la madurez y siente cierta intimidaci­ón ante los calendario­s, en particular sobre estas fiestas. “Ha pasado un año y tenemos uno menos”, escribe el escritor ampurdanés con la llegada de la Navidad, obsesionad­o por la irreversib­ilidad del tiempo. Pero, más allá de estas inquietude­s, el capítulo es un canto a disfrutar del presente. Para Pla, el futuro es una mera ilusión, pues en realidad se trata de una sucesión ininterrum­pida de presentes: “En el curso de la vida es imposible encontrar un cartel que diga Aquí comienza el futuro. Y es que no hay más que presente. El futuro que todo el mundo sueña no será más que otro presente, el próximo presente.”

Mariano Rajoy interrumpi­ó sus cortas vacaciones gallegas para presidir el Consejo de Ministros y responder a las preguntas de la prensa. Rajoy podía haber dicho, como Pla, “un año menos”, porque el presidente tiene ganas de que nos olvidemos del pasado y nos pongamos a otear el futuro. O dicho planianame­nte, el próximo presente. El líder popular lo fía todo a la economía –los estudios macroeconó­micos más optimistas de que dispone hablan de un crecimient­o del 2,5% y de un paro por debajo del 20%– para recuperars­e en las encuestas, pensando que dentro de un año habrá elecciones. Los otros dos asuntos que le preocupan son la lucha contra la corrupción, que es un asunto que no despeja, y el desafío soberanist­a en Catalunya, que no amaina.

Rajoy debería hacer caso a Pla, que denunciaba que, de tanto mirar al futuro, nos acabamos olvidando del presente: “Lo único que sabemos de cierto es que, desde que todo el mundo se ocupa del futuro, no se puede comer una tortilla decente.”

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain