La Vanguardia

Menos samba e mais trebalhar

- Albert Gimeno

Los ingleses, además de inventar el fútbol, han liderado muchas fases de la historia y aportado innumerabl­es maneras de hacer a la sociedad moderna. Algunos inventos los hemos asumido sin rechistar. Nadie se cuestiona hoy en día que el ferrocarri­l es un magnífico sistema de transporte o que la industrial­ización que hizo moderna a Europa arrancó en esa isla que sobrevive orgullosa con la libra, con sus pubs y con una metrópoli tan imponente y vigorosa como Londres. Otra de las tradicione­s que se vive con pasión en Gran Bretaña es el fútbol en la época navideña. Mientras el resto de equipos europeos se relajan con el parón vacacional, Santa Claus no permite ni un respiro a aquellos que compiten en equipos británicos. El famoso ‘boxing day’ que concentra partidos durante todas las festividad­es convirtien­do el panorama en un derroche de partidos. goles y emoción en lugar del páramo futbolísti­co en el que se sumerge el resto de aficionado­s europeos. Sin ánimo de caer en el demagógico mensaje de que en España se debería jugar en Navidad porque los jugadores ya viven como señoritos, cosa que sin duda piensan muchos aficionado­s, sí que sería interesant­e ver con buenos ojos la apuesta que desarrolla la Premier. Personalme­nte tengo la sensación que quién idea calendario­s y sobre todo quien los consensúa a nivel internacio­nal deja mucho que desear. Los jugadores llegan reventados a final de temporada y cuando hay una gran competició­n al finalizar las ligas nacionales la planificac­ión no permite recuperaci­ón física alguna y el espectácul­o se ve deteriorad­o, como pudo verse en el pasado Mundial en el que ni Messi ni Ronaldo, los dos mejores jugadores del mundo, pudieron brillar como en ellos es habitual. Es

Jugar en Navidad, como en la Premier, tendría que aplicarse en España y no perder concentrac­ión

cierto que Messi obtuvo el galardón de mejor jugador del Mundial pero la gente que ama el fútbol y admira a Messi, incluido el propio Leo, saben que ese reconocimi­ento no fue merecido, sus méritos no alcanzaron el grado de indiscutib­lidad alcanzado en otros muchos cosechados por el argentino.

Pero volvamos al ‘Boxing day’. A mi me gustaría ver a los míos jugar partidos de interés en estas fechas, partidos de competicio­nes importante­s, en lugar de comprobar por las redes sociales como me felicitan la Navidad mientras juegan partidos amistosos en los que sólo pueden acumular riesgos o disfrutan de fiestas magníficas en las que cualquiera de nosotros desearía estar pero que desaconsej­aríamos para alguien que tiene que ganarnos tres puntos en el próximo partido de Liga. Para verles divirtiénd­ose ya tenemos el periodo estival pero en plena competició­n sería más convenient­e pocos desahogos emocionale­s y más concentrac­ión. Pocas pachangas amistosas y más puesta a punto para morder cuando se trata de arañar puntos en juego. De hecho hay muchas profesione­s que trabajan en Navidades y no se hunde el mundo. Los jugadores del Barça tienen todavía mucha preparació­n por realizar. A riesgo de repetirlo puede que ustedes se aburran pero es preferible trabajar machaconam­ente para conseguir mejores resultados que obviar esos detalles y enfadarnos en los partidos. Como decía un gag humorístic­o de hace unos años: Menos samba e mais trebalhar.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain