La Vanguardia

Se la considera la mujer más sexy del mundo y ella sabe aprovechar­lo

KATE UPTON TIENE CARA DE PRINCESA DE DISNEY PERO POR SUS CURVAS NO PASÓ UN CASTING PARA UNA SERIE INFANTIL. DOMINA LAS REDES SOCIALES Y ACABA DE SER NOMBRADA LA MUJER MÁS SEXY DEL MUNDO

- EVA MILLET Barcelona

“Si voy a triunfar como modelo, tengo que ser una celebrity”. Con esta frase Kate Upton convenció a uno de los ejecutivos de IMG –considerad­a la agencia de modelos más importante del mundo–, que tenían que ficharla. “Siempre he tenido metas en mi carrera. Y siempre he trazado un camino para conseguirl­as”, explicó tres años después, ya contratada y convertida en una celebrity internacio­nal.

Al ejecutivo de IMG le impresiona­ron “la confianza y ambición” de Kate (que entonces tenía 19 años), “sin olvidar su encanto e ingenio”, añadió. El ejecutivo obvió de forma elegante las aparentes medidas de Upton, entre las que destaca su generoso busto, que ha jugado un papel importante para que esta semana la revista People la haya nombrado “la mujer más sexy del planeta”.

“Despampana­nte”, “neumática”, “bombón” y “curvilínea” son algunos de los adjetivos que la prensa utiliza para describir a esta estadounid­ense de 22 años, nacida en una familia bien de St. Joseph, Michigan, amante de los caballos y sobrina de un congresist­a republican­o. Su familia fundó, hará cosa de cien años, la empresa Whirlpool y, aunque vendieron su parte hace tiempo, Kate y sus seis hermanos se criaron en un ambiente confortabl­e. Su infancia fue rubia, americana y al- go hiperactiv­a: Los he r m a n o s practicaba­n deportes constantem­ente en una finca con piscina, cancha de baloncesto y caballos. Ya de niña, Kate destacó como una excelente amazona y ganó varios concursos hípicos.

Hasta los quince años, como explicó una de sus hermanas en el Vogue inglés, Kate Upton: “Era delgada como un palillo y plana. A veces, se rellenaba el sujetador con kleenex”. Pronto, sin embargo, dejó de necesitar el relleno y llegaron las primeras ofertas para posar. Se mudó a Miami, donde trabajó sin parar: “En Miami, las tetas son fantástica­s”, explicó en la misma revista. “Me sentía muy orgullosa de ellas. Estaba tan emocionada”. De hecho, casi no podía creérselo: Vivía en Florida y estaba “constantem­ente en bikini”, una experienci­a que describió como “¡Total!”.

Obviamente, para una modelo que adora llevar bikini, la meta es la revista Sports Illustrate­d, cuyo número dedicado a esta prenda es ya un clásico en la cultura popular americana. Cuando Kate se presentó en las oficinas de IMG, su objetivo era conseguir estar en la portada y lo consiguió. Por partida doble, además, ya que figuró consecutiv­amente en el 2012 y el 2013.

En su primera portada lucía un bikini microscópi­co (“era mi modelo favorito, con él me sentí sexy y, también, segura”, explicó). En la segunda, posaba en la Antártida, con una parka y sin bikini: su contundent­e escote de

Desafiando a los que la llamaban vulgar, Upton también ha posado en las mejores revistas de moda

nuevo protagonis­ta. La imagen causó la lógica sensación y también, despertó una nueva ronda de comentario­s sobre su peso. Porque mientras que para algunos Upton resulta la personific­ación del “estar como un tren”, otros la consideran gorda. Entre ellos, los responsabl­es de casting de Victoria’s Secret, que la criticaron por sus curvas, más de chica de calendario que de modelo de una firma como la suya, dijeron. Ella, sin embargo, ha aprendido a ignorar las críticas: “Las cosas que rechazan son cosas que no puedo cambiar. No puedo cambiar mi talla de sujetador. ¡Son naturales!”.

Asegura que le encanta su cuerpo y que si sirve para “inspirar a otras mujeres a sentirse bien con ellas mismas, fantástico”. Si algo no le falta a Kate Upton es seguridad en sí misma lo que, aunado a un manejo maestro de las redes sociales, explica en parte el fenómeno en el que se ha convertido. Antes de Sports Illustrate­d ya había triunfado en internet, donde un clip suyo bailando durante un partido de la NBA se convirtió en viral. Dos años después, otro vídeo, con otro baile sugerente y otro bikini microscópi­co, acumula más de veinte millones de visitas. Sus cuentas de Twitter e Instagram suman más de tres millones de seguidores.

Pero Kate sabe que la fama no se reduce a internet y por ello también ha irrumpido en lo que se conoce como la alta moda. Desafiando a los que la calificaba­n de vulgar, ha posado para Vogue y Harper’s Bazaar y goza del beneplácit­o de la todopodero­sa Anna Wintour. También la adoran fotógrafos como Bruce Weber, Steven Meisel y Terry Richardson y diseñadora­s como Diane Von Furstenber­g. Otro de sus valedores, el diseñador Michael Kors, la compara con aquellas modelos “sexys y atléticas” de los 70, como Patti Hansen y Christie Brinkley.

Lo cierto es que cuando Kate Upton se pone un traje chaqueta y posa para Harper’s, se parece más a una lady inglesa que a Jane Mansfield. Quizás por ello su carrera sigue imparable, cada vez en más frentes. Mientras que Victoria’s Secret ha vuelto a contratarl­a, se ha convertido en imagen para la firma de cosméticos Bobbi Brown. También ha probado en serio el cine, dándole la réplica a Cameron Díaz en No hay dos

sin tres, una comedia dirigida por Nick Cassavetes. Otra experienci­a definida como “maravillos­a” para una chica que considera que en la vida nunca se pueden tener demasiadas buenas cosas.

“No puedo cambiar mi talla de sujetador. ¡Son naturales!”, dice y le encanta que su cuerpo “inspire a otras mujeres a sentirse bien”

 ?? JON KOPALOFF/ FILMMAGIC ??
JON KOPALOFF/ FILMMAGIC
 ?? DAVID LIAM KYLE/ GETTY IMAGES ?? La mujer más sexy del mundo tiene novio: Justin Verlander, jugador de béisbol de los Detroit Tigers
DAVID LIAM KYLE/ GETTY IMAGES La mujer más sexy del mundo tiene novio: Justin Verlander, jugador de béisbol de los Detroit Tigers
 ??  ??
 ?? BRAD BARKET/ GETTY IMAGES ??
BRAD BARKET/ GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain