La Vanguardia

‘HOME SCHOOLING’

-

Animados por los conflictos raciales que se viven en la ciudad, la conversaci­ón de estos padres y madres sube algo de tono.

Lo que pasa en la pista de juego no les interesa. Ni siquiera festejan los goles de sus hijos. Una mujer se dirige a uno de los hombres, que parece tener criterio. –¿Qué hemos de hacer? – Home schooling. Esta respuesta a favor de la escolariza­ción en casa suena a brote de cólera. Detrás de este corrillo de ciudadanos de pro cuelga un póster tipo electoral, de diseño casero. Bajo el reclamo “Vótame”, aparece la imagen veraniega de una chica de 13 años. Se presenta: “Me llamo Hamere D.” y reconoce que quiere ser la vicepre- sidenta de la clase de “séptimo”. Este es su programa: “Si me votas no puedo asegurarte que del grifo saldrá cocacola. No. Pero te puedo prometer que daré el máximo para que este curso sea lo mejor posible”. Junto a ella, Diosmedis pide el apoyo para ser el tesorero. Su oferta la concreta en una sola palabra: “Confianza”.

A ninguno de esos padres parece interesarl­e Hamere o Diosmedis. Sus críos han perdido por goleada.

Pese a que nunca sucedió en el Harlem hispano, según dicen, en este lugar resuena el Pedro Navaja que relató Rubén Blades. A la percusión, Tito Puente. “Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar”.

Otro Nueva York y el mismo de siempre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain