Un cres­cen­do pa­ra Fin de Año

EL PRI­MER ANUN­CIO DEL AÑO RE­ZU­MA ÉPI­CA AL FI­CHAR EL COM­PO­SI­TOR DE LA BAN­DA SO­NO­RA DE ‘EL ÚL­TI­MO MOHI­CANO’ PA­RA SU SIN­TO­NÍA

La Vanguardia - - QUIÉN - AL­BERT GUASCH Bar­ce­lo­na

Mu­cho es­ta­rá en el ai­re es­te 2015, pe­ro hay quie­nes creen que hay que afron­tar­lo con La in­creí­ble sen­sa­ción de ve­nir­se arri­ba. Es a lo que in­vi­ta el pri­mer anun­cio del año, aquel que se emi­te en to­das las ca­de­nas de te­le­vi­sión tras las obli­ga­das fe­li­ci­ta­cio­nes. ¿Ve­nir­se arri­ba en la fies­ta de fin de año? ¿Por la re­tahí­la de uvas o los brin­dis de ca­va? ¿Por la pre­sun­ta re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca?

Qui­zá me­jor fi­jar­se en los mo­men­tos co­ti­dia­nos. El anun­cio de la mar­ca Aqua­rius se sir­ve de tres re­la­tos so­bre afron­tar los mie­dos y ac­tuar vi­vien­do el mo­men­to, un cres­cen­do del es­ta­do de áni­mo que vie­ne acom­pa­ña­do por uno mu­si­cal. A te­nor de la pro­pues­ta la sin­to­nía só­lo po­día te­ner ai­res épi­cos y, al pa­re­cer, el hombre a lla­mar era Tre­vor Jo­nes.

El nom­bre so­na­rá só­lo a los muy ci­né­fi­los, aun­que el anun­cio ya da de­bi­da cuen­ta de su per­so­na con el que po­dría ser el ti­tu­lar de un ex­ten­sí­si­mo cu­rrícu­lo: “Com­po­si­tor de la ban­da so­no­ra de El úl­ti­mo mohi­cano”. Y pa­ra dar for­ma a su mú­si­ca, otra con­tra­ta­ción que apun­ta al­to, la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Lon­dres. En­tre pi­tos y flau­tas, par­ti­ci­pa­ron unas 350 per­so­nas en una gra­ba­ción que tu­vo lu­gar en So­fía, la ca­pi­tal búl­ga­ra.

Jo­nes es una elec­ción pe­cu­liar por­que no só­lo com­po­ne la mú­si­ca, sino que es tam­bién el pro­ta­go­nis­ta del anun­cio. El spot re­la­ta el pro­ce­so de tra­ba­jo del com­po­si­tor sud­afri­cano, que con­vier­te las tres ve­ni­das arri­ba na­rra­das en una sin­to­nía que, en Aqua­rius di­cen, “nos acom­pa­ña­rá los pró­xi­mos diez años”.

Épi­ca es aquí la pa­la­bra cla­ve por­que es don­de es­te com­po­si­tor sud­afri­cano de 65 años ha co­se­cha­do sus gran­des éxi­tos. Al­go inevi­ta­ble cuan­do tu pri­mer tra­ba- jo im­por­tan­te en el ci­ne es la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la Ex­ca­li­bur, un atra­cón de gran­di­lo­cuen­cia que in­ter­ca­la seg­men­tos de la ope­ra El oca­so de los dio­ses de Wag­ner y del Car­mi­na Bu­ra­na de Carl Orff. Tam­bién El cris­tal os­cu­ro y Den­tro del la­be­rin­to, don­de co­la­bo­ró con Da­vid Bo­wie, for­man par­te de su ver­tien­te épi­ca.

El spot na­rra la crea­ción de una me­lo­día de Tre­vor Jo­nes que a te­nor del te­ma ‘Ve­nir­se arri­ba’, só­lo pue­de ir in cres­cen­do

Pe­ro co­mo no to­do siem­pre pue­de ser a lo gran­de, Jo­nes tam­bién ha tra­ba­ja­do en pe­lí­cu­las ape­ga­das a lo real co­mo En el nom­bre del pa­dre, La te­nien­te O’Neil y Not­ting Hill.

Se di­ce que si no ga­nó el Ós­car por El úl­ti­mo mohi­cano fue por- que, abru­ma­do por los cons­tan­tes cam­bios, tu­vo que com­par­tir la au­to­ría con Randy Edel­man, al­go que les in­va­li­da­ba pa­ra com­pe­tir. Aun así el te­ma prin­ci­pal, que sí es de Jo­nes, es con­si­de­ra­do un clá­si­co del ci­ne de aven­tu­ras a la al­tu­ra del de Star Wars o In­dia­na Jo­nes.

Mien­tras tra­ba­ja­ba en El úl­ti- mo mohi­cano, Jo­nes se ne­ga­ba a vol­ver a su Su­dá­fri­ca na­tal. De­tes­ta­ba las políticas del apart­heid, cu­ya apli­ca­ción ha­bía pre­sen­cia­do en su mis­mo ba­rrio na­tal, el in­fa­me Dis­tri­to 6 de Ciu­dad del Ca­bo, que su­frió ma­si­vos tras­la­dos de po­bla­ción con el fin de de­li­mi- tar las dos al­mas de Su­dá­fri­ca. Se­gu­ro de que­rer con­ver­tir­se en com­po­si­tor, fue be­ca­do pa­ra es­tu­diar en la Ro­yal Aca­demy of Mu­sic de Lon­dres, tras lo cual tra­ba­jó de crí­ti­co de mú­si­ca clá­si­ca en la BBC pa­ra po­der na­cio­na­li­zar­se. Só­lo pu­do vol­ver a su país des­pués del cam­bio de ré­gi­men pro­pi­cia­do por las elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de 1994. No es de ex­tra­ñar pues que su úni­ca ex­pe­rien­cia pre­via en pu­bli­ci­dad sea en anun­cios an­ti­apart­heid.

A ca­ba­llo en­tre Lon­dres y Ciu­dad del Ca­bo, cuan­do re­si­de en la ciu­dad sud­afri­ca­na Jo­nes se de­di­ca a im­pul­sar una in­dus­tria lo­cal de mú­si­ca en su es­pe­cia­li­dad de ban­das so­no­ras. “Me en­can­ta­ría mon­tar una pe­que­ña or­ques­ta sud­afri­ca­na que sir­va de ba­se pa­ra fu­tu­ros pro­yec­tos”, di­ce. No en vano, la su­ya es tam­bién la his­to­ria de al­guien que se vie­ne arri­ba, su­pera di­fi­cul­ta­des y que, so­bre to­do, se emo­cio­na con la mú­si­ca.

VA­LE­RIE MA­CON / GETTY IMA­GES

Tres his­to­rias. Un es­pec­ta­dor de fút­bol que ba­ja al cam­po pa­ra chu­tar un pe­nal­ti, una mu­jer de me­dia­na edad que tras­pa­sa una va­lla pa­ra co­rrer una ma­ra­tón y un be­so im­pre­vis­to a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo son las ‘ve­ni­das arri­ba’ que na­rra el anun­cio de Aqua­rius, el pri­me­ro del año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.