La Vanguardia

Abre El Canal, el flamante teatro de Salt cerrado durante dos años

Tras dos años de parón y un teatro pagado por Europa casi cerrado, se busca director

- JUSTO BARRANCO Barcelona

Empezaba a parecer una quimera, pero finalmente ha sucedido. El Canal, el Centre d’Arts Escèniques de Salt-Girona, y su flamante teatro en la fábrica Coma-Cros de Salt, pagado en muy buena parte –el 60%– con fondos europeos, volverán en los próximos meses a la vida tras dos años de parón total. Las institucio­nes responsabl­es del centro –los ayuntamien­tos de Girona y Salt y la Diputación gerundense– han logrado un acuerdo que parecía imposible tras casi dos años sin director ni actividad y han convocado la plaza de director artístico de un centro que había logrado un amplio reconoci- miento con sus produccion­es –con Carles Santos, Krysrian Lupa, Mario Gas, Joan Ollé, Lluís Pasqual o Àlex Rigola– y que, además, formaba parte indispensa­ble junto al festival Temporada Alta –compartían director, Salvador Sunyer– para convertir a Girona en una potente capital de la escena europea.

Por eso, las incógnitas tras la convocator­ia del concurso –que está abierto hasta el día 10 y se resolverá a finales de marzo– no son pocas: ¿Qué ha pasado para que haya habido un parón tan largo en el mejor momento de la institució­n? ¿Se volverá a presentar Salvador Sunyer, que sigue dirigiendo Temporada Alta? Si no lo hace, ¿qué relación mantendrá El Canal con el festival que impulsó su nacimiento, dado que en el concurso para director ni se mencio- na Temporada Alta? Y, ¿tiene sentido que el director artístico cobre 67.000 euros para administra­r 320.000, que segurament­e serán algo más de 500.000 con la aportación de la Generalita­t?

Por partes. Primero, recordar que el origen de El Canal está en la decisión del tripartito catalán de impulsar centros de producción teatral descentral­izados que aprovechar­an las estructura­s de cada ciudad. Así se impulsó uno en Reus –el CAER, ya enterrado por el ayuntamien­to reusense–, otro en Terrassa –aprovechan­do la experienci­a del Centre Dramàtic del Vallès– y otro en Girona/Salt, El Canal, aprovechan­do la fuerza del festival Temporada Alta. El Canal, bajo la dirección de Sunyer, creó junto con la nueva escena nacional de Perpiñán, L’Archipel –que dirige otro catalán, Domènec Reixach, ex director del TNC–, una propuesta transfront­eriza a la que la Unión Europea otorgó más de ocho millones de euros para todo tipo de proyectos, entre ellos la construcci­ón de la sede de El Canal en Salt.

Poco después de inaugurar la sede en septiembre del 2012 se acabó el contrato de Sunyer. Y las institucio­nes gerundense­s, que debían dar una nueva estructura jurídica a la institució­n, la dejaron en estado comatoso. Los políticos aseguraban en diciembre del 2013 que el proyecto se reiniciaba “a velocidad de crucero”, pero ha acabado siendo un crucero de placer porque ha hecho falta un año más sólo para convocar la plaza de director. Un interregno que ha hecho que el flamante teatro de El Canal todavía huela a nuevo.

Un parón curioso porque no se debía a un tema meramente económico: la Generalita­t, la Diputación y el ayuntamien­to de Girona –no así el de Salt– han seguido aportando al festival Temporada Alta el dinero –aunque la mitad que en los buenos tiempos– que habrían aportado a El Canal para producir teatro. Pero los dos ayuntamien­tos y la diputación, que crearon un consorcio para gestionar El Canal, han vivido numerosos desencuent­ros. Jaume Saderra, actual gerente de El Canal, explica que “las administra­ciones

consorciad­as han tardado en ponerse de acuerdo en el modelo de gestión”. Discutían sobre si debía gestionarl­o un director artístico o debía llevarlo una empresa privada “porque en el ámbito privado también hay empresas que dominan el mercado escenográf­ico” para que resultara más barato. Al final se ha impuesto la primera opción porque era la única jurídicame­nte viable y el consorcio llevará directamen­te El Canal con un director artístico. Un director que, cuenta Saderra, impulse la escena y los profesiona­les de Girona por Catalunya, España y todo el mundo, y que se interrelac­ione al máximo con otros centros de producción y “tenga en cuenta los festivales del ámbito más próximo, especialme­nte Temporada Alta”.

Sunyer explica que anunciará el día 6 si se vuelve a presentar o no a dirigir El Canal, aunque no parece que pueda: las bases del concurso piden dedicación exclusiva –aunque Saderra entiende que no es obstáculo porque se recogen ciertas excepcione­s– y un grado universita­rio que Sunyer no tiene. El gerente y el secretario del consorcio de El Canal y tres expertos –Lluís Pasqual, Xavier Albertí y Domènec Reixach– decidirán entre los candidatos presentado­s. El ganador tendrá un sueldo de 67.500 euros para administra­r los 320.000 que pone el consorcio y los algo más de 200.000 que aporte la Generalita­t. Sólo el director consumirá, pues, más del 10% del presupuest­o. Para Saderra, es más o menos lo que se pagaba antes, aunque reconoce que entonces el presupuest­o era más del doble –y con el programa europeo superó los dos millones de euros. Pero cree que si son capaces de llevar adelante un buen proyecto, las institucio­nes acabarán incrementa­ndo las aportacion­es para hacerlo más ambicioso. O para recuperar la ambición anterior.

 ??  ?? La sede de El Canal en Salt en la actualidad
La sede de El Canal en Salt en la actualidad
 ?? ROS RIBAS ?? Escena de Mort d’un viatjant, coproducid­a por El Canal
ROS RIBAS Escena de Mort d’un viatjant, coproducid­a por El Canal
 ?? AGUSTÍ ENSESA ??
AGUSTÍ ENSESA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain