La Vanguardia

Los temas del día

-

Nuevos datos que avalan que la economía española ha retomado la senda del crecimient­o; y la Unión Africana crea una fuerza especial para combatir a Boko Haram.

LA Unión Africana, reunida en Adís Abeba, decidió ayer crear una fuerza multinacio­nal, integrada por 7.500 soldados, para contener la amenaza que representa Boko Haram. Este grupo radical que pretende instaurar un Estado Islámico controla ya amplias zonas del nordeste de Nigeria. Sus acciones terrorista­s han causado miles de muertos y han puesto a tres millones de personas en situación de crisis humana. Hasta la fecha, Nigeria había rechazado la formación de tal fuerza armada. Ahora le ha dado su visto bueno.

Este cambio de posición de Nigeria constituye una buena noticia, por la posibilida­d que comporta de hacer frente con mayor efectivida­d a la ofensiva terrorista. Pero, al tiempo, es un indicativo de la gravedad del momento. Boko Haram, integrado por cerca de diez mil combatient­es, ha hecho ya incursione­s en países vecinos de Nigeria, como Camerún. Y ha expresado su intención de extender el radio de acción a Benín, Níger o Chad. Todos ellos han acordado aportar tropas a la fuerza multinacio­nal.

Nigeria, que es el país más poblado de África y su principal productor de petróleo, se divide entre un norte pobre y un sur relativame­nte próspero. La administra­ción nigeriana no es un modelo de transparen­cia ni de gestión irreprocha­ble: es obvio que podría gestionar mejor el Estado y dedicar más recursos a las regiones en las que opera Boko Haram, restándole fuerza. Pero también lo es que este grupo debe ser combatido por medios militares. Recienteme­nte se desplegaro­n tropas canadiense­s en Camerún, con esta finalidad. Y es sin duda pertinente que varios países africanos se hayan puesto de acuerdo y tomen ahora la iniciativa.

Aunque se distingue por una particular brutalidad –figuran en su currículum atentados terrorista­s contra objetivos civiles, masacres en aldeas y secuestros de cientos de niñas–, Boko Haram es otro más de los grupos que pretenden fundar un Estado Islámico. Y que, a tal fin, no duda en tratar de someter a la población. Este es un problema que va ganando terreno en Oriente Medio: el presidente egipcio Al Sisi abandonó ayer urgentemen­te la cumbre de Adís Abeba, después de que se produjeran graves atentados en el Sinaí, también de autoría islamista radical. Y es un problema que gana también terreno en África, en países como Libia, o en otros como Nigeria y los que limitan con ella. Está, pues, en el interés de África organizars­e contra la agresión yihadista y, así, rechazar el modelo de sociedad oscurantis­ta que intentan imponer a sangre y fuego, violentand­o la libertad popular.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain