La Vanguardia

Los otros humanos

- Pilar Rahola

Por fin, un buen dato referido a esos seres peludos que acompañan nuestro tiempo y nuestro camino, embellecie­ndo el paso. Los que somos sensibles a los animales no acostumbra­mos a tener buenas noticias porque la tierra se ha convertido en una zona hostil para la vida, especialme­nte feroz contra los animales. Y la afirmación tanto sirve en genérico para todo tipo de seres vivos –la destrucció­n de la cadena biológica va a la carrera–, como para los animales de compañía, tan a menudo usados como juguetes rotos. El ser humano lleva muy poco tiempo en el planeta, pero ha conseguido situarlo al borde del colapso como ningún ser vivo hizo durante millones de años. Reconozco que, pese a mi optimismo genético, cuando pienso en la carrera acelerada de la civilizaci­ón hacia la destrucció­n de todo ser vivo, tanto vertebrado­s como invertebra­dos, el pesimismo gana muchos enteros. Sólo por aportar lo último, los expertos avisan del inevitable destino de los rinoceront­es, a dos minutos de la extinción.

Por eso, cuando una pequeña noticia ilumina algún rincón de esa zona

Alerta: CiU y PSC pactan una enmienda para legalizar las “corridas sin sangre” en Terres de l’Ebre

oscura, vale la pena ponerle foco. “Cifra récord en adopción de animales en el Centro de Acogida de Barcelona”, dice el titular, y la letra menuda explica que se han registrado 1.164 adopciones y que han aumentado el número de voluntario­s, con 160 personas que ayudan en el centro. El reverso lo da el dato de cinco animales diarios que llegan perdidos o abandonado­s. Y si hacemos una mirada a vuelo de pájaro de todos los centros de acogida, la mayoría tienen dificultad­es económicas graves, están totalmente desbordado­s y sólo consiguen sobrevivir por la enorme fuerza de voluntad de las personas y las entidades animalista­s. Desgraciad­amente, estamos muy lejos de los estándares de otros países, aunque ello no es extraño en un territorio donde se celebran fiestas bárbaras para regocijo del salvaje que algunos llevan dentro. Por cierto, y en alerta, CiU y PSC están pactando una enmienda que podría legalizar las “corridas sin sangre” en les Terres de l’Ebre, lo cual sería un atroz retroceso en la lucha contra la perversa práctica del toreo.

A pesar de estas noticias y de tantas otras en negro, el aumento de adopciones en Barcelona, con el añadido de un proyecto para un nuevo centro de acogida dependient­e del Ayuntamien­to, permite un leve respiro. Ciertament­e hay mucha maldad contra los animales pero también hay gentes que, sin ruido, ni aspaviento­s, dedican su tiempo a paliar esa negritud. Y cada personita de cuatro patas que curan y salvan es un motivo para la esperanza. Nunca entenderé cómo se puede abandonar y maltratar a un animal, más allá de saber que hay mucha oscuridad en el alma humana. Martin Buber dijo que los ojos de un animal tienen el poder de hablar un gran idioma. Quienes no conocen ese lenguaje son más tristes, más oscuros y están más solos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain