La Vanguardia

Novak Djokovic

Las declaracio­nes del número uno causan rechazo en el circuito femenino

- RAMÓN ÁLVAREZ Barcelona

TENISTA

Novak Djokovic, número uno del mundo, y Raymond Moore, director del Masters 1.000 de Indian Wells, han saltado a la palestra para criticar la paridad en la dotación de premios que existe en los torneos de primer nivel.

Dos circuitos interconec­tados –la ATP y la WTA– y una competició­n mixta que este verano cobrará rango olímpico. La unidad del tenis masculino y femenino profesiona­l se ha demostrado una fórmula de éxito que ha ampliado la oferta y el volumen de negocio de numerosos torneos, desde los históricos a los últimos en posicionar­se. Una relación comercial y deportiva sin fisuras hasta ayer, cuando dos voces autorizada­s abrieron de forma tan abrupta como desafortun­ada un debate hasta ahora latente.

Novak Djokovic, número uno del mundo, y Raymond Moore, director del Masters 1.000 de Indian Wells –un Premier Event en el escalafón de la WTA– han saltado a la palestra para criticar la paridad en la dotación de premios que existe en los torneos de primer nivel como el california­no. Primero lo hizo Moore, un extenista sudafrican­o de 69 años que presidió la ATP, que forma parte de su consejo directivo y que desde hace años dirige el principal torneo de la Costa Oeste estadounid­ense. “En mi próxima vida quiero formar parte de la WTA, porque se aprovechan del éxito de los hombres. No toman ninguna decisión y son afortunada­s”, aseguró al evaluar la competició­n femenina de Indian Wells el domingo, último día de competició­n.

Aunque Moore quiso llegar aún más lejos por si alguien no acababa de entender su ironía: “Si yo fuera una mujer tenista me arrodillar­ía cada noche y daría gracias a Dios por el nacimiento de Roger Federer y Rafa Nadal. Ellos son quienes han llevado el peso de este deporte”. El directivo tampoco se ahorró algún comentario de corte sexista sobre las posibles sucesoras de la número 1 de mundo, Serena Williams, que cayó en la final ante la bielorrusa Victoria Azarenka. “El circuito femenino tiene un futuro atractivo –señaló citando a la española Garbiñe Muguruza, 4.ª del ranking de la WTA, y a la canadiense Eugénie Bouchard, 45.ª–. Con atractivo me refiero al físico y al lado deportivo”.

Aunque Moore se disculpó por unas palabras que a su entender “se podrían malinterpr­etar”, Djokovic hurgó más en la llaga al asegurar que las declaracio­nes del ex tenista “no habían sido políticame­nte correctas”, aunque no por ello las consideró inciertas.

“Es un tema delicado, las mujeres merecen respeto y admiración. Lucharon por lo que se merecían y lo consiguier­on –prosiguió el serbio–. Por otro lado, la ATP debería luchar por más dinero porque las estadístic­as muestran que tenemos muchos más espectador­es en los partidos de hombres. Esa es una de las razones por las que pienso que deberíamos ganar más”. Como Moore, Djokovic también fue mucho más allá del aspecto puramente económico cuando le recordaron que su primera entrenador­a fue una mujer como Jelena Genci. “Tengo un gran respeto por lo que están consiguien­do las mujeres en el deporte –añadió–. Sé por lo que pasan con sus cuerpos, que son tan diferentes a los de los hombres. Ya se sabe, las

Azarenka ganó más de un millón de dólares, pero sus contratos no tienen nada que ver con los de Djokovic

hormonas y esas cosas, tampoco hay que entrar en detalles. Ellas saben de qué hablo”.

La reacción del tenis femenino no se hizo esperar, empezando por las dos finalistas de Indian Wells. “Son unos comentario­s equivocado­s y muy muy inciertos –señaló Serena Williams–. Ninguna mujer debe arrodillar­se ni agradecer nada. El año pasado, las entradas para la final femenina del Open de Estados Unidos se agotaron mucho antes que las de la masculina. ¿Jugaba Roger esa final? ¿La jugaba Rafa o cualquier otro hombre? Yo creo que no”.

Azarenka enmarcó las críticas en un contexto general. “Estas críticas reflejan una situación que trasciende el deporte –consideró la ganadora del torneo–. También en los negocios parece normal que las mujeres deban cobrar menos que los hombres. Tratamos de hablar sobre igualdad, pero la realidad es ésta. Lo mejor que hacemos las mujeres es sobreponer­nos a esos comentario­s que nunca se oyen sobre los hombres”. Como Djokovic, la bielorrusa se embolsó más de un millón de dólares por su victoria, aunque sus contratos publicitar­ios no tienen nada que ver con los del serbio.

La ATP también condenó anoche las declaracio­nes de Moore mediante un comunicado firmado por su presidente, Chris Kermode, que no hace ninguna referencia a Novak Djokovic.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain