El nacimiento del Di­vino

El es­pa­ño­lis­mo ce­le­bra el cen­te­na­rio del de­but de Za­mo­ra

La Vanguardia - - SUMARIO - RA­MÓN ÁLVAREZ

El Es­pan­yol ce­le­bra el cen­te­na­rio del de­but de Ricardo Za­mo­ra con la ca­mi­se­ta blan­quia­zul, un par­ti­do en el que, cien años atrás, el club em­pa­tó an­te el Real Ma­drid y en el que el le­gen­da­rio por­te­ro em­pe­zó a cons­truir su mi­to como el me­jor guar­da­me­ta es­pa­ñol de to­dos los tiem­pos.

Sant Adrià de Be­sòs/Cor­ne­llà de L.

“Ga­na el Es­pan­yol 1-0 con Za­mo­ra de por­te­ro”. La fra­se, le­gen­da­ria, vol­vió a es­cu­char­se ayer en Cor­ne­llà, que ce­le­bró el cen­te­na­rio del de­but del Di­vino con el Es­pan­yol en el que se pue­de con­si­de­rar su pri­mer par­ti­do en la éli­te. Los blan­quia­zu­les em­pa­ta­ron sin go­les an­te el Real Ma­drid y Ricardo Za­mo­ra em­pe­zó a cons­truir su mi­to, que hoy en día lo con­vier­te en el me­jor guar­da­me­ta es­pa­ñol de to­dos los tiem­pos. Tres ge­ne­ra­cio­nes de me­tas es­pa­ño­lis­tas, Co­co Ber­to­meu, Tommy N’Kono y Pau Ló­pez glo­sa­ron su fi­gu­ra y su sig­ni­fi­ca­do pa­ra cual­quier por­te­ro es­pa­ño­lis­ta.

“Lo co­no­cí en di­ciem­bre del 64, cuan­do el Es­pan­yol vino a ju­gar a Am­pos­ta, mi pue­blo. Yo era el por­te­ro ri­val y tu­ve el pri­vi­le­gio de que me lo pre­sen­ta­ñol”, sen. Al fi­nal del par­ti­do vino a ver­me Ku­ba­la y me di­jo: “Us­ted el mar­tes es­tá en Bar­ce­lo­na, que fi­cha por el Es­pan­yol”. Y así fue. Ber­to­meu se con­vir­tió en uno de los fi­cha­jes del le­gen­da­rio por­te­ro cuan­do ocu­pa­ba un car­go institucio­nal en el club. “Ya no en­tre­na­ba al equi­po, pe­ro cuan­do me pi­lla­ba me ha­cía prac­ti­car sus za­mo­ra­nas”, re­cor­dó el ex­por­te­ro blan­quia­zul.

“Cuan­do lle­gué al Es­pan­yol Za­mo­ra ha­cía po­co que ha­bía muer­to y me ha­bla­ron mu­chí­si­mo de él. Así que des­de el prin­ci­pio en­ten­dí lo que re­pre­sen­ta­ba pa­ra el club y pa­ra el fútbol es­pa- ex­pli­có N’Kono. “Es un or­gu­llo lle­var una ca­mi­se­ta que ha lle­va­do él y que no me merezco –aña­dió Pau–. Tras una fi­gu­ra como Za­mo­ra es una res­pon­sa­bi­li­dad y al­go muy bo­ni­to ocu­par es­ta por­te­ría”. Hoy, tan­to Pau como Ar­la ves­ti­rán una ré­pli­ca de uno de los jer­séis que ex­hi­bió el por­te­ro.

Za­mo­ra de­bu­tó en el Es­pan­yol con só­lo 15 años con su pri­me­ra ex­hi­bi­ción ba­jo pa­los. Se ha­bía for­ma­do como de­lan­te­ro cen­tro y su pri­me­ra ac­tua­ción en la por­te­ría fue ca­sual, como siem­pre re­cor­da­ba el pro­pio ju­ga­dor. En un par­ti­do con el in­fan­til del Bar­ce­lo­na ocu­pó la po­si­ción al no pre­sen­tar­se el me­ta lo­cal en un due­lo an­te el In­ter­na­cio­nal de Pe­pe Sa­mi­tier. La fu­tu­ra le­yen­da bar­ce­lo­nis­ta le mar­có dos go­les, pe­ro Za­mo­ra se ga­nó el pues­to e ini­ció una amis­tad con Sa­mi­tier que man­tu­vo du­ran­te to­da la vi­da. Los dos aca­ba­rían coin­ci­dien­do en el Bar­ce­lo­na y en el Real Ma­drid.

El Es­pan­yol fue, sin em­bar­go, el club de su vi­da. El que lo re­cla­mó del Uni­ver­si­ta­ri pa­ra una gi­ra por Ma­drid y le reali­zó su pri­mer con­tra­to en un mo­men­to en que el fútbol aún no era pro­fe­sio­nal pa­ra sus­ti­tuir a otra le­yen­da del club e ído­lo per­so­nal de Za­mo­ra, Pe­re Gi­bert, el Gra­pas. El me­ta per­ma­ne­ció tres tem­po­ra­das en las fi­las blan­quia­zu­les, fi­chó por el Ba­rça pa­ra ju­gar allí otras tres cam­pa­ñas y vol­vió al Es­pan­yol por desave­nen­cias eco­nó­mi­cas. Tras ga­nar la Co­pa de 1929, el Real Ma­drid lo fi­chó por la as­tro­nó­mi­ca ci­fra de 100.000 pe­se­tas. De­fen­dió la ca­mi­se­ta blan­ca seis tem­po­ra­das y vol­vió al Es­pan­yol como téc­ni­co en 1955 en sus­ti­tu­ción de Ale­jan­dro Sco­pe­lli.

EL PE­SO DE LA LE­YEN­DA Tres ge­ne­ra­cio­nes de me­tas blan­quia­zu­les –Ber­to­meu, N’Kono y Pau– es­bo­za­ron el sig­ni­fi­ca­do de la fi­gu­ra

JOR­DI ROVIRALTA

N’Kono y Ber­to­meu con la ca­mi­se­ta his­tó­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.