In­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix® o có­mo per­der pe­so sin ci­ru­gía

La Vanguardia - - MONOGRÁFICO ESPECIAL - Dra. Vir­gi­nia Vi­ca­rio Her­nán­dez Clí­ni­cas Vi­ca­rio Mo­do­lell, 31 08021 Bar­ce­lo­na Tel. 931 549 021 NRS E08635963 www.cli­ni­cas­vi­ca­rio.es con­sul­tas@cli­ni­cas­vi­ca­rio.es

La pri­ma­ve­ra es la épo­ca del año ideal pa­ra pre­pa­rar el cuer­po de ca­ra al ve­rano. Pa­ra las per­so­nas que pre­fie­ren no pa­sar por qui­ró­fano hay una nue­va téc­ni­ca que per­mi­te per­der pe­so sin ci­ru­gía: in­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix®.

La in­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix® es una téc­ni­ca no qui­rúr­gi­ca que per­mi­te eli­mi­nar la gra­sa lo­ca­li­za­da sin la ne­ce­si­dad de efec­tuar una ci­ru­gía. Mu­chas per­so­nas no se atre­ven a so­me­ter­se a nin­gún tra­ta­mien­to de es­te ti­po pre­ci­sa­men­te por­que tie­nen mie­do a pa­sar por el qui­ró­fano, pe­ro gra­cias a es­ta téc­ni­ca ya no es ne­ce­sa­rio.

La Dra. Vir­gi­nia Vi­ca­rio, di­rec­to­ra del Ser­vi­cio de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca y del Ser­vi­cio de Me­di­ci­na Es­té­ti­ca en las Clí­ni­cas Vi­ca­rio y ex­per­ta en Aqua­lix®, ex­pli­ca en qué con­sis­te es­te tra­ta­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. Clí­ni­cas Vi­ca­rio es un cen­tro de re­fe­ren­cia en me­di­ci­na es­té­ti­ca que cuen­ta con más de 35 años de ex­pe­rien­cia y con se­des en di­fe­ren­tes ciu­da­des, co­mo Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Va­len­cia y Ma­llor­ca.

Hay mu­chas per­so­nas que desean eli­mi­nar la gra­sa pe­ro tie­nen mie­do a pa­sar por qui­ró­fano…

La in­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix® es una téc­ni­ca no qui­rúr­gi­ca que se uti­li­za pa­ra la des­truc­ción de las cé­lu­las adi­po­sas en zo­nas lo­ca­li­za­das. Es de­cir, per­mi­te adel­ga­zar sin ci­ru­gía. Aqua­lix® lle­va a ca­bo la mis­ma fun­ción que ha­cen los áci­dos bi­lia­res so­bre la gra­sa en la di­ges­tión.

¿En qué con­sis­te el tra­ta­mien­to?

Es­ta téc­ni­ca con­sis­te en rea­li­zar una in­ser­ción me­dian­te agu­jas muy fi­nas que per­mi­ten lle­gar a to­da la zo­na mar­ca­da de acu­mu­lo gra­so. Se apli­ca en for­ma de aba­ni­co y de­li­nean­tes, y de es­te mo­do se tra­ta la obe­si­dad lo­ca­li­za­da. Es in­do­lo­ro, ya que se apli­ca jun­to con un po­co de li­do­caí­na. Al ter­mi­nar se ha­cen 10 mi­nu­tos de ca­vi­ta­ción y des­pués se co­lo­ca una fa­ja de me­dia­na com­pre­sión al pa­cien­te. Di­cha fa­ja hay que lle­var­la du­ran­te una se­ma­na.

¿En qué zo­nas pue­de uti­li­zar­se?

Aqua­lix® se apli­ca en zo­nas de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño, siem­pre que sea gra­sa lo­ca­li­za­da. Por ejem­plo, se usa en la zo­na del ab­do­men, flan­cos, car­tu­che­ras e in­clu­so en la zo­na in­ter­na de las pier­nas y las ro­di­llas. Tam­bién se em­plea en otras zo­nas co­mo ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res, pa­pa­da y oje­ras, así co­mo en al­gu­nos li­po­mas y en li­po­dis­tro­fias dor- so­cer­vi­ca­les o “jo­ro­ba de bú­fa­lo”.

Pa­ra la zo­na de la pa­pa­da, ade­más, exis­te una nue­va téc- ni­ca, el ATX-101, que ha si­do re­cien­te­men­te apro­ba­da por el co­mi­té con­sul­tor de la Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion (FDA) de EEUU. Es­ta in­yec­ción tar­da al­re­de­dor de quin­ce mi­nu­tos. Una vez in­yec­ta­do, al­te­ra fí­si­ca­men­te la mem­bra­na ce­lu­lar, lo que pro­vo­ca la des­truc­ción de cé­lu­las gra­sas. Se pue­den lle­var a ca­bo has­ta seis se­sio­nes me­dian­te es­ta téc­ni­ca, con al me­nos un mes de di­fe­ren­cia en­tre ellas.

¿Cuán­tas se­sio­nes son ne­ce­sa­rias?

Se re­quie­ren en­tre una y cin­co se­sio­nes, de­pen­dien­do de ca­da pa­cien­te. En Clí­ni­cas Vi­ca­rio nos adap­ta­mos a ca­da pa­cien­te y a sus ob­je­ti­vos.

¿Qué cui­da­dos hay que se­guir tras la in­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix®?

Tras el tra­ta­mien­to se tie­ne que lle­var una pe­que­ña fa­ja de me­dia­na com­pre­sión du­ran­te una se­ma­na y, ade­más, evi­tar al­tas tem­pe­ra­tu­ras. En Clí­ni­cas Vi­ca­rio ofre­ce­mos siem­pre una die­ta de acom­pa­ña­mien­to o cier­tos con­se­jos ali­men­ti­cios. Es bá­si­co be­ber mu­cha agua y evi­tar las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Si se prac­ti­ca de­por­te, es me­jor es­pe­rar al ter­cer día.

Por otro la­do, pa­ra ayu­dar a des­truir el adi­po­ci­to es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a los ul­tra­so­ni­dos de ba­ja fre­cuen­cia, que es la ca­vi­ta­ción de una o dos ve­ces por se­ma­na pa­ra ac­ti­var la li­po­li­sis y, a su vez, la eli­mi­na­ción a tra­vés de la ori­na, las he­ces y el su­dor con una ma­yor facilidad.

¿Qué ven­ta­jas ofre­ce?

El be­ne­fi­cio de la in­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix® es que per­mi­te es­cul­pir zo­nas con al­gún ti­po de li­po­dis­tro­fia so­bran­te del cuer­po sin ne­ce­si­dad de pa­sar por qui­ró­fano. Se con­si­gue una muy bue­na re­trac­ción y re­afir­ma­ción del te­ji­do. Es, en de­fi­ni­ti­va, el tra­ta­mien­to con me­jo­res re­sul­ta­dos pa­ra la gra­sa lo­ca­li­za­da.

¿La gra­sa vuel­ve a apa­re­cer en la zo­na tra­ta­da?

No, ro­tun­da­men­te no. La gra­sa no vuel­ve a apa­re­cer en la zo­na tra­ta­da me­dian­te Aqua­lix®, pe­ro es muy re­co­men­da­ble se­guir cui­dán­do­se pa­ra evi­tar au­men­tar de pe­so.

¿Cuán­do se em­pie­zan a ob­ser­var los re­sul­ta­dos?

A par­tir de las tres se­ma­nas se co­mien­zan a ver los pri­me­ros re­sul­ta­dos. Es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que los adi­po­ci­tos se des­tru­yen du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te ochen­ta días, ya que es un pro­duc­to ac­ti­vo.

¿Po­dría­mos afir­mar en­ton­ces que la in­tra­li­po­te­ra­pia con Aqua­lix® es un sus­ti­tu­to de la li­po­suc­ción?

Sí, ya que de una for­ma na­tu­ral se apli­can de­ter­mi­na­dos prin­ci­pios ac­ti­vos en­car­ga­dos de di­luir gra­sas. Di­chos prin­ci­pios es­tán pre­sen­tes en nues­tra di­ges­tión y, si los apli­ca­mos de ma­ne­ra lo­cal, se con­si­gue su di­lu­ción y, por tan­to, su re­duc­ción en nú­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.