Síl­via Bach

DIR. GE­NE­RAL DE PARFOIS ES­PA­ÑA

La Vanguardia - - SUMARIO - Bar­ce­lo­na MAR GALTÉS

Co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral de la fi­lial de es­ta em­pre­sa por­tu­gue­sa de ac­ce­so­rios de mo­da es res­pon­sa­ble de 230 tien­das y man­tie­ne un fuer­te plan de cre­ci­mien­to. Un gran re­to des­pués de su pa­so por In­di­tex, Guess y Pro­no­vias.

Di­ce Síl­via Bach que cuan­do va a una tien­da, no quie­re que le di­gan na­da: “Ne­ce­si­to unos mi­nu­tos. Pri­me­ro mi­ro el es­ca­pa­ra­te, des­pués có­mo es­tá to­do mon­ta­do. Cuál es el len­gua­je cor­po­ral del equi­po, qué rit­mo tie­nen, qué con­tac­to vi­sual con los clien­tes. Có­mo es­tá el pro­duc­to pues­to y re­vuel­to. Ne­ce­si­to ver la at­mós­fe­ra”. Y des­pués, Bach ya de­ja que los de­pen­dien­tes le ex­pli­quen los da­tos de trá­fi­co, de ven­tas, y los pro­ble­mas que tie­nen... por­que es­ta es par­te im­por­tan­te de su tra­ba­jo, aho­ra co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral de Parfois en Es­pa­ña, res­pon­sa­ble de 230 tien­das y con un fuer­te plan de cre­ci­mien­to. Síl­via Bach co­gió en enero las rien­das de la fi­lial de es­ta em­pre­sa por­tu­gue­sa de ac­ce­so­rios de mo­da, des­pués de años de ba­ga­je en el sec­tor (In­di­tex, Guess y Pro­no­vias).

Y eso que Síl­via Bach (Bar­ce­lo­na, 1975), que es hi­ja, nie­ta, so­bri­na, pri­ma de co­mer­cian­tes, em­pe­zó sien­do pe­rio­dis­ta. “To­da la fa­mi­lia te­nía­mos pues­tos de fru­ta y ver­du­ra en mer­ca­dos de Bar­ce­lo­na”, di­ce. Ella es­tu­dió la se­cun­da­ria en EE.UU., y “fui la pri­me­ra de la fa­mi­lia en ir a la uni­ver­si­dad –pe­rio­dis­mo en la Ra­mon Llull–”, y al mis­mo tiem­po, su pa­dre la mo­ti­va­ba a es­tu­diar idio­mas. Hi­zo prác­ti­cas en la ra­dio y a la te­le, y se fue a Ma­drid co­mo edi­to­ra de los con­te­ni­dos de fin de se­ma­na del por­tal Tie­rra, de 1999 al 2002: vi­vió la sa­li­da a bol­sa y tam­bién es­tu­dió un más­ter. “Pe­ro yo que­ría via­jar”. Y con­tra­ta­da por World In­vest­ment News, “cu­brí la en­tra­da de paí­ses del Es­te en la UE pa­ra el fran­cés L’Ex­press, y en Sie­rra Leo­na pa­sé cin­co me­ses ha­cien­do un re­por­ta­je so­bre los dia­man­tes pa­ra The Ti­mes”. Pe­ro en Bu­da­pest ha­bía co­no­ci­do a su ma­ri­do, y en el 2003 de­ci­die­ron vol­ver jun­tos a Bar­ce­lo­na.

No ha­bía te­ni­do tiem­po to­da­vía de pen­sar a qué se de­di­ca­ría, cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da de Stra­di­va­rius, una em­pre­sa de Ca­bria­nes (Ba­ges) que se aca­ba­ba de ven­der a In­di­tex y que se iba a in­ter­na­cio­na­li­zar. “Al­guien les ha­bía ha­bla­do de mí”, y cla­ro es­tá, en su cu­rrícu­lo po­ne que ha­bla in­glés, fran­cés, ita­liano, por­tu­gués, ru­so, y un po­co de ale­mán.

“Me en­via­ron tres me­ses de de­pen­dien­ta en tien­das, es un tra­ba­jo du­rí­si­mo, pe­ro apren­dí mu­cho: ¡es la ba­se! Y me di cuen­ta de que ha­bía en­con­tra­do mi vo­ca­ción, lo que más me gus­ta ha­cer, que es ges­tio­nar pun­tos de ven­ta: per­so­nas, pro­duc­to, clien­tes”. Abrió tien­das Stra­di­va­rius en Gre­cia, Tur­quía, Eu­ro­pa del Es­te, Ru­sia, Fran­cia, Ma­rrue­cos, Ita­lia, Orien­te Me­dio. Has­ta el 2008, cuan­do un eje­cu­ti­vo que ha­bía si­do su je­fe la fi­chó co­mo di­rec­to­ra de re­tail pa­ra ha­cer la ex­pan­sión de Guess en Es­pa­ña. “Es una em­pre­sa ame­ri­ca­na, con cul­tu­ra de po­ten­ciar a las per­so­nas. Apren­dí ges­tión, mo­ti­va­ción en­fo­ca­da a ne­go­cio,” y la pro­mo­cio­na­ron a di­rec­to­ra de re­tail en Eu­ro­pa. Y en el 2012 la lla­ma­ron de In­di­tex. “Me ofre­cie­ron en­trar en un pro­gra­ma de for­ma­ción de di­rec­ti­vos que ha­cen ca­da año pa­ra diez per­so­nas. Era im­po­si­ble de­cir que no”. Bach so­ña­ba que la en­via­ran a Bra­sil, pe­ro le to­có Ru­sia. Y allí pa­só de 200 a 400 tien­das. “Fue el me­jor pro­yec­to de mi vi­da, sin du­da. In­di­tex es ex­cep­cio­nal, una gran es­cue­la, con pro­mo­ción in­ter­na y un res­pe­to es­pec­ta­cu­lar ha­cia el pun­to de ven­ta. Tam­bién es una em­pre­sa du­ra, por­que te da mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y va a una gran ve­lo­ci­dad”. Pe­ro el ma­ri­do es­ta­ba en Bar­ce­lo­na, y al ca­bo de dos años, Síl­via qui­so vol­ver. Y aquí le sa­lió la po­si­ción de di­rec­to­ra global de re­tail en Pro­no­vias. Es­tu­ve dos años, pe­ro no era pa­ra mí. Yo soy más de pron­to mo­da, de po­der in­fluir en las tien­das”.

Te­nía mie­do de vol­ver a equi­vo­car­se, pe­ro la se­du­jo la ofer­ta de Ma­nue­la Me­dei­ros, fun­da­do­ra de Parfois. “Parfois tie­ne un ADN muy sano y es­tá en pleno cre­ci­mien­to. ¡Las co­sas se ha­blan, se com­par­ten, a to­dos nos ilu­sio­na el mis­mo!”. Aho­ra Bach tie­ne mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te, pe­ro pue­de vi­vir en el Ma­res­me y ha­cer yo­ga, e in­clu­so dar cla­ses a otros co­mer­cian­tes, en Es­co­di. “Les ex­pli­co có­mo rom­per mu­ros. En las tien­das, cuan­do no se sa­be qué pa­sa, se po­nen ex­cu­sas: es que no te­ne­mos el pro­duc­to ade­cua­do, es que no va el ai­re acon­di­cio­na­do... Pe­ro pri­me­ro ha­ce fal­ta ana­li­zar to­das las va­ria­bles de in­for­ma­ción y las ven­tas, pa­ra po­der ir de ver­dad a los de­ta­lles, y ha­cer el plan de ac­ción”. Y les ex­pli­ca tam­bién su re­fle­xión crí­ti­ca: “El clien­te ve­nía de un mun­do con­su­mis­ta. ¡Y cuan­do lle­ga la cri­sis, el co­mer­cio co­ge mie­do y em­pie­za a ha­cer des­cuen­tos, outlets, y se car­ga el mar­gen! Tan­to, que el clien­te aca­ba pen­san­do que an­tes lo en­ga­ña­ban. Por eso aho­ra el clien­te mar­ca las ex­pec­ta­ti­vas, quie­re ex­pe­rien­cia de com­pra. Pe­ro el que pien­sa que el clien­te no sa­be qué quie­re .... Y no se pue­de ne­gar el im­pac­to de la di­gi­ta­li­za­ción y las re­des so­cia­les. El clien­te quie­re in­me­dia­tez, va a la tien­da muy bien in­for­ma­do y le tie­nes que dar con­fian­za pa­ra que se ol­vi­de del pre­cio”.

Di­rec­ti­va eu­ro­pea en In­di­tex y en Guess, li­de­ra la ex­pan­sión de la ca­de­na por­tu­gue­sa Parfois y da cla­ses a Es­co­di

GU­SI BEJER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.