¿Pro­ble­mas de hu­me­dad en su vi­vien­da? En ACUASEC te­ne­mos la so­lu­ción

Ave­ri­gua­mos cuál es la cau­sa de la hu­me­dad para apli­car el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co y re­sol­ver el pro­ble­ma, ya sean hu­me­da­des por con­den­sa­ción, ca­pi­la­ri­da­des o fil­tra­cio­nes

La Vanguardia - - PÁGINAS ESPECIALES -

La pre­sen­cia de hu­me­dad en su ca­sa po­ne en pe­li­gro su bie­nes­tar e in­clu­so la sa­lud de to­da su fa­mi­lia

Ac­tuar con­tra la hu­me­dad: una ta­rea res­pon­sa­ble Cuan­do ob­ser­ve manifestaciones en su vi­vien­da de sa­li­tre, man­chas ne­gras en la ro­pa, pa­re­des des­con­cha­das, olor a hon­gos... ¡Es el mo­men­to de ac­tuar! Cual­quier pro­ble­ma de hu­me­dad que sur­ja en su ca­sa de­be ser to­ma­do muy en serio, por eso la me­jor op­ción es acu­dir a un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do, ya que con fre­cuen­cia los pro­pie­ta­rios caen en el error de in­ten­tar re­sol­ver el pro­ble­ma por sí mis­mos, sien­do nu­me­ro­sos los fra­ca­sos, oca­sio­nán­do­les nu­me­ro­sos gas­tos sin po­der li­brar­se del pro­ble­ma. El pro­fe­sio­nal es­tu­dia las cau­sas del pro­ble­ma El pro­fe­sio­nal lo­ca­li­za el ori­gen del pro­ble­ma y lo tra­ta para eli­mi­nar sus efec­tos ne­ga­ti­vos. Aho­ra bien, las cau­sas de un pro­ble­ma de hu­me­dad pue­den cio­nes de ori­gen plu­vial, con­den­sa­ción, fu­ga en una tu­be­ría que no se ha per­ci­bi­do... La pre­sen­cia de hu­me­dad en su ca­sa po­ne en pe­li­gro su bie­nes­tar, e in­clu­so la sa­lud de su fa­mi­lia. Los hon­gos y los áca­ros cons­ti­tu­yen una gra­ve ame­na­za para los ni­ños. En breve, la hu­me­dad pue­de real­men­te con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de sa­lud; así pues, re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal es una ne­ce­si­dad, no un lu­jo.

La hu­me­dad ame­na­za tan­to a la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio co­mo a su con­te­ni­do y a sus ocu­pan­tes

Pro­pie­ta­rio, es su vi­vien­da la que es­tá ame­na­za­da Us­ted tie­ne in­te­rés en to­mar­se en serio el ries­go que la hu­me­dad ha­ce co­rrer a su ca­sa. Un sim­ple in­di­cio tie­ne to­das las pro­ba­bi­li­da­des de trans­for­mar­se en un pro­ble­ma gra­ve. Las manifestaciones en sín­to­ma de un pro­ble­ma más pro­fun­do. La hu­me­dad, ya sea por ca­pi­la­ri­da­des,

ti­mien­tos o por con­den­sa­ción, ame­na­za su con­te­ni­do y a sus ocu­pan­tes: pu­dri­mien­to de la car­pin­te­ría, de­te­rio­ro de los mue­bles, etc. Se ex­po­nen sim­ple­men­te a en­con­trar­se una ca­sa in­sa­lu­bre. La hu­me­dad, cau­sa de afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias gra­ves

bre ado­les­cen­tes que su­fren afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, dan­do co­mo re­sul­ta­do un 83% de as­mas, bron­qui­tis as­má­ti­cas y bron­qui­tis cró­ni­cas y un 87% de ri­ni­tis cró­ni­cas, que al­can­zan a jó­ve­nes que vi­ven en ha­bi­ta­cio­nes de­ma­sia­do hú­me­das. De un 20 a un 30% de no­so­tros su­fri­mos aler­gias res­pi­ra­to­rias, ¡dos ve­ces más que ha­ce 20 años! Edouard Drouhet, je­fe de mi­co­lo­gía en el ins­ti­tu­to de la Sa­lud Pú­bli­ca Louis Pas­teur, ex­pli­ca es­te au­men­to por nues­tro mo­do de vi­da: “Vi­vi­mos más en el in­te­rior, en ca­sa o en el des­pa­cho. Desde los años 60, ten­de­mos a un ex­ce­so de ais­la­mien­to para no de­jar es­ca­par el ca­lor y

Ca­sa hú­me­da, am­bien­te in­sano Mi­les de per­so­nas han so­lu­cio­na­do sus pro­ble­mas de hu­me­dad gra­cias a la in­ter­ven­ción de los es­pe­cia­lis­tas de ACUASEC. Ca­da año ACUASEC eje­cu­ta in­nu­me­ra­bles obras con éxi­to y sa­nea ca­sas que, en otro ca­so, se­gui­rían sien­do no­ci­vas para la sa­lud de sus ocu­pan­tes.

Cual­quier pro­ble­ma de hu­me­dad de­be ser to­ma­do muy en serio y con­sul­tar­lo con un pro­fe­sio­nal

Pro­ble­mas de hu­me­da­des por ca­pi­la­ri­dad

Pro­ble­mas de hu­me­da­des por con­den­sa­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.