La Vanguardia

La lí­der del ma­yor par­ti­do ex­tra­par­la­men­ta­rio

LA PRE­SI­DEN­TA DEL PACMA, EL PAR­TI­DO EX­TRA­PAR­LA­MEN­TA­RIO CON MÁS VO­TOS, ES UNA MA­DRI­LE­ÑA DE 42 AÑOS, DEFENSORA DE LOS DE­RE­CHOS DE LOS ANI­MA­LES. ELLA Y SU MA­RI­DO VI­VEN CON UN MASTÍN Y CUA­TRO GA­TOS RE­CO­GI­DOS DE LA CA­LLE

- SIL­VIA HI­NO­JO­SA Bar­ce­lo­na

“La úl­ti­ma vez que co­mí un bo­ca­di­llo de ja­món pen­sé: ¡es que es un cer­do!”, ra­zo­na so­bre su die­ta ve­ga­na

Oyén­do­la ha­blar de có­mo su­fren las va­cas en las gran­jas in­dus­tria­les –aun­que en los anun­cios de las fir­mas le­che­ras pa­rez­can fe­li­ces– o de las te­rri­bles con­di­cio­nes en que vi­ven las ga­lli­nas pa­ra que los hu­ma­nos pue­dan co­mer tor­ti­lla, es fá­cil en­ten­der que Sil­via Barquero lo­gra­ra que su ma­dre no só­lo de­ja­ra de ver las co­rri­das de to­ros en la te­le sino que prác­ti­ca­men­te se ha­ya vuel­to ve­ge­ta­ria­na. El ac­ti­vis­mo en de­fen­sa de los de­re­chos de los ani­ma­les es un mo­do de vi­da pa­ra es­ta ma­dri­le­ña de 42 años, que lle­va tres al fren­te del Pacma (Par­ti­do Ani­ma­lis­ta Con­tra el Mal­tra­to Ani­mal), la fuer­za ex­tra­par­la­men­ta­ria con más vo­tos y más in­flu­yen­te de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la cu­ya ba­ta­lla me­diá­ti­ca ha pues­to fin con un cam­bio le­gal al To­ro de la Ve­ga, un tor­neo me­die­val en el que se lan­cea­ba y da­ba muer­te a un to­ro. Y van a se­guir con su cru­za­da ani­ma­lis­ta. Los 286.000 vo­tos ob­te­ni­dos por sus lis­tas al Con­gre­so –los mis­mos que el PNV– en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de ju­nio y los 1,2 mi­llo­nes de vo­tos al Se­na­do de­mues­tran su ti­rón po­pu­lar. “Aho­ra cuan­do pe­di­mos una reunión se nos re­ci­be con una son­ri­sa y la puer­ta abier­ta y an­tes no era así”, sub­ra­ya Barquero, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca.

Ti­tu­la­da en se­cre­ta­ria­do eje­cu­ti­vo bi­lin­güe, la lí­der del Pacma, que des­de ha­ce tres años co­bra mil eu­ros al mes del par­ti­do, ex­pli­ca que lle­va mu­chos años en­tre­ga­da a la cau­sa ani­ma­lis­ta, pri­me­ro co­mo vo­lun­ta­ria en dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes. No re­cuer­da có­mo em­pe­zó to­do, pe­ro con diez años se en­con­tró en la ca­lle un ga­ti­to atro­pe­lla­do y ya qui­so lle­vár­se­lo a ca­sa. No pu­do que­dar­se aque­lla mas­co­ta –la lle­va­ron a una pro­tec­to­ra–, pe­ro con los años se ha re­sar­ci­do. Hoy, jun­to a su ma­ri­do, con­vi­ven con cua­tro ga­tos ca­lle­je­ros y un mastín lla­ma­do Ca­mi­lo, que se en­con­tró un sá­ba­do, ha­ce ocho años, cuan­do se iba a ce­nar. “Se me ha cha­fa­do el plan mu­chas ve­ces por­que he vis­to un ani­mal aban­do­na­do y lo he re­co­gi­do”, ex­pli­ca rien­do. A to­dos les bus­ca un ho­gar de aco­gi­da en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res. “Mi sue­gro, mi cu­ña­do, mi ma­dre, mis ve­ci­nos, ami­gas de mi ma­dre... to­dos tie­nen ani­ma­les re­co­gi­dos por mí”, di­ce.

En lí­nea con es­ta sen­si­bi­li­dad ha­cia los ani­ma­les, se pa­só pri­me­ro a la die­ta ve­ge­ta­ria­na y lue­go a la ve­ga­na, co­mo mu­chos de su par­ti­do y de su en­torno. Ad­mi­te que le cos­tó de­jar de co­mer car­ne por­que le gus­ta­ba y no lo hi­zo por mo­ti­vos de sa­lud, sino éti­cos. Se sen­tía mal con lo que co­mía y cam­bió de die­ta por cohe­ren­cia. “Fue una pos­tu­ra an­te la in­jus­ti­cia que su­po­ne la ex­plo­ta­ción de los ani­ma­les, las te­rri­bles con­di­cio­nes en las que vi­ven y su muer­te pre­ma­tu­ra”, ex­pli­ca. “La úl­ti­ma vez que me co­mí un bo­ca­ta de ja­món pen­sé: ¡es que es un cer­do! Ves al ani­mal, le po­nes ca­ra al tro­zo de car­ne que tie­nes de­lan­te y re­nun­cias a co­mér­te­lo... No hay sa­bor que se igua­le a te­ner la con­cien­cia tran­qui­la”, ase­gu­ra.

Jun­to a las ex­plo­ta­cio­nes in­dus­tria­les de ani­ma­les, su otro ca­ba­llo de ba­ta­lla son las co­rri­das de to­ros. El Pacma lle­va años tra­ba­jan­do pa­ra sen­si­bi­li­zar a la so­cie­dad pa­ra aca­bar con la tau­ro­ma­quia, que con­si­de­ra el ma­yor ex­po­nen­te del mal­tra­to ani­mal. Es un pun­to irre­nun­cia­ble de su pro­gra­ma, has­ta el pun­to de que frus­tró un po­si­ble acuer­do con Po­de­mos pa­ra asis­tir a las úl­ti­mas ge­ne­ra­les. “Po­de­mos no es­ta­ba dis­pues­to a ir con­tra las co­rri­das de to­ros y no nos in­tere­sa sa­cri­fi­car nues­tro tra­ba­jo por los de­re­chos de los ani­ma­les por un es­ca­ño”, ase­gu­ra la di­ri­gen­te ani­ma­lis­ta. En su pro­pues­ta elec­to­ral, el Pacma abo­ga por la prohi­bi­ción le­gal de los to­ros y en ge­ne­ral de los fes­te­jos po­pu­la­res con ani­ma­les y la prohi­bi­ción de la ca­za, pe­ro tam­bién in­clu­yen la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la de­fen­sa del sis­te­ma pú­bli­co de em­pleo, de sa­ni­dad y edu­ca­ción, sub­ra­ya.

Si se re­pi­ten las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, vol­ve­rá a ser la can­di­da­ta del Pacma, un par­ti­do en el que el 80% de las lis­tas las en­ca­be­zan mu­je­res, des­ta­ca. En­tre sus vo­tan­tes, ellas son ma­yo­ría y don­de más apo­yos ob­tie­nen es en Ca­ta­lun­ya (60.000 vo­tos), An­da­lu­cía (52.000), Ma­drid (39.000) y Ca­na­rias (15.000). “Hay mu­cho por ha­cer, es una de­di­ca­ción a tiem­po com­ple­to pe­ro lo ha­go de co­ra­zón por­que te­ne­mos lo­gros”, se­ña­la Barquero.

Vi­ve en un pue­blo de Ma­drid y le gus­ta dar lar­gos pa­seos por el mon­te con su pe­rro. Ex­pli­ca que su ma­ri­do tam­bién es un fer­vien­te ani­ma­lis­ta. “Es un mo­do de vi­da y te­ne­mos una com­pli­ci­dad muy gran­de –des­ta­ca– . Yo no le voy a re­ga­ñar si fre­na el co­che en se­co el día de Na­vi­dad, de ca­mino a ca­sa de mi ma­dre, por­que hay un po­den­co atro­pe­lla­do y hay que lle­var­lo al hos­pi­tal”. De he­cho, ya ocu­rrió, ase­gu­ra.

 ?? DA­NI DUCH ??
DA­NI DUCH
 ?? DA­NI DUCH ?? La lí­der del Pacma con Ta­ri­fa, una ca­ni­che que en­con­tró aban­do­na­da ha­ce ocho años en esa población ga­di­ta­na y a la que bus­có un ho­gar de adop­ción: la ca­sa de su ma­dre
DA­NI DUCH La lí­der del Pacma con Ta­ri­fa, una ca­ni­che que en­con­tró aban­do­na­da ha­ce ocho años en esa población ga­di­ta­na y a la que bus­có un ho­gar de adop­ción: la ca­sa de su ma­dre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain