La di­gi­ta­li­za­ción, una asig­na­tu­ra pen­dien­te

Los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio di­gi­ta­les ame­na­zan a las em­pre­sas más tra­di­cio­na­les y pro­nos­ti­can cambios en la cul­tu­ra em­pre­sa­rial

La Vanguardia - - MO­NO­GRÁ­FI­CO ES­PE­CIAL - AL­BA HUER­GA

Ha­ce más de 2.000 años He­rá­cli­to sen­ten­cia­ba que “lo úni­co cons­tan­te es el cam­bio”. Hoy en día, la nue­va era de trans­for­ma­ción di­gi­tal que vi­vi­mos co­rro­bo­ra las pa­la­bras del fi­ló­so­fo. Al­gu­nos sec­to­res con­so­li­da­dos, co­mo el del trans­por­te, la in­dus­tria mu­si­cal o el tu­ris­mo ho­te­le­ro han vis­to sus in­gre­sos re­du­ci­dos con la lle­ga­da de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio co­mo Bla­bla­car, Uber o Airbnb. La trans­for­ma­ción di­gi­tal es un fe­nó­meno la­ten­te que cam­bia el eco­sis­te­ma del mer­ca­do. Los sec­to­res es­tán evo­lu­cio­nan­do y apa­re­cen nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción in­ter­na y de aten­ción al clien­te. La sa­li­da pa­ra las em­pre­sas que na­cie­ron an­tes de es­ta re­vo­lu­ción di­gi­tal es su­bir­se al bar­co, mien­tras que pa­ra las em­pre­sas que aca­ban de na­cer la di­gi­ta­li­za­ción ya no pue­de ser una op­ción.

CUES­TIÓN DE PRIO­RI­DA­DES

El pro­ble­ma de las gran­des em­pre­sas o com­pa­ñías es que no con­si­de­ran la di­gi­ta­li­za­ción co­mo una prio­ri­dad. Mi­reia Ra- ne­ra, con­sul­to­ra di­gi­tal en In­cipy, ase­gu­ra que la es­tra­te­gia del aves­truz –adop­ta­da por gran­des cor­po­ra­cio­nes– es ne­ga­ti­va pa­ra el desa­rro­llo com­pe­ti­ti­vo de las com­pa­ñías. Se­gún Ra­ne­ra, es­ta es­tra­te­gia se ba­sa en que “las em­pre­sas se ta­pan los ojos, es­pe­ran que otros ne­go­cios avan­cen y se equi­vo­quen, y si en­ton­ces no ob­ser­van ries­go, se su­man a la in­no­va­ción”. Es­ta ma­nio­bra ac­túa co­mo sal­va­vi­das an­te la fal­ta de de­ter­mi­na­ción, pe­ro no tie­ne en cuen­ta que aho­ra “el lí­der es el pri­me­ro que cam­bia la for­ma de re­la­cio­nar­se con el clien­te a tra­vés de la tec­no­lo­gía y las re­des”. Por ello, si las em­pre­sas de­jan la di­gi­ta­li­za­ción co­mo una asig­na­tu­ra pen­dien­te y no reac­cio­nan an­te es­ta amenaza del sec­tor, su su­per­vi­ven­cia pue­de pen­der de un hi­lo.

La tras­cen­den­cia de es­te cam­bio ra­di­ca en que la trans­for­ma­ción di­gi­tal de­be cons­ti­tuir un cam­bio glo­bal pa­ra to­da la com­pa­ñía. “An­tes se usa­ba el I+D en de­par­ta­men­tos de­ter­mi­na­dos, pa­ra in­no­var en ser­vi­cios o pro­ce­sos con­cre­tos”. Sin em­bar­go, la di­gi­ta­li­za­ción se en­tien­de co­mo un pro­ce­so trans­ver­sal “que im­pac­ta y afec­ta a to­das las áreas de la com­pa­ñía, con pro­yec­tos que vin­cu­len y ha­gan par­tí­ci­pes a los tra­ba­ja­do­res”. A cau­sa del ex­ce­so en la ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios, la di­fe­ren­cia­ción se con­vier­te en una ad­qui­si­ción ca­si obli­ga­to­ria pa­ra el mun­do de los ne­go­cios. “El clien­te bus­ca una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te que sea más fá­cil, di­ver­ti­da, có­mo­da…”. Ade­más, la di­gi­ta­li­za­ción ha cam­bia­do so­bre to­do la re­la­ción con el clien­te, ya que el am­plio ac­ce­so a la in­for­ma­ción ha­ce que la to­ma de de­ci­sio­nes sea dis­tin­ta. Aho­ra exis­ten pro­gra­mas in­for­má­ti­cos que fa­bri­can da­tos ob­je­ti­vos de ven­tas o clien­tes que des­ban­can el po­der de de­ci­sión del an­ti­guo lí­der, con­for­man­do así or­ga­ni­za­cio­nes más co­la­bo­ra­ti­vas e igua­li­ta­rias.

CUL­TU­RA DI­GI­TAL

La ne­ce­si­dad de for­ma­ción de los em­plea­dos y de re­plan­tea­mien­to del mo­dus ope­ran­di se ha­ce en­ton­ces evi­den­te. “De­be ha­ber un diá­lo­go so­bre qué im­pli­ca la di­gi­ta­li­za­ción e in­ter­na­men­te una re­fle­xión a to­dos los ni­ve­les de la com­pa­ñía. Se de­be ha­cer una trans­for­ma­ción cul­tu­ral in­clu­so”. Pau­la Ál­va­rez, ex­per­ta en trans­for­ma­ción di­gi­tal de ideas4ma­gic, ase­gu­ra que la for­ma­ción de­be ser per­so­na­li­za­da, es de­cir, que los tra­ba­ja­do­res de­ben ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos pa­ra in­no­va­do­res mo­de­los ope­ra­ti­vos de ne­go­cio. Aun­que por otra par­te la for­ma­ción tam­bién de­be ser es­truc­tu­ral y do­tar a la com­pa­ñía de las he­rra­mien­tas que ha­gan cam­biar su cul­tu­ra. Pa­ra cam­biar­la es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car la ac­ti­tud y la ma­ne­ra de con­ce­bir el ne­go­cio. Plan­tear­se que con la di­gi­ta­li­za­ción la úni­ca for­ma de con­se­guir el éxi­to es sa­lien­do de la zo­na de con­fort, y es­tan­do siem­pre co­nec­ta­do con el clien­te y las ac­cio­nes de la com­pe­ten­cia.

“A las em­pre­sas les fal­ta tiem­po de re­fle­xión y un pro­ce­so de re­di­rec­ción de su es­tra­te­gia em­pre­sa­rial pa­ra de­fi­nir có­mo van a abor­dar es­ta trans­for­ma­ción”. Pa­ra Ál­va­rez la di­gi­ta­li­za­ción su­po­ne en sí mis­ma una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra las py­mes, que al te­ner me­nos em­plea­dos, pue­den “di­gi­ta­li­zar su or­ga­ni­za­ción y su ma­ne­ra de fun­cio­nar más rá­pi­do y de raíz”. La nue­va era di­gi­tal su­po­ne el fin de las com­pa­ñías con una je­rar­quía muy mar­ca­da y un mo­de­lo de ne­go­cio rí­gi­do. La con­cien­cia­ción, se­gún Ál­va­rez, de­be ser com­ple­ta pues “lo que es­ta­mos vi­vien­do aho­ra, la lle­ga­da de in­ter­net y la di­gi­ta­li­za­ción, se pue­de com­pa­rar con la lle­ga­da de la re­vo­lu­ción in­dus­trial: con Edi­son y la má­qui­na de va­por”.

EN LA ERA DI­GI­TAL, LI­DE­RA EL MER­CA­DO EL PRI­ME­RO QUE CAM­BIA LA FOR­MA DE RE­LA­CIO­NAR­SE CON EL CLIEN­TE

LA

FOR­MA­CIÓN DE­BE CEN­TRAR­SE EN LOS EM­PLEA­DOS, PE­RO TAM­BIÉN EN CAM­BIAR LA CUL­TU­RA DE LA EM­PRE­SA

J. BAL­MESLa trans­for­ma­ción di­gi­tal de­be ser trans­ver­sal; es im­por­tan­te for­mar y pre­pa­rar a to­dos los em­plea­dos an­te los nue­vos avan­ces y tec­no­lo­gías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.