Sen­si­bi­li­dad ani­mal

Más de 200 ejem­pla­res ex­plo­ta­dos o que iban a ser sa­cri­fi­ca­dos con­vi­ven en el Ho­gar ProVe­gan, una fin­ca de 30 ha del Prio­rat don­de se tra­ba­ja pa­ra con­cien­ciar a la po­bla­ción

La Vanguardia - - TENDENCIAS - SA­RA SANS Ma­rçà

Fan­ta­síaaaaa! ¡Fan­ta­síaaaaa!”, gri­tan Ele­na y Jon. Fan­ta­sía es un cier­vo que cam­pa a sus an­chas en el Ho­gar ProVe­gan, el pri­mer san­tua­rio de ani­ma­les que abrió en Es­pa­ña. “Si quie­re, apa­re­ce­rá y si no..., pues no la ve­re­mos”. En es­ta fin­ca de 30 hec­tá­reas de Ma­rçà (Ta­rra­go­na) vi­ven en li­ber­tad ca­si 200 ani­ma­les que han si­do ex­plo­ta­dos o iban a ser sa­cri­fi­ca­dos. An­ge­li­nes, una cer­da que no en­gor­da­ba lo su­fi­cien­te; Fri­da y Kha­lo, dos pa­tos aho­ra in­se­pa­ra­bles; Jus­ti­ce, un caballo co­jo y tuer­to; o Ro­si­ta, un ga­to con leu­ce­mia, son al­gu­nos de los ha­bi­tan­tes de es­ta re­ser­va, don­de to­das las ac­ti­vi­da­des que se ha­cen son por y pa­ra los ani­ma­les.

“Ellos son lo más im­por­tan­te”, in­sis­te Ele­na To­va, la directora del re­cin­to. “Mi­ra es­te pe­rro, es Rag­nar. Su úl­ti­ma pro­pie­ta­ria lo res­ca­tó con la man­dí­bu­la ro­ta, ha he­cho to­do lo que ha po­di­do, pe­ro el po­bre­ci­llo es­tá en­fer­mo, qui­zás ter­mi­nal, y no hay ma­ne­ra de que en­gor­de..., lo te­ne­mos des­de ayer”. Ele­na, Jon Amad, el di­rec­tor en Es­pa­ña de ProVe­gan (una or­ga­ni­za­ción sui­za que pro­mue­ve el es­ti­lo de vi­da ve­gano) y va­rios vo­lun­ta­rios se en­car­gan del San­tua­rio. Es­ta ma­ña­na, Jon ha ne­go­cia­do la ven­ta del trac­tor pa­ra po­der pa­gar las prue­bas y el tra­ta­mien­to de Rag­nar.

Ini­cial­men­te, el Ho­gar ProVe­gan dis­po­nía de una hec­tá­rea de te­rreno en Ma­drid. Pe­ro pron­to se que­dó pe­que­ño. La or­ga­ni­za­ción sui­za pu­so a su dis­po­si­ción ca­si me­dio mi­llón de eu­ros pa­ra ad­qui­rir una nue­va fin­ca. “Mi­ra­mos en As­tu­rias, en Ga­li­cia y fi­nal­men­te sa­lió es­ta po­si­bi­li­dad en el Prio­rat”, cuen­ta Ele­na. Ha­ce ya dos años que se tras­la­da­ron. Las trein­ta hec­tá­reas de pra­dos y mon­ta­ñas –más una ca­sa de 500 me­tros cua­dra­dos– dan pa­ra mu­cho. Arran­ca­ron los vi­ñe­dos que cul­ti­va­ba el úl­ti­mo pro­pie­ta­rio de la fin­ca, va­lla­ron el te­rreno y han ha­bi­li­ta­do dis­tin­tas zo­nas.

Ele­na, Jon y nu­me­ro­sos vo­lun­ta­rios han tra­ba­ja­do in­can­sa­ble­men­te pa­ra or­ga­ni­zar el es­pa­cio, “y aún nos que­da mu­chí­si­mo tra­ba­jo”. Han ha­bi­li­ta­do un lu­gar pa­ra las pa­lo­mas, una zo­na de cua­ren­te­na (cas­tran y va­cu­nan a to­dos los ejem­pla­res), otra pa­ra los ani­ma­les más vie­jos o tran­qui­los, un par­que pa­ra los ani­ma­les gran­des. Y así, mien­tras Fan­ta­sía –que nun­ca ha­bía sa­li­do de un co­rral de Ba­da­joz– co­rre­tea por el mon­te; Ama­deo, un cer­di­to que evi­tó aca­bar co­mo ága­pe na­vi­de­ño al caer­se del ca­mión que lo lle­va­ba al ma­ta­de­ro, pa­sea jun­to a la ca­sa.

En es­tos mo­men­tos hay ocho vo­lun­ta­rios tra­ba­jan­do: en­tre ellos, dos jó­ve­nes ale­ma­nas y un che­co. Otros han ve­ni­do de Es­ta­dos Uni­dos. Gran Bre­ta­ña o Bra­sil. To­dos son ve­ga­nos, in­clu­so los ani­ma­les que res­ca­tan se ali­men­tan de pien­so ve­gano. La or­ga­ni­za­ción cuen­ta con más de 400 so­cios y pa­dri­nos que ca­da mes abo­nan en­tre 5 y 12 eu­ros. Tam­bién re­ci­ben do­na­cio­nes pun­tua­les cuan­do tie­nen una ne­ce­si­dad ur­gen­te, co­mo las de dos her­ma­nas sui­zas, “que nun­ca fa­llan cuan­do les pe­di­mos ayu­da”, ex­pli­ca Jon. “En otros paí­ses van mu­cho más avan­za­dos y res­pe­tan mu­cho más a los ani­ma­les y cuan­do ven lo que ocu­rre aquí...”, la­men­tan. Se ofre­cie­ron, por ejem­plo, a aco­ger a Pe­la­do, el pri­mer to­ro de la Vega que no mu­rió en el en­cie­rro, pe­ro no hu­bo for­ma. “Un día el mun­do de­be ser ve­gano, los ani­ma­les son igual o más sen­si­bles que no­so­tros”, man­tie­nen. Por eso, ade­más de cui­dar­los, su otro gran ob­je­ti­vo son los pro­yec­tos de edu­ca­ción y la rea­li­za­ción de do­cu­men­ta­les pa­ra di­fun­dir el men­sa­je ve­gano y su­mar adep­tos a la cau­sa.

La or­ga­ni­za­ción, que se ofre­ció pa­ra aco­ger al to­ro de la Vega, cuen­ta con más de 400 so­cios y pa­dri­nos

VICENÇ LLURBA

Fè­lix. Es­te car­ne­ro, usa­do co­mo se­men­tal, in­ten­tó de­fen­der a su fa­mi­lia de un ata­que de pe­rros y se lle­vó la peor par­te: gra­ves he­ri­das en las pa­tas. Ca­da día los vo­lun­ta­rios le dan un ma­sa­je an­tes de po­ner­le las pró­te­sis y así evi­ta an­dar con los co­dos

VICENÇ LLURBA

Ju­lia. Es­ta pa­va, na­ci­da pa­ra ser ága­pe na­vi­de­ño, fue res­ca­ta­da jun­to a su pa­dre, Moby. La bau­ti­za­ron en ho­nor a Ju­lia Co­lle, una jo­ven ac­ti­vis­ta que apa­re­ció muer­ta quin­ce días des­pués de li­be­rar a 200 pe­rros de ra­za Bea­gle en un la­bo­ra­to­rio de Bra­sil

VICENÇ LLURBA

Rag­nar. Es­te pe­rro con nom­bre de vi­kin­go lle­gó al Ho­gar Prove­gan ha­ce unos días. Su úl­ti­ma pro­pie­ta­ria lo res­ca­tó con la man­dí­bu­la ro­ta y mal­tra­ta­do pe­ro no lo­gra­ba que el ani­mal en­gor­da­ra. Aho­ra le es­tán ha­cien­do prue­bas pa­ra tra­tar de cu­rar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.