Blair, Ma­jor y Clegg se unen pa­ra pe­dir otro re­fe­rén­dum so­bre Eu­ro­pa

De­nun­cian la “ti­ra­nía fa­ná­ti­ca” del 52% de los bri­tá­ni­cos que vo­tó por el Bre­xit

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - RA­FAEL RA­MOS Londres. Co­rres­pon­sal

Al con­tra­rio que otras y sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, la es­pe­cie de los po­lí­ti­cos no da la im­pre­sión de me­jo­rar con el pa­so de las ge­ne­ra­cio­nes. En to­do ca­so, más bien lo con­tra­rio. Han te­ni­do que ser dos au­tén­ti­cos di­plo­do­cus sa­ca­dos de la úl­ti­ma se­cue­la de Par­que Ju­rá­si­co, los ex pri­me­ros mi­nis­tros John Ma­jor y Tony Blair, quie­nes se han atre­vi­do a de­cir­les a los bri­tá­ni­cos las co­sas co­mo son. En la vi­da no se pue­de te­ner to­do. El con­trol de la in­mi­gra­ción sig­ni­fi­ca­ría la sa­li­da del mer­ca­do úni­co. Y de la mis­ma ma­ne­ra que no es de­mo­crá­ti­co ig­no­rar el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum, también lo es ne­gar la voluntad del 48% que vo­tó por la per­ma­nen­cia.

Blair for­jó la fa­mo­sa alian­za con Bush y Az­nar (“el trío de las Azo­res”) pa­ra la gue­rra de Irak, y aho­ra ha bus­ca­do co­mo co­ro al con­ser­va­dor John Ma­jor y al li­be­ral Nick Clegg pa­ra or­ques­tar su re­gre­so a la po­lí­ti­ca co­mo pa­tro­ci­na­dor de un gru­po de pre­sión eu­ró­fi­lo de cen­tro –tal vez con as­pi­ra­cio­nes de con­ver­tir­se en par­ti­do si ob­tie­ne su­fi­cien­te apo­yos–, cu­yo leit mo­tif es dar mar­cha atrás en el Bre­xit, y si ello no es po­si­ble, con­se­guir que se im­pon­ga la ver­sión blan­da (con ac­ce­so al mer­ca­do úni­co).

A pe­sar de ha­ber ga­na­do tres elecciones con­se­cu­ti­vas a fi­na­les del si­glo pa­sa­do y en la pri­me­ra dé­ca­da del ac­tual, Blair es (por cul­pa de las men­ti­ras de Irak y su pos­te­rior en­ri­que­ci­mien­to) uno de los pri­me­ros mi­nis­tros más im­po­pu­la­res en la his­to­ria del país, si­nó­ni­mo pa­ra mu­chos de du­pli­ci­dad y ci­nis­mo. Y co­mo aquí la co­rrup­ción no es to­le­ra­da con la mis­ma cris­tia­na re­sig­na­ción que en al­gu­nos paí­ses me­di­te­rrá­neos, y mu­cho me­nos pre­mia­da en las ur­nas, no es­tá cla­ro si su apo­yo a los an­ti-Bre­xit les echa­rá un ca­po­te o re­sul­ta­rá con­tra­pro­du­cen­te. Hay gen­te to­da­vía tan do­li­da con sus ma­ni­pu­la­cio­nes que bas­ta que Tony di­ga una co­sa pa­ra que­rer la con­tra­ria.

Por eso al Go­bierno May y a los par­ti­da­rios del Bre­xit du­ro no les preo­cu­pa que Blair di­ga que “la sa­li­da de Eu­ro­pa to­da­vía pue­de fre­nar­se si el pue­blo bri­tá­ni­co, una vez com­pro­ba­dos los pros y los con­tras de la rup­tu­ra, de­ci­de que no va­le la pe­na, y se da cuen­ta de que si quie­re las ven­ta­jas co­mer­cia­les del mer­ca­do úni­co ha de con­tri­buir eco­nó­mi­ca­men­te a la UE, acep­tar la li­ber­tad de mo­vi­mien­to de tra­ba­ja­do­res y la su­pre­ma­cía de los tri­bu­na­les eu­ro­peos. Y que la al­ter­na­ti­va es una dé­ca­da o más de dura re­es­truc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca”. Un in­for­me del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les es­ti­ma que en el año 2021, por cul­pa de la in­fla­ción y la con­ge­la­ción de los suel­dos, el po­der ad­qui­si­ti­vo del bri­tá­ni­co me­dio se­rá co­mo mu­cho igual al del 2008, un pro­nós­ti­co que el Daily Mail ca­li­fi­có en su por­ta­da de ayer co­mo al­ta trai­ción, lo mis­mo que hi­zo con la sen­ten­cia ju­di­cial que da­ba voz al Par­la­men­to a la ho­ra de in­vo­car el ar­tícu­lo 50 de la “des­co­ne­xión”.

Mu­cho más áci­do ha si­do pa­ra los bre­xis­tas que John Ma­jor ha­ya de­nun­cia­do “la ti­ra­nía del 52% que vo­tó por sa­lir de Eu­ro­pa”, y ha­ya di­cho que “el pue­blo bri­tá­ni­co de­ci­dió el di­vor­cio de la UE, pe­ro no los tér­mi­nos de la se­pa­ra­ción”. Su plan­tea­mien­to, co­mo el de Blair, es que una vez con­clui­das las ne­go­cia­cio­nes con Bru­se­las el acuer­do re­sul­tan­te de­be­ría ser so­me­ti­do a un se­gun­do re­fe­rén­dum.

“Lo que tie­ne que ha­cer Ma­jor es ca­llar­se –le ha res­pon­di­do el dipu­tado con­ser­va­dor Ber­nard Jen­kin–, má­xi­me te­nien­do en cuen­ta que fue él quien ra­ti­fi­có el tra­ta­do de Maas­tricht sin con­tar con la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, y que si no lo hu­bie­ra he­cho no ha­bría ha­bi­do unión mo­ne­ta­ria y po­lí­ti­ca, ni cri­sis del eu­ro, ni res­ca­te de Gre­cia, y tal vez tam­po­co ne­ce­si­dad de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea”. El ex vi­ce­pri­mer ministro li­be­ral Nick Clegg ha de­nun­cia­do el “fer­vor his­té­ri­co de los bre­xis­tas, que no tie­nen ni plan, ni ho­ja de ru­ta ni na­da”. La úl­ti­ma co­se­cha de po­lí­ti­cos ha sa­li­do avi­na­gra­da, y es­pe­rar que me­jo­ren con el tiem­po pa­re­ce co­sa de ilu­sos. Me­jor po­ner­se el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad.

JOHN MA­JOR El ‘pre­mier’ que ra­ti­fi­có Maas­tricht se eri­ge en de­fen­sor del 48% que vo­tó por se­guir en la UE TONY BLAIR El lí­der que lle­vó al país a la gue­rra de Irak fun­da un gru­po de pre­sión proeu­ro­peo

JUS­TIN TALLIS / AFP

El ex pri­mer ministro Tony Blair jun­to al lí­der de los la­bo­ris­tas, Je­remy Corbyn, el pa­sa­do 13 de no­viem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.