Luis de Guin­dos

Mir­cea Car­ta­res­cu, au­tor de ‘Per què ens es­ti­mem les do­nes’

La Vanguardia - - SU­MA­RIO - JO­SEP MAS­SOT

MI­NIS­TRO DE ECO­NO­MÍA

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, ha de­cla­ra­do en Bru­se­las que el Go­bierno es­pa­ñol apro­ba­rá una re­duc­ción del IVA del 21% al 4% en los li­bros y dia­rios di­gi­ta­les pa­ra equi­pa­rar la ta­sa con los me­dios de pa­pel.

En to­das las vi­das co­rrien­tes hay un pun­to de ex­tra­or­di­na­rio, Mir­cea Car­ta­res­cu lo des­cu­bre en las vi­das de una idea­lis­ta fra­ca­sa­da, una con­de­sa li­bi­di­no­sa, una enana dia­bó­li­ca o una gi­ta­na des­afor­tu­na­da, con­ta­das con ter­nu­ra, dra­ma­tis­mo y hu­mor. Na­ci­do en Bu­ca­rest en 1955, es can­di­da­to al No­bel. La edi­to­rial Lleo­nard Mun­ta­ner pu­bli­ca Per què ens es­ti­mem les do­nes, el li­bro que le dio fa­ma in­ter­na­cio­nal, en tra­duc­ción de Xa­vier Mon­to­liu.

¿Qué reac­cio­nes ha te­ni­do su li­bro por par­te de las lec­to­ras? Las reac­cio­nes de mis ami­gas y del pú­bli­co en ge­ne­ral, no só­lo fe­me­nino, fue­ron muy agra­da­bles pa­ra el li­bro. En Ru­ma­nía ha si­do el li­bro más ven­di­do de los úl­ti­mos vein­te años y las re­se­ñas y ven­tas en el ex­tran­je­ro me sor­pren­die­ron.

¿Qué di­je­ron sus ami­gas? Apre­cia­ron la ter­nu­ra, el in­te­rés por la fe­mi­ni­dad y su sin­ce­ri­dad. Pe­ro el te­ma de la fe­mi­ni­dad no es tan im­por­tan­te co­mo la téc­ni­ca li­te­ra­ria. El li­bro es­tá es­cri­to des­de una voz que no ha­bía en­sa­ya­do an­tes, pro­lon­ga­ción di­rec­ta de la voz de Sa­lin­ger.

¿Cuán­do es­cri­bió el de­cá­lo­go fi­nal, el que de­di­ca a por qué los hom­bres que­re­mos a las mu­je­res? El li­bro sa­lió pu­bli­ca­do en el 2004, pe­ro lo es­cri­bí an­tes.

Ha­ce, pues, más de do­ce años. Hay en él al­gu­nas fra­ses hi­rien­tes. ¿Las cam­bia­ría hoy? El li­bro no tie­ne na­da de ideo­ló­gi­co. Es el li­bro de un hom­bre in­tere­sa­do ex­clu­si­va­men­te en la li­te­ra­tu­ra, y el re­la­to fi­nal hay que leer­lo co­mo li­te­ra­tu­ra, no es re­pre­sen­ta­ti­vo de lo que yo pien­so co­mo per­so­na. No me gus­ta­ría que fue­ra leí­do ba­jo nin­gún re­gis­tro ideo­ló­gi­co.

En al­gu­na oca­sión se ha de­fi­ni­do us­ted co­mo hí­bri­do. Ten­go un in­te­rés es­pe­cial por la fe­mi­ni­dad. Creo que es una evi­den­cia de que to­dos so­mos de al­gu­na ma­ne­ra an­dró­gi­nos. Siem­pre he que­ri­do dar voz a la mu­jer opri­mi­da den­tro de mí. Mi in­te­rés por la fe­mi­ni­dad es de or­den an­tro­po­ló­gi­co y es fas­ci­nan­te que el ser hu­mano ten­ga es­tos dos la­dos. Yo es­toy fas­ci­na­do por la otra.

¿Qué otra? La mu­jer, mi fas­ci­na­ción por la mu­jer va más allá de lo eró­ti­co, por ver el mun­do con ojos de mu­jer.

En Bar­ce­lo­na es­ta­mos en la es­qui­na me­ri­dio­nal de Eu­ro­pa. ¿Có­mo se ve lo que su­ce­de en la otra es­qui­na, des­de Bu­ca­rest? Los ru­ma­nos es­ta­mos ate­rra­dos. He­mos vuel­to al Gran Mie­do de los años trein­ta por el as­cen­so de la ex­tre­ma de­re­cha. Mie­do tam­bién a Ru­sia. Si mi­ra­mos el ma­pa, ve­re­mos que Ru­ma­nia ha que­da­do co­mo una is­la de­mo­crá­ti­ca , ro­dea­da de paí­ses na­cio­na­lis­tas o pro­rru­sos. Los re­sul­ta­dos de las úl­ti­mas elec­cio­nes en Bul­ga­ria y Mol­da­via han si­do ca­tas­tró­fi­cos, por­que han ga­na­do pre­si­den­tes pro Ru­sia. El se­gun­do gran pe­li­gro pa­ra los ru­ma­nos pro­ce­de de Es­ta­dos Uni­dos. No re­cuer­do ha­ber vi­vi­do una épo­ca tan pe­li­gro­sa. Es­toy ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pa­do.

¿Qué pe­li­gros ve en Es­ta­dos Uni­dos? Pri­me­ro, la re­su­rrec­ción del ex­tre­mis­mo de de­re­chas co­mo reac­ción al mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y la glo­ba­li­za­ción. Y se­gun­do, la per­so­na­li­dad de Do­nald Trump, con una ines­ta­bi­li­dad in­he­ren­te y un des­co­no­ci­mien­to de los me­ca­nis­mos po­lí­ti­cos muy pe­li­gro­so. Y hay una fas­ci­na­ción mu­tua de Trump por Pu­tin y de Pu­tin por Trump.

¿Cree que se es­tá re­pi­tien­do la his­to­ria? Es­pe­re­mos es que no. En to­do ca­so, en el cie­lo se han acu­mu­la­do nu­ba­rro­nes muy ne­gros so­bre no­so­tros.

¿Tie­ne mie­do de que Ru­sia lo­gre reha­cer su hin­ter­land, la an­ti­gua zo­na de in­fluen­cia so­vié­ti­ca? Es ab­so­lu­ta­men­te evi­den­te. Los ru­ma­nos sa­be­mos qué sig­ni­fi­ca la do­mi­na­ción ru­sa y se­ría un he­cho ex­tre­ma­da­men­te gra­ve y un desas­tre to­tal pa­ra el país.

¿Qué es­pe­ran de la UE? Eu­ro­pa se po­dría des­per­tar de un día pa­ra otro sin nin­gún ti­po de de­fen­sa. Se ha ba­sa­do de­ma­sia­do tiem­po en la de­fen­sa de los nor­te­ame­ri­ca­nos y Trump ha pues­to en du­da la reac­ción de la OTAN en ca­so de que uno de sus es­ta­dos sea ata­ca­do.

¿Tan pron­to se ha ol­vi­da­do el pa­sa­do en los an­ti­gos paí­ses del Es­te? En es­tos paí­ses se ha lu­cha­do du­ra­men­te du­ran­te mu­chos años pa­ra te­ner un es­ta­tus eu­ro­peo y go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos. Aho­ra pa­re­ce que es­te sue­ño de­mo­crá­ti­co pa­re­ce que se ha aca­ba­do. Bul­ga­ria, Po­lo­nia, Hun­gría... Ru­ma­nía que­da co­mo úni­ca luz. Ha su­ce­di­do lo mis­mo que en el Me­dioes­te y en el sur nor­te­ame­ri­ca­nos y en otros lu­ga­res. Gen­te sen­ci­lla, ma­yor, ca­si sin for­ma­ción se han sen­ti­do en pe­li­gro, ofen­di­dos por la vi­sión glo­ba­li­za­do­ra del mun­do y aho­ra se han afe­rra­do a lo otro, con un pa­pel muy im­por­tan­te ejer­ci­do por las re­li­gio­nes. Ha cre­ci­do en ellos un sen­ti­mien­to de frus­tra­ción por ha­ber si­do ol­vi­da­dos, por ha­ber que­da­do ex­clui­dos de la nue­va or­ga­ni­za­ción del mun­do a tra­vés del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y los mo­vi­mien­tos de eman­ci­pa­ción,

AU­GE DE LA EX­TRE­MA DE­RE­CHA “Ru­ma­nía ha que­da­do co­mo una is­la de­mo­crá­ti­ca, ro­dea­da de paí­ses pro­rru­sos”

TE­MO­RES “No re­cuer­do ha­ber vi­vi­do an­tes una épo­ca tan pe­li­gro­sa co­mo aho­ra”

KIM MAN­RE­SA

El poe­ta y no­ve­lis­ta ru­mano Mir­cea Car­ta­res­cu (Bu­ca­rest, 1955) en la li­bre­ría No­lle­giu, del Po­ble­nou

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.