Los li­bre­ros de Sant An­to­ni re­cha­zan su fu­tu­ra ubi­ca­ción

Los pro­fe­sio­na­les del tradiciona­l mercado do­mi­ni­cal cri­ti­can que su nue­vo em­pla­za­mien­to les im­pe­di­rá cre­cer y su­mar nue­vos pues­tos

La Vanguardia - - VIVIR - LUIS BENVENUTY

Los pla­nes del Con­sis­to­rio pa­ra re­ubi­car el tradiciona­l en­cuen­tro do­mi­ni­cal del li­bro de Sant An­to­ni, una vez con­clu­yan las lar­guí­si­mas obras de re­for­ma del mercado del ba­rrio, es­tán ori­gi­nan­do un pro­fun­do ma­les­tar en­tre los li­bre­ros. “No­so­tros en el vie­jo mercado te­nía­mos unas mar­que­si­nas de obra co­mo Dios man­da –la­men­ta Joan Ma­teu, pre­si­den­te de la en­ti­dad que agru­pa a los pro­fe­sio­na­les que se citan ca­da do­min­go–, y aho­ra quie­ren me­ter­nos en una es­pe­cie de So­mo­rros­tro 2.0, ba­jo unas cha­pas, en una car­pa de qui­ta y pon que no nos per­mi­ti­rá cre­cer, que ape­nas nos de­ja­rá re­cu­pe­rar par­te del es­pa­cio que per­di­mos cuan­do em­pe­za­ron las obras y tu­vi­mos que mu­dar­nos a la ca­lle Com­pte d’Ur­gell ha­ce ya unos sie­te años”.

Se­gún apun­tan di­ver­sas fuen­tes mu­ni­ci­pa­les, la pro­pues­ta fi­nal de re­ubi­ca­ción del do­mi­ni­cal del li­bro sur­gió de los di­ver­sos pro­ce­sos par­ti­ci­pa­ti­vos abier­tos du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, que úni­ca­men­te res­tan al­gu­nos fle­cos por ajus­tar, que es­te plan­tea­mien­to cum­ple con la prin­ci­pal reivin­di­ca­ción de los li­bre­ros, que siem­pre fue re­gre­sar al pe­rí­me­tro del mercado, a don­de es­ta­ban de to­da la vi­da. “Los pues­tos de los li­bre­ros se su­ce­de­rán bor­dean­do las cua­tro nue­vas pla­zas que sur­gi­rán del nue­vo mercado –abun­dan las fuen­tes del Ayuntamien­to–, unien­do las pun­tas de la cruz. Lue­go de con­si­de­rar va­rias po­si­bi­li­da­des des­ta­ca­mos aque­lla que más se ase­me­ja a lo que era el mercado del li­bro an­tes de que co­men­za­ran las obras de re­mo­de­la­ción”.

De es­te mo­do, pro­si­guen ex­pli­can­do des­de el dis­tri­to del Ei­xam­ple, los pues­tos se su­ce­de­rán en­fren­ta­dos por los la­dos de las ca­lles Ta­ma­rit, Com­pte de Bo­rrell y Man­so, for­man­do un pa­si­llo de tres me­tros de an­chu­ra ba­jo unas mar­que­si­nas que es­ta­rán ins­ta­la­das de ma­ne­ra per­ma­nen­te. “An­te­rior­men­te el pa­si­llo de los pues­tos era de só­lo dos me­tros de an­chu­ra, cir­cuns­tan­cia que pro­vo­ca­ba mu­chas aglo­me­ra­cio­nes. Tam­bién se ins­ta­la­rán pues­tos en la ca­lle Com­pte d’Ur­gell, en es­te ca­so ba­jo unas mar­que­si­nas des­mon­ta­bles. Aún te­ne­mos que de­ter­mi­nar cier­tos de­ta­lles del pro­yec­to, co­mo al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las mar­que­si­nas”.

“Sí –ter­cia Ma­teu–, el Con­sis­to­rio quie­re dar a en­ten­der que ya es­tá to­do ce­rra­do y que no­so­tros es­ta­mos en­can­ta­dos con su pro­pues­ta. De he­cho, no te­ne­mos pre­vis­to vol­ver a re­unir­nos. Pe­ro es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos. El Ayuntamien­to tie­ne pre­vis­to ins­ta­lar­nos en el pe­rí­me­tro del nue­vo mercado, en nues­tro es­pa­cio na­tu­ral. El pro­ble­ma es que su plan­tea­mien­to no per­mi­ti­rá que crez­ca­mos, y el mercado del do­min­go ne­ce­si­ta nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes, nue­vos li­bre­ros que lo re­ju­ve­nez­can. La gen­te se ju­bi­la y el Ayuntamien­to se que­da los pues­tos. Nos ha­cen fal­ta es­pe­cia­lis­tas en ar­te, en no­ve­la negra, en his­to­rias del oes­te..., gen­te que ali­men­te la his­tó­ri­ca per­so­na­li­dad de es­te mercado. Así lo úni­co que van a con­se­guir es que des­apa­rez­ca. Un mercado, y sobre to­do uno de li­bros, es siem­pre muy de­li­ca­do...”.

La ver­dad es que el mercado del li­bro de Sant An­to­ni vie­ne aguan­tan­do su lar­go destierro ba­jo la es­truc­tu­ra dis­pues­ta en la ca­lle Com­pte d’Ur­gell con mu­cha dig­ni­dad. Los bar­ce­lo­ne­ses con­ti­núan acu­dien­do a su ci­ta de ca­da do­min­go. La pre­sen­cia de tu­ris­tas no es exa­ge­ra­da. Y si lu­ce el sol lue­go to­dos se que­dan a to­mar el ver­mut por los al­re­de­do­res. Si bien tam­bién es cier­to que, po­co a po­co, la ofer­ta de es­te do­mi­ni­cal lle­va años lan­gui­de­cien­do de un mo­do muy len­to. Ca­da se­ma­na re­sul­ta mu­cho más com­pli­ca­do en­con­trar aque­llos tí­tu­los que uno ja­más ha­lla­ría en una librería con de­pen­dien­tes uni­for­ma­dos con cha­le­cos to­dos igua­les, aque­llos tí­tu­los que en­co­ge­rían sus hom­bros. Ca­da se­ma­na la ofer­ta se pa­re­ce más a la de un cen­tro co­mer­cial. La ale­gría del des­cu­bri­mien­to, la ra­zón de to­da la vi­da pa­ra acer­car­se a es­te la­do del Ei­xam­ple, es ca­da vez más ex­tra­or­di­na­ria.

El Ayuntamien­to di­ce que se de­can­ta por la dis­po­si­ción de pues­tos más pa­re­ci­da a la pre­sen­te an­tes del co­mien­zo de las obras

IN­MA SAINZ DE BARANDA

A pe­sar de las obras y las mu­dan­zas, el mercado del li­bro con­ti­núa re­gis­tran­do una bue­na asis­ten­cia de pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.