El go­rrión, des­tro­na­do por la co­to­rra

La po­bla­ción de es­ta ave ha des­cen­di­do un 15% en Es­pa­ña des­de 1998, una mer­ma de 25 mi­llo­nes de ejem­pla­res

La Vanguardia - - TENDENCIAS - AN­TO­NIO CERRILLO Bar­ce­lo­na

Con­fia­dos co­men­sa­les al ai­re li­bre, fie­les acom­pa­ñan­tes en jar­di­nes y te­rra­zas, los in­quie­tos go­rrio­nes es­tán en re­tro­ce­so. Su au­sen­cia tal vez sea el me­jor re­fle­jo de los cam­bios en el en­torno que no per­ci­bi­mos. Su de­cli­ve ha obli­ga­do a dar la voz de aler­ta. Las po­bla­cio­nes de go­rrio­nes es­ti­ma­das han des­cen­di­do en Es­pa­ña un 15% res­pec­to a los da­tos de 1998, se­gún las úl­ti­mas ob­ser­va­cio­nes, co­rres­pon­dien­tes a la pri­ma­ve­ra de 2016, di­fun­di­das ayer por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía (SEO/Bir­dLi­fe).

En Es­pa­ña el cen­so del 2006 ha ci­fra­do su nú­me­ro de ejem­pla­res en unos 165 mi­llo­nes. Se es­ti­ma que en es­tos 18 años se ha pro­du­ci­do una pér­di­da de cer­ca de 25 mi­llo­nes de ejem­pla­res. “Son cálcu­los con­ser­va­do­res. Es más que pro­ba­ble que se ha­yan per­di­do mu­chos más go­rrio­nes en es­tos 18 años”, di­ce SEO/ Bir­dLi­fe. “Los go­rrio­nes son un bio­in­di­ca­dor que es­ta­ble­ce el es­ta­do de la bio­di­ver­si­dad de nues­tro en­torno. Que­dar­nos sin go­lon­dri­nas, sin go­rrio­nes y sin otras aves co­mu­nes a nues­tro al­re­de­dor sig­ni­fi­ca que es­tán su­frien­do im­pac­tos que nos es­tán afec­tan­do tam­bién a no­so­tros”, de­cla­ra Juan Car­los del Mo­ral, res­pon­sa­ble del área se­gui­mien­to de la avi­fau­na de SEO (Bird/ Li­fe). El re­tro­ce­so es im­por­tan­te, aun­que con un re­par­to de­si­gual. La ma­yor mer­ma se da en la lla­ma­da zo­na me­di­te­rrá­nea nor­te (Cas­ti­llaLeón, Ara­gón y Rio­ja), don­de su des­cen­so ha si­do del 19% res­pec­to a 1998. En la zo­na nor­te (des­de Ga­li­cia has­ta el Pi­ri­neo catalán) ba­ja un 17,9%, mien­tras que en el res­to del área me­di­te­rrá­nea (Castilla-La Man­cha, Madrid, Ex­tre­ma­du­ra, An­da­lu­cía y li­to­ral me­di­te­rrá­neo) ha ba­ja­do un 1,35%.

El con­trol de es­ta es­pe­cie se ha­ce a par­tir de las ob­ser­va­cio­nes que se lle­van a ca­bo en unos 20.000 pun­tos de con­teo, efec­tua­das por vo­lun­ta­rios que re­pi­ten ese con­trol dos ve­ces du­ran­te la pri­ma­ve­ra.

“Su de­cli­ve se de­be a una su­ma de cau­sas”, se­ña­la Del Mo­ral. Los go­rrio­nes son vul­ne­ra­bles a la fal­ta de ali­men­tos en los en­tor­nos hu­ma­ni­za­dos. “To­do es­tá aho­ra más lim­pio que ha­ce unas dé­ca­das, y to­do se tien­de a lim­piar más to­da­vía”, ex­po­ne. Los lu­ga­res para ni­di­fi­car van des­apa­re­cien­do; so­bre to­do, por­que en los mo­der­nos edi­fi­cios (acris­ta­la­dos, blo­ques de ce­men­to) no hay ren­di­jas o agu­je­ros que les sir­van de gua­ri­da. Los go­rrio­nes de plu­ma­je par­do (Pas­ser do­mes­ti­cus) ven des­apa­re­cer ade­más sus ni­dos en las ra­mas de los ár­bo­les, eli­mi­na- das mu­chas ve­ces en las ta­reas mu­ni­ci­pa­les de man­te­ni­mien­to.

A to­do ello se su­ma la ma­yor com­pe­ten­cia por la co­mi­da, a con­se­cuen­cia de la lle­ga­da de es­pe­cies fo­rá­neas, co­mo la co­to­rra ar­gen­ti­na (que in­va­den su há­bi­tat ur­bano) o las urra­cas y pa­lo­mas. Ade­más, in­ci­den tam­bién los ata­ques de su enemi­go tra­di­cio­nal, el gato, om­ni­pre­sen­te in­clu­so en es­ta­do sal­va­je en par­ques y jar­di­nes; los in­sec­ti­ci­das, que ma­tan los in­sec­tos, alimento cla­ve para los po­llue­los; los pes­ti­ci­das con­tra las ma­las hier­bas, y la con­ta­mi­na­ción, que los de­ja vul­ne­ra­bles a sus en­fer­me­da­des y las in­cle­men­cias del tiem­po.

En el Reino Uni­do, la dis­mi­nu­ción de es­tas po­bla­cio­nes es es­pe­cial­men­te gra­ve, has­ta el pun­to de que se ha ci­fra­do en unos cin­co mi­llo­nes de pa­re­jas en los úl­ti­mos 30 años. Ori­gi­na­rio de Eu­ro­pa –don­de vi­ven en­tre 100 y 200 mi­llo­nes de pa­re­jas re­pro­duc­to­ras–, el go­rrión se ha ex­ten­di­do por to­do el mun­do, siem­pre acom­pa­ñan­do al hom­bre. En EE.UU. se cal­cu­la que hay unos 200 mi­llo­nes de ejem­pla­res.

Sin lu­ga­res para ani­dar, son víc­ti­mas de es­pe­cies fo­rá­neas y la fal­ta de co­mi­da en los en­tor­nos ur­ba­nos

RAI­NER MAR­TI­NI / LOOK-FO­TO / GETTY

Un ciu­da­dano da de co­mer a va­rios go­rrio­nes en la ca­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.