La Vanguardia

Es­tu­diar con la talla 38

Alum­nos de las es­cue­las de di­se­ño tie­nen prohi­bi­do usar pa­tro­nes pe­que­ños

- CARINA FARRERAS Bar­ce­lo­na Fashion · Fashion & Beauty · Barcelona · Milan · London

En la gé­ne­sis de los tras­tor­nos ali­men­ta­rios, co­mo la anore­xia y la bu­li­mia, de­ben to­mar­se en con­si­de­ra­ción los fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les. El “an­he­lo de del­ga­dez” es el tér­mino que acu­ñó el fun­da­dor del je­fe del ac­tual ser­vi­cio de Psi­quia­tría y Psi­co­lo­gía In­fan­til y Ju­ve­nil del hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na pa­ra des­cri­bir los mo­ti­vos de los jó­ve­nes con tras­tor­nos ali­men­ta­rios que vin­cu­lan un cuer­po fla­co con au­to­es­ti­ma. “Sin los fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les no exis­ti­ría es­ta epi­de­mia”, se­ña­ló en su li­bro El cuer­po co­mo de­li­to (Ariel). Has­ta la mi­tad del si­glo XX, el mo­de­lo es­té­ti­co fe­me­nino no te­nía na­da que ver con el ac­tual. La mu­jer que res­pon­de a los cá­no­nes de be­lle­za a par­tir de en­ton­ces, la mo­de­lo, ha­bi­ta un cuer­po ex­tre­ma­da­men­te del­ga­do. El ci­ne, la pu­bli­ci­dad y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no ha­cen sino so­cia­li­zar ese gus­to por la del­ga­dez fe­me­ni­na, y, úl­ti­ma­men­te, la mas­cu­li­na.

¿Cuán­to de to­do es­to que di­fun­de el pro­fe­sor Toro des­de ha­ce años tie­nen en cuen­ta las es­cue­las que es­tán for­man­do a los fu­tu­ros di­se­ña­do­res de la mo­da? ¿De qué for­ma con­tri­bui­rán o re­la­ja­rán a ese “an­he­lo de la del­ga­dez” de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes?

Ob­via­men­te, las tendencias de mo­da se cons­tru­yen co­lec­ti­va­men­te, pe­ro exis­te un pa­pel im­por­tan­te pa­ra aque­llos que la crean, la co­mer­cia­li­zan y, fi­nal­men­te, pa­ra los agen­tes que la di­fun­den co­mo blog­gers y me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Las dos es­cue­las de mo­da pun­te­ras en Bar­ce­lo­na, la Es­co­la Su­pe­rior d’Art i Dis­seny Llot­ja y el Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Di­se­ño (IED) han re­gla­men­ta­do el pa­tro­na­je que uti­li­zan sus es­tu­dian­tes: mí­ni­mo, talla 38. Los maniquís tie­nen las me­di­das de 88 cen­tí­me­tros de pe­cho, 68 de cin­tu­ra y 96 de ca­de­ra. Es­to es una no­ve­dad res­pec­to a las ca­sas de mo­da que fa­bri­can sus pro­to­ti­pos con tallas más ba­jas, co­mo la 36. “Las mar­cas tra­ba­jan con pie­zas pe­que­ñas por­que com­par­ten la opi­nión de que son más es­té­ti­cas”, se­ña­la Mon­tse Se­rra, coor­di­na­do­ra de es­tu­dios de la Llot­ja. “No­so­tros que­re­mos que nues­tros alum­nos tra­ba­jen pa­ra las per­so­nas reales de la ca­lle y eso con­tem­pla te­ner en cuen­ta sus me­di­das”, afir­ma.

Ju­lia Weems, di­rec­to­ra del área de mo­da del IED, si­tua­do en el ba­rrio de Grà­cia (ade­más de otras ciu­da­des eu­ro­peas co­mo Mi­lán y Lon­dres) sos­tie­ne que los alum­nos no pue­den tra­ba­jar por de­ba­jo de la talla 38 pe­ro sí son li­bres de re­fe­ren­ciar a me­di­das su­pe­rio­res. “De he­cho, hay tra­ba­jos de fin de cur­so que pre­sen­tan co­lec­cio­nes de tallas gran­des”, in­di­ca Weems.

Cier­ta­men­te, en nin­gu­na de las dos es­cue­las se tra­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te el te­ma de los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción co­mo con­se­cuen­cia de la vi­sión so­cial de un pa­trón cor­po­ral ex­ce­si­va­men­te del­ga­do y có­mo es es­ta una en­fer­me­dad con­tem­po­rá­nea. “Los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción apa­re­cen en las cla­ses teó­ri­cas cuan­do abor­da­mos la his­to­ria, la so­cio­lo­gía y la an­tro­po­lo­gía de la mo­da”, ex­pli­ca Weems.

Ade­más de di­se­ñar en talla 38, las es­cue­las no per­mi­ten que pa­seen por sus pa­sa­re­las mo­de­los tan fla­cas que re­cuer­den a mu­je­res en­fer­mas. La Llot­ja con­tac­ta con es­cue­las de mo­de­los y pi­de mucha di­ver­si­dad. Los pro­fe­so­res de la IED van al cas­ting de mo­de­los con sus es­tu­dian­tes y jun­tos bus­can los mo­de­los más apro­pia­dos a la ro­pa que han di­se­ña­do. “La idea de que la mo­de­lo de­be ser los más li­sa y pla­na po­si­ble pa­ra per­mi­tir lu­cir la pren­da, con su mo­vi­mien­to, no es lo que per­se­gui­mos”, in­di­ca Se­rra.

El máster so­bre co­mu­ni­ca­ción de mo­da de Blan­quer­naURL, di­ri­gi­do por Mar­ta Ma­rín, tam­po­co tra­ta los tras­tor­nos ju­ve­ni­les de for­ma es­pe­cí­fi­ca pe­ro “exis­te in­te­rés en la con­cien­cia­ción so­cial y apa­re­cen es­tos te­mas preo­cu­pan­tes. Tra­ba­ja­mos el con­tex­to y có­mo la mo­da es un re­fle­jo cul­tu­ral y so­cial”.

MANIQUÍS Sus me­di­das son: 88 cen­tí­me­tros de pe­cho, 68 de cin­tu­ra y 96 de ca­de­ra

TEO­RÍA Nin­gu­na es­cue­la tra­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te el pe­li­gro de la be­lle­za de la del­ga­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain